El campo santafesino, institucionalmente, rechaza la ley k de medios

Lo hizo CARSFE en un comunicado de prensa en el que critica con dureza "la complacencia y adhesión del gobierno provincial" y los diputados nacionales socialistas al proyecto kirchnerista.
Esta es la segunda definición en el mismo sentido del ruralismo santafecino; la anterior fue de Productores Autoconvocados que, cuando lo hicieron, fueron descalificados por el gobierno de Binner, que pretendió vincularlos políticamente con Carlos Reutemann.

Aquí, textualmente, el comunicado completo de CARSFE:

Al mundo accidental al que pertenecemos, le costó algo menos de 1800 años entender, reconocer e institucionalizar el valor social y político del pensamiento en libertad y su correlato, que es la posibilidad de expresarlo sin censuras, como paso inevitable en la evolución del autoritarismo absoluto a la sociedad abierta, democrática y republicana.

La paradoja de la libertad es la elección y consagración de la tiranía.

La propuesta, discusión social y debate parlamentario de la Ley de Medios, constituye una escenificación tramposa de una necesidad, que si existe, no se corresponde con la circunstancia, que no es otra que la de generar instrumentos que le permitan al gobierno, cercenar, disminuir, domesticar, condicionar, excluir, suprimir, la exhibición del pensamiento expresado en libertad, contradictorio con sus objetivos, sus fines y sus instrumentaciones.

La necesidad de dar esta pelea por parte del gobierno, responde básicamente a la evaluación de la responsabilidad de los medios de comunicación, respecto de la evolución de la opinión pública y sus consecuencias electorales.

Lamentablemente buena parte de la dirigencia política, ha sacrificado la ética de las convicciones, para subordinarse a la tentación de la chequera, traicionando el mandato popular que los invistió de las respectivas representaciones.

Es posible que algunas de nuestras representaciones políticas no hayan sido lo suficientemente clara a la hora de proponerse como aspirantes al mandato popular, y en el fondo descrean del valor de la libre expresión del pensamiento como precondición de la existencia de la democracia republicana.

En este marco, sería importante, que el Gobierno Provincial explicite claramente su pensamiento, y explique los motivos que llevaron a los legisladores de su signo a pronunciarse, habilitando la aprobación del instrumento legal que cuestionamos.

Para terminar, queremos manifestar, que las dos pantallas del canal TN en oportunidad del comienzo de la protesta del campo el año pasado, donde la Presidente calificó a nuestros reclamos con la denominación de "piquetes de la abundancia", etiquetaron al sector en un marco elitista y oligárquico, intentando descalificarlo ante la opinión pública, fue contrastado por la imagen de Alfredo De Angeli, expresión genuina y legítima del hombre del medio rural, demostrara la falsedad de las afirmaciones presidenciales.

Esta imagen, solamente posible en una comunicación libre, que conquistó a la opinión pública durante el desarrollo del conflicto, y que contribuyó a la masiva adhesión, en los actos de Rosario y Palermo, resultó intolerable para este gobierno, siendo lo que trata de suprimir con la nueva ley.

En la futura comunicación, de aprobarse el proyecto de radiodifusión promovido por el oficialismo, ya no habrá De Angeli y El Gobierno de turno tendrá toda la pantalla para atacar, descalificar y destruir a los que no actúan según sus designios, contando para ello con la complacencia y adhesión del Gobierno Provincial y algunos de los legisladores que integran la coalición gobernante.

Comentá la nota