El campo santafesino buscará el apoyo de industrias y comercios

Carsfe no quiere “repetir errores” en la metodología de la protesta. Y buscará sumar incluso a los gremios porque considera que todos los sectores están afectados por las desatenciones del gobierno nacional.
El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe, Rubén Ferrero, aseguró que está analizando con los titulares de las sociedades rurales de la zona cuáles serán los pasos a seguir para dar cauce a la protesta del campo, aunque advirtió que “no hay que repetir errores de metodología”, en referencia a los cortes de ruta.

El dirigente ruralista santafesino apuntó que “el malestar es generalizado” y dijo que “el que le escribe los libretos a la presidenta no sabe lo que es el campo”.

La estrategia de Carsfe será la de “seguir trabajando en reuniones locales con otros actores productivos que atraviesan situación difícil”, en alusión al comercio, servicios y profesionales de la provincia que también vieron afectadas sus actividades por la “falta de políticas” para sustentar la producción primaria.

La iniciativa apunta a sumar “voluntades de Centros Comerciales y de industriales. Incluso muchos gremios están saliendo a la calle; son obreros que ven amenazadas sus fuentes de trabajo y que no quieren sumarse a los índices de desocupación y pobreza”.

Ferrero recordó que el gobernador Hermes Binner “manifestó abiertamente” su reclamo para eliminar retenciones, y aseguró que los productores estarán con su gestión en la medida que siga en esa línea.

“Lo que volvió a hacer el gobierno es una puesta en escena con muchos actores invitados que aplauden y sonríen ante cualquier comentario, con gente vestida para la ocasión gauchescamente. Ya conocemos lo que hace el gobierno nacional para la aparición de la presidenta en este tipo de acto, pero volvió a anunciar lo que había anunciado hace más de dos semanas”, evaluó Ferrero respecto de los últimos anuncios de Cristina.

La provincia ausente

“Para el sector agropecuario de la provincia los anuncios no significan absolutamente nada”, aludió. Explicó que la baja de 5 puntos en las retenciones al trigo y el maíz no compensa la baja internacional de los precios y las trabas a la exportación.

“Si analizamos el maíz plus, la presidenta habla de una mayor producción pero olvida que eso pasa por la decisión del productor de invertir más. Hoy los maíces ya están sembrados o en floración, o sea que los anuncios incidirían en decisiones que tenemos que tomar en agosto o setiembre para la siembra 2009; la mayor productividad sería en 2010 y la compensación de Ganancias que se promete se computaría en 2011”.

“En materia automotriz -ejemplificó- con el plan oficial va a haber movimiento; en cambio los anuncios para el sector agropecuario son futurología; que las medidas existan o no da lo mismo”.

Ferrero apuntó que este escenario agudiza el problema de la “desaparición” de los productores ganaderos del norte provincial o de los tamberos de la cuenca central de la provincia. Y cuestionó duramente a los “productores de la región que asistieron a Olivos, a un acto al que solamente nos llaman para la foto”.

Sobre un eventual diálogo con la Nación y el puente de autoridades santafesinas, el titular de Carsfe aludió que el secretario de Agricultura y Ganadería de la Nación, Carlos Cheppi, “prefiere que vaya la provincia sola”.

“Ofensas y mentiras” al productor

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias aseguró que los anuncios de la presidenta para el campo “confunden al ciudadano común. No sólo se presentaron como nuevas, medidas que ya habían sido anunciadas con anterioridad, sino que se intenta fijar en la opinión pública la idea de que se está ante una baja pronunciada de las retenciones y que se le están dando soluciones al campo”.

“Esto no es así”, aclara el comunicado, para agregar que “a este gobierno no le interesa el sector agropecuario ni los millones de familias argentinas que viven de él. Y lo demuestra día a día”.

El documento expone que la baja propuesta en las retenciones sólo 106 de los 6.150 millones de dólares que aporta el sector en retenciones. Y dice que el aumento de la producción es “ciencia ficción” porque “desincentivan al productor, harto ya de ofensas y mentiras”.

“Se mencionaron cifras de compensaciones al sector cuando el 70 por ciento de dichos fondos fueron transferidos a la industria y no a la producción. Asimismo, se presentó como novedad la semana laboral de 48 horas para el peón rural, cuando ésta ya regía en la mayoría de las provincias. No sólo había sido publicada en el Boletín Oficial semanas atrás, sino que fue noticia en varios diarios de la Capital y del interior”, aseguran.

La Federación Agraria Argentina, la Sociedad Rural Argentina, la Confederación Intercooperartiva Agropecuaria y Confederaciones Rurales Argentinas admitieron que “la única novedad significativa de lo anunciado ayer es la disminución de las retenciones de frutas y hortalizas. Sin embargo, hay otras economías regionales, como la yerba mate, la caña de azúcar, la lana o el tabaco que necesitan apoyo en igual medida y fueron dejadas de lado inexplicablemente”.

En cuanto a los feedlots, señalan que “lo intrincado del sistema propuesto genera serias dudas respecto de la capacidad del Estado para su puesta en práctica”.

Todos aclaran que Néstor no decidió

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, negó que Néstor Kirchner haya “vetado” la baja de las retenciones a la exportación de soja, y afirmó que la jefa del Estado es “la que manda y toma las decisiones”.

“Las decisiones en materia de política agropecuaria las tomó la presidenta con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, y el titular de la Oncca, Ricardo Echegaray”, enfatizó.

El funcionario salió al cruce de versiones que atribuyeron a Néstor Kirchner la negativa a que se incluyeran las exportaciones de soja dentro del paquete de medidas destinado al campo.

La ministra de Producción, Débora Giorgi, sostuvo que “es necesario” mantener el nivel de las retenciones del 35 por ciento para la exportación de soja. Según Cheppi, “es una lógica muy técnica y por eso hemos tomado esta decisión” en la que “de ninguna manera” participó el ex presidente

“Hemos estado trabajando fuertemente desde hace tiempo para poder darle un equilibrio mejor al sistema para que haya más trigo y más maíz, aunque nadie está en contra de que haya soja”, aseguró Cheppi.

El presidente del bloque de senadores del justicialismo, Miguel Pichetto, se sumó al coro oficialista. Señaló que “la presidenta Cristina Fernández es la que diseña, junto con su gabinete, el plan para proteger a la economía y el pueblo argentinos”.

“Agitador”

Eduardo Buzzi solicitó a la presidenta que “convoque a la reconciliación” y señaló que “sólo un enfermo puede querer otro conflicto”. El titular de FAA manifestó que “el modelo de los Kirchner es de concentración y supone darle los negocios a los amigos” en alusión al proyecto de grandes feed-lots. “Se ignora a la soja, pero lo peor es que también se la demoniza, se la estigmatiza. Hay que promover que haya más vacas, más leche pero sin demonizar; no podemos tener la soja en manos de dos mil tipos”. Por último les pidió “ a Cristina que presida” y “a Néstor que se tranquilice, que sea el estadista que debe ser y no el agitador popular”.

Asamblea

Los tamberos santafesinos se reunirán el viernes en la localidad de Nuevo Torino, departamento Las Colonias. Evaluarán la estrategia de la continuidad de la protesta iniciada ayer en Rafaela, en reclamo por el pago de un peso por litro de leche entregada a fábrica.

Comentá la nota