El campo reclama una reunión con la Presidenta.

Los ruralistas pretenden que los ayuden no sólo por la sequía.
Los dirigentes rurales esperan que el Gobierno no se limite a declarar el estado de emergencia agropecuaria en las zonas afectadas por la sequía o a entregar ayuda sin ningún tipo de control. Quieren que antes de anunciar nuevas medidas, la presidenta Cristina Kirchner los reciba para explicarle que los problemas del campo no se limitan a la falta de agua. También se agravan por las restricciones a las exportaciones de granos, carnes y lácteos, y a la caída de los precios internacionales de las commodities , derivada de la crisis económica mundial.

Entienden que, si no hay un paquete de "shock" que revierta las tendencias negativas, la recesión económica en el interior será mucho más profunda de lo que se vislumbra ahora. Creen que el impacto negativo no sólo lo sentirán los productores, sino todos aquellos que están relacionados económicamente con el campo. Un informe de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea) advierte que una caída de 25 millones de toneladas en la cosecha de granos, tal como se calcula hoy, equivale a dejar de hacer 900.000 viajes en camión.

Por eso, ayer el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, lo sintetizó de esta forma: "El Estado esta vez va a tener que ser socio en las pérdidas". En declaraciones a radio Mitre, el dirigente se lamentó: "Siempre tenemos un Estado que es socio en las ganancias", y opinó: "Son tiempos en los que va a haber que poner recursos de manera que se pueda poner a ese productor de pie, que pueda mantener su hacienda, que no se vea obligado a liquidar, que pueda volver a sembrar".

Además de los recursos en forma de ayuda directa o créditos a tasas subsidiadas para no provocar quebrantos mientras dura la sequía, la Comisión de Enlace reclama el fin de las limitaciones a las exportaciones de carne, granos y lácteos, la eliminación de las retenciones a las exportaciones de los productos de las economías regionales y la reducción de las retenciones a los granos "en función del reacomodamiento de precios de las commodities , especialmente para los pequeños y medianos productores". Ese fue el contenido de la carta que los ruralistas le enviaron a la Presidenta y sobre la cual no tuvieron respuesta.

Medidas de fuerza

Un ruralista explicó que, mientras aguardan un llamado al diálogo, "están activados todos los mecanismos" como para poner en marcha la protesta el mes próximo.

A partir de mañana, la FAA proseguirá con su cronograma de asambleas. Mañana, a las 20, se realizará una en el partido bonaerense de Bragado y esperan contar con la presencia de intendentes, cámaras de comercio, sindicatos e industriales. El martes continuarán en Tres Arroyos y el miércoles, en General Villegas, con la presencia del presidente de la FAA, Eduardo Buzzi.

La otra entidad que esta semana definirá sus pasos es la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). El jueves próximo, su consejo directivo se reunirá en Coronel Suárez para decidir si impulsa paros progresivos con acompañamiento en las rutas a partir de los primeros días de febrero, tal como se propuso en las asambleas realizadas en enero.

Pese al malestar creciente entre los productores, muchos creen que la gravedad de la sequía obliga a intentar algún tipo de consenso con el Gobierno.

Comentá la nota