El campo se resigna a que el Senado apruebe la delegación de facultades

Dirigentes federados y autoconvocados desfilarán hasta el jueves por el Congreso. De Ángeli convocó a una "vigilia" a la vera de la ruta para meter presión a legisladores
Convencidos de que muy probablemente el Senado convalide el jueves la prórroga de las facultades delegadas al Poder Ejecutivo, entre las que se encuentra la fijación de impuestos a las exportaciones, la dirigencia rural encara a partir de hoy una serie de contactos informales con los legisladores para intentar convencer a algunos y reproducir el batacazo de un año y un mes atrás, cuando el vicepresidente Julio Cobos desempató en favor del campo y en contra de la resolución 125 sobre retenciones móviles. Mientras, el autoconvocado Alfredo De Ángeli amenaza con volver a las rutas, aunque no cuenta con el apoyo orgánico de la mesa de enlace.

La mayoría de los cálculos indican que el oficialismo obtendrá con relativa holgura los votos necesarios para prorrogar por otro año las facultades delegadas. Los números que maneja el bloque de senadores kirchnerista dan cuenta de 40 ó 41 votos positivos, tres más de los 37 necesarios para convalidar el proyecto oficial. Cuentan, además de los 38 legisladores del Frente para la Victoria –aunque no se sabe qué harán Carlos Reutemann y su coequíper Roxana Latorre–, a los dos correspondientes al ARI de Tierra del Fuego, José Martínez y María Díaz, y a Horacio Lores, del Movimiento Popular Neuquino.

"El oficialismo tiene los números", aceptó el vicepresidente de Federación Agraria (FAA) y diputado electo por el radicalismo pampeano Ulises Forte. Lo mismo piensan en las otras entidades que conforman la mesa de enlace. Sin embargo, no se resignan a perder la batalla antes de disputarla y emplearán estos dos días para persuadir a senadores para no convalidar las facultades delegadas.

Pero no lo harán como mesa de enlace. "No hay una decisión orgánica de ir por los pasillos, sino que cada cual visita a sus conocidos", contó un ruralista. Sociedad Rural (SRA), por caso, designó hace tiempo una comisión de contactos políticos, liderada por Ricardo Smith Estrada. La idea de SRA es que los legisladores, oficialistas u opositores, conozcan la postura del campo antes de votar el compendio de 1900 leyes que el Congreso derivó en el Poder Ejecutivo con la reforma de la Constitución de 1994, entre las que sobresale el artículo 755 del Código Aduanero, que permite al gobierno establecer las alícuotas por retenciones.

Los cálculos más optimistas del ruralismo dan cuenta de al menos una decena de senadores indecisos. A ellos se refirió Eduardo Buzzi, presidente de FAA, la semana pasada, cuando dijo que valía la pena "ir a conversar con cada uno de ellos".

Quien también recorrerá los pasillos del senado será el líder de los autoconvocados y presidente de la FAA de Entre Ríos, Alfredo De Ángeli. El entrerriano advirtió ayer que el ruralismo no federado que el responde aguardará el desenlace de la votación en el Senado "en vigilia al costado de la ruta", como ocurrió hace ya más de un año. "Desde mañana (por hoy) hay gente de las provincias que van a ir a ver a sus senadores para ver si los quieren representar en el Congreso o le quieren delegar las facultades al Ejecutivo", dijo en declaraciones radiales. "Hay que hacerles entender (a los legisladores) que son representantes de las provincias y no del ex presidente (Néstor Kirchner)", sostuvo.

Sin embargo, la mesa de enlace se despegó del mediático ruralista. Ninguna entidad convalidó el regreso de lo más duro de la protesta si el Senado aprueba la delegación de facultades, que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados. "Confiamos en la vía institucional; el campo no se juega todo en esta votación", indicaron desde SRA. Algo similar contaron en Confederaciones Rurales (CRA). "Antes de tomar una decisión como esa (por el regreso a las rutas) cada entidad tiene instancias orgánicas que superar", agregó Forte, de FAA.

Por otra parte, el Senado también convalidará la ley de emergencia agropecuaria, que estipula un fondo de $ 500 millones para paliar los estragos de la sequía.

Comentá la nota