El campo reúne y capacita fiscales para la oposición.

Las entidades prometen que habrá chacareros controlando los comicios; acuerdo con partidos.
El campo se tomó muy en serio estas elecciones: presentó una plataforma propia, impulsó las candidaturas de cientos de productores y ruralistas, y ahora también prevé aportar un número de fiscales difícil de cuantificar, pero que podría sumar varios miles en todo el país.

El fenómeno llegaría hasta el propio conurbano bonaerense por los lazos que las entidades del sector tejieron con los piqueteros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), de Juan Carlos Alderete. Mediante ese y otros nucleamientos, dicen en la Comisión de Enlace, podría haber chacareros fiscalizando mesas, por ejemplo en La Matanza, en nombre de la oposición.

A finales de 2008, mucho antes del adelanto de las elecciones y cuando el humo de la pelea por las retenciones móviles aún no se había disipado, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) realizó un censo entre sus más de 110.000 representados para reclutar interesados en la fiscalización de los comicios.

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), que agrupa a 114 entidades rurales y es la mayor confederación dentro de CRA, organizó varios cursos de capacitación, algunos junto con la Sociedad Rural Argentina (SRA). Por estos talleres, que seguirán hasta días antes de las elecciones, ya pasaron más de 600 chacareros. En varias de esas actividades participó el rabino Sergio Bergman, una suerte de "símbolo republicano", según los hombres de campo.

"Queremos que todas estas acciones sirvan para tener una elección limpia en todo el país", dijo Mario Llambías, presidente de CRA. Esa entidad y la SRA crearon la web www.soyfiscal.com junto con las organizaciones no gubernamentales (ONG) Argentina Ciudadana (fundada por Bergman), el Foro Republicano y el Movimiento Autoconvocado Multisectorial (MAM). Mediante esa página, más de 1300 personas se anotaron para ser fiscales.

En la Federación Agraria Argentina (FAA), el reclutamiento está en manos de la rama femenina, conocida como Mujeres Federadas. Eso tal vez esté relacionado con el hecho de que buena parte de los hombres van a esta contienda como candidatos. De hecho, los alrededor de 300 postulantes de origen ruralista -un centenar proviene de la FAA- ya aseguran de por sí un buen número de fiscales, entre familiares, amigos y empleados. "Tenemos que hacer conocer las trampitas a las que hay que prestar atención", dijo Susana Cipoloni, de Mujeres Federadas.

Pero el esfuerzo fiscalizador del sector agropecuario fue algo más allá: CRA distribuyó materiales impresos entre sus entidades afiliadas y la SRA puso a disposición un curso a distancia mediante la plataforma digital Educación a Distancia para la Gestión de la Empresa Agroindustrial (EGEA), que administra junto con la Universidad Católica de La Plata. Allí hay decenas de participantes de más de 60 localidades de todo el país.

"Al comenzar el curso dejo en claro que los postulantes no serán fiscales del campo, sino que deben anotarse en el partido de su preferencia, dado que la ley electoral no contempla fiscales independientes", contó el politólogo Juan Cruz Jaime, que tuvo a su cargo los cursos de Carbap y la SRA. Jaime recorrió ya cientos de kilómetros y visitó Villaguay, 25 de Mayo, Tordillo, Tres Arroyos, Benito Juárez, Olavarría y Santa Rosa, entre otras localidades. Para el politólogo, "las claves del fiscal perfecto son: conocimiento, razonabilidad y sentido común".

Padrones limpios

En Rosario, ciudad que en los últimos años creció al ritmo de los agronegocios, un grupo de entidades intermedias puso en marcha la campaña Padrones Limpios y Elecciones Transparentes con el objetivo de identificar irregularidades en el padrón y capacitar fiscales. De esa iniciativa participan las Mujeres Federadas, las sociedades rurales de Rosario y de Rafaela y la Fundación Campo, entre otras instituciones.

Pampa Sur, que pretende convertirse en el partido político del campo pero no tiene candidatos propios en la mayoría de los distritos, apuntaló el grupo Padrinazgo, una ONG en formación que también recluta y capacita fiscales -por sus cursos ya pasaron unos 600 ciudadanos- y firmó convenios con varios partidos (del Acuerdo Cívico y Social y Pro hasta el Partido Obrero y el Movimiento Socialista de los Trabajadores) para aportarles el recurso de fiscalización.

Comentá la nota