El campo reivindicó su postura en la ruta.

En marzo de 2008, la magnitud que alcanzaría la protesta del campo no formaba parte de las estimaciones al menos de la mayoría de los dirigentes y productores.
Se iniciaba un conflicto con el gobierno con final abierto, como siempre ocurre en estos casos sin un plazo previsto de culminación, pero la dimensión y extensión del reclamo marcaría la gravedad de una situación que se sigue caracterizando por las discrepancias.

El campo volvió a concretar ayer una manifestación en el cruce de las rutas 3 y 85. Se trató de un acto de presencia, a un año del inicio del conflicto, y con la finalidad de reivindicar la postura mantenida en los últimos doce meses. Las circunstancias son distintas por la fuerte caída en los precios internacionales de los cereales, la incidencia de una intensa sequía y también una reducción en el costo de insumos, entre otros aspectos. Hay una mesa de diálogo entre las autoridades nacionales y la Mesa de Enlace, que una semana después de lograr un acuerdo parcial mostró su fragilidad y las dificultades evidentes para llegar a un entendimiento. Y las expectativas se encuentran muy limitadas, por la desconfianza en el cumplimiento de medidas y debido a que muchos productores entienden que la rentabilidad se ha visto seriamente dañada, por lo cual -de no cambiar las condiciones- evalúan por ejemplo una reducción en el área destinada a la siembra de trigo.

Banderas argentinas y banderas negras fueron exhibidas por los manifestantes, que arribaron a partir de las 10 y ubicaron sus vehículos en cercanía de las rutas. Dentro de las coincidencias de autoconvocados e integrantes de entidades ruralistas, se pone de manifiesto la falta de avances significativos y que tengan un impacto real en la actividad que se lleva a cabo en los establecimientos agropecuarios.

Unión

Leonor Guisasola indicó, al ser consultada por este diario, que "pensamos que el conflicto iba a culminar mucho más rápido, pero vemos que una parte del sector político no quiere entender como son las cosas. Estamos en la ruta no festejando, sino reivindicando nuestra postura. No queremos ningún tipo de agresión, tampoco confrontar con nadie, pero queremos que nos escuchen".

Según observó, los avances se circunscriben a que "nos conocieron, hay una reunión por semana y se consolidó un pedido que abarca muchos temas". En este sentido, recordó que el reclamo en primer término se concentraba en la producción de cultivos como el trigo, el girasol o la soja, además de la ganadería; "luego apareció la lechería, las economías regionales. Es un planteo que hace la Mesa de Enlace representativo de la realidad de distintos lugares del país".

En su análisis, advirtió que algunos funcionarios del Gobierno apostaron por el desgaste del campo. "Pensaron que no íbamos a poder sostener la posición -señaló-. Quisieron confrontar a la misma Mesa de Enlace, dicen cosas para que nos enojemos con productores de otras ciudades y con los dirigentes. Sin embargo, no ocurrió, estamos más unidos que nunca".

Para Leonor Guisasola, no hay cambios en la actitud del oficialismo que contribuyan en generar confianza. Opinó que "siempre dicen que nosotros somos los culpables, que no pensamos en la gente humilde, en la gente que realmente necesita. No saben que los pequeños y medianos productores cargamos la peor parte, muchos no llegan a fin de mes con los pagos que hay que hacer y con los impuestos nuevos que han aparecido. Nos están apurando permanentemente, lo que nos lleva a tener una gran preocupación".

Describió que en nuestra ciudad las reuniones de productores y dirigentes continuaron "casi en forma semanal. Los delegados llevan inquietudes y reciben las órdenes de la Mesa de Enlace, nos explican a nosotros que somos los que acompañamos y estamos en pie, pero no en pie de guerra, sino para pedir soluciones".

Por otra parte, puso de manifiesto que "la producción de trigo va a bajar más todavía. Ya se está pensando la manera en que se va a sembrar, cuales van a ser las formas de siembra. Otro problema es la seca, si bien ha llovido un poco y aguardamos que siga viniendo el agua como corresponde para poder ver con más facilidad que es lo que vamos a hacer".

Con convicción, afirmó que "a medida que lo vaya pidiendo la Mesa de Enlace, vamos a seguir aquí junto a la ruta" y en el cierre de sus apreciaciones, expresó: "Nací en un país en paz y que se producía. No sé que pasa con los gobiernos, cada vez que suben ven que hay mucho dinero y se olvidan lo que está pasando. Creo que ha sido el peor Gobierno de todos los que ha habido en nuestro país".

"Una causa justa"

El tesorero de la filial local de la Federación Agraria Argentina, Mario Berardozzi, indicó que "en general nadie pensaba que el conflicto se iba a extender durante tanto tiempo. Era y es una causa muy justa, no se puede mantener una actividad que no sea rentable, pese a que desde el gobierno están diciendo que es muy rentable".

Sobre la metodología de convocatoria, explicó que "a medida que se van sucediendo los hechos nos vamos juntando. Se resuelven los pasos en asamblea". Es consciente que "el desgaste entre los productores existe en el aspecto anímico y por otros motivos. Pero hay que sacar fuerzas de donde cada uno pueda, cada vez que hay una manifestación venir y expresarse. Estamos luchando por tener una actividad que sea rentable, mi opinión es que hay que hacer de una vez por todas un plan agropecuario nacional y eliminar las retenciones".

Junto con la tarea que cumplen los dirigentes en el ámbito nacional, observó que "las bases marcan un poco las acciones de esta protesta. Si no hay una convocatoria de arriba y no vemos soluciones, nos comunicamos y también venimos a este lugar emblemático en las rutas 3 y 85".

Berardozzi dijo que no se registraron mejoras que se reflejan en la tarea diaria en el campo. "Avanzar como para decir empecemos a trabajar en otras condiciones no hubo nada. No abrieron las exportaciones, no hay acuerdos firmados que se hayan implementado en tiempo y forma, no hay nada de parte del gobierno que esté bien hecho", enumeró.

Para el integrante de la Federación Agraria, "vamos en camino hacia otra merma en la producción de trigo". Al respecto, argumentó que "varios de los productores que hemos sembrado algo de trigo el año pasado y perdimos plata, en la nueva campaña si vemos que no es rentable destinaremos menos superficie. Va a llegar un momento que alcanzará solo para el consumo interno y si esto sigue así, a largo plazo habrá que importar trigo". De todos modos, entiende que "no se va a llegar a tal extremo, al menos no creo que ocurra. Alguien tendrá que abrir los ojos y ver que realmente esto debe cambiar. No solamente con el trigo, en todos los cereales se requiere modificar la rentabilidad".

Comentá la nota