El campo le puso fecha al regreso de la protesta contra el Gobierno

Más de 600 ruralistas acordaron que en caso de no recibir respuestas por parte del Gobierno nacional, iniciar medidas de acción directa desde el 11 de marzo, y la primera primera acción sería la suspensión de la comercialización. Ayer, se llevó a cabo en la Sociedad Rural de Santa Fe la segunda reunión nacional que agrupa a todos los productores autoconvocados.
Más de 600 ruralistas acordaron que en caso de no recibir respuestas por parte del Gobierno nacional, iniciar medidas de acción directa desde el 11 de marzo, y la primera acción sería la suspensión de la comercialización.

Ayer, se llevó a cabo en la Sociedad Rural de Santa Fe la segunda reunión nacional que agrupa a todos los productores autoconvocados, con el objetivo de redactar y elevar un petitorio a Mario Llambías (titular de CRA), quien llegó como representante de la Mesa de Enlace.

El asambleísta y productor de Reconquista, Rubén Del Fabro destacó, en declaraciones a la agencia Notifé, que la reunión fue “positiva” y que el propósito de la misma fue la de “unificar los reclamos y los criterios”. En ese sentido, el ruralista indicó que los principales pedidos giran en torno a la eliminación de las retenciones a las exportaciones y a la liberación de la comercialización.

A su vez, Del Fabro confió que el mandato surgido de la asamblea desarrollada ayer es el de, en caso de no tener una respuesta positiva por parte del Gobierno nacional, iniciar un plan de medidas de fuerza, cuyo primer paso sería el paro de comercialización.

Por otro lado, al ser consultado sobre posibles cortes de ruta, el productor dijo que “tiene que quedar en claro que al corte nadie lo desea, pero no se descarta. Depende de cómo se den los acontecimientos”.

En la mañana de ayer, Juan Carlos Alderete, dirigente de la Corriente Clasista y Combativa, que participó del encuentro, expresó que “seguramente vamos a acompañar las medidas de fuerza porque muchos compañeros nuestros se quedaron sin trabajo, tanto obreros de la metal mecánica, empleados de comercio o peones de campo. Se están creado multisectoriales en todos los pueblos y si el campo decide volver a la ruta, vamos a acompañar”.

Consultado sobre que tipo de respuestas espera el sector del gobierno nacional, Alderete sostuvo que “el gobierno no quiere retroceder en medidas que ha tomado, que favorecen a unos pocos. Creemos que tiene que haber una política para enfrentar esta crisis. El gobierno debería convocar en forma inmediata al sector agropecuario para que se discuta una política para mediano y largo plazo”.

Por su parte, Mario Llambías manifestó que “nosotros tenemos un contacto directo con las bases. Se están realizando asambleas en todo el país, no solo en la pampa húmeda. Nosotros estamos hablando a diario con las bases y es bueno que todos sepamos cuales es la situación de todos los productores del país”

Urribarri

En una nota de opinión publicada ayer en el matutino Clarín, titulada “de la abundancia a la sequía, de de la sequía a la abundancia” el gobernador Sergio Urribarri pidió usar la “desgracia” de la sequía para “abrir un nuevo capítulo” con el cuidado y el uso del agua “como un recurso estratégico”.

“La provincia de Entre Ríos es la provincia con más recursos hídricos del mundo. Tenemos agua de grandes ríos de llanura y de sus afluentes. Agua de miles de arroyos que, unidos, podrían dar la vuelta al mundo dos veces. Depósitos de agua en embalses. Agua termal dulce. Sus campos y ciudades, virtualmente, flotan sobre el acuífero Guaraní. Tenemos agua para ser un vergel, desde el Delta hasta el norte”, indicó.

“Y, sin embargo, casi como un símbolo -un llamado de atención para nosotros y para las generaciones venideras-, aparece la sequía más importante de la que los entrerrianos y argentinos tengamos memoria”, precisó.

Luego, se preguntó: “¿Será necesaria semejante sequía para que nos dispongamos a trabajar juntos en las cuestiones estructurales?”

Comentá la nota