El campo prepara un nuevo paro de comercialización

La medida de protesta que se extendería al menos por una semana, consistiría en suspender la comercialización de cereales y ganado en pie, sin cortes de ruta -aunque sí con manifestaciones y actos a la vera del camino- y control de carga en los puertos.

La decisión fue tomando cuerpo en las últimas semanas en las distintas asambleas que realizaron las entidades que conforman la mesa de enlace agropecuaria en distintos puntos del país, aunque viene fogoneada esencialmente por Federación Agraria Argentina (FAA) y Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) entidad adherida a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

"Hay una alta probabilidad de que el campo defina un cese de comercialización sin cortes de ruta para febrero", señaló ayer el presidente de FAA, Eduardo Buzzi, quien señaló que las medidas de apoyo al sector por los efectos de la sequía son ayudas "homeopáticas" y lo que se requiere es un "verdadero cambio del gobierno nacional ante la catástrofe del sector".

Aunque las características de la nueva medida de protesta se definirán el 5 de febrero durante la reunión del consejo directivo de los federados, los mandatos de las bases indican que es casi un hecho que se aprobará la moción de ir al paro a partir del domingo 8 de febrero por una semana. Así arrancó el año pasado la protesta que luego derivó en el conflicto más largo entre el gobierno y el campo.

En una reunión zonal abierta convocada por Carbap esta semana en la localidad bonaerense de Mar Chiquita se elaboró un documento que propone, entre otros temas, "paros progresivos con acompañamiento en las rutas a partir de los primeros días del mes de febrero".

Si bien el campo arrancó 2009 beligerante y la mesa de enlace no descartaba medidas de acción concretas a partir de febrero, las graves consecuencias de la sequía contribuyeron a encender nuevamente la mecha e incluso llevaron a que muchos dirigentes tuvieran que ponerse al frente de los reclamos que comenzaron a multiplicarse en el país pese a que algunos habían manifestado su intención de esperar un tiempo para decidir acciones de este tipo.

El lunes se realizó una asamblea en el sur provincial, en Santa Teresa, de la que participaron no sólo productores nucleados en FAA de Rosario, Máximo Paz, Alcorta, General Nelly, Peyrano, Conesa, Sargento Cabral, Pearson, Pavón Arriba, Acebal y Juncal, sino también autoconvocados, quienes también dieron el presente en los encuentros de Villa Mugueta y Arroyo Seco semanas atrás. Anoche, al cierre de esta edición, se realizaba una multitudinaria asamblea con más de 500 personas en en Serodino encabezada por Buzzi en la que se discutía la misma agenda de reclamos.

Las demandas. Las propuestas de este grupo de productores son, además del paro de comercialización, convocatoria a asambleas multisectoriales en todo el país (con una modalidad similar a la de Villa Constitución que se realizó junto a los obreros metalúrgicos); la declaración de la emergegencia agropecuaria nacional por la sequía; una jornada de protesta frente al Congreso de la Nación para que se sancione una ley de retenciones segmentada tal cual lo propone FAA; y declarar la solidaridad al sector lechero y ganadero.

Ayer el ministro de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, Emilio Monzó, reveló que "dos tercios de la provincia está en situación de declararse en emergencia o desastre agropecuario" y adelantó que la Casa Rosada podría implementar "políticas activas" para paliar esta realidad.

De todos modos, las entidades que conforman la mesa de enlace no descartan la realización de un masivo acto en la ciudad de Córdoba para el mes de marzo si el gobierno no anuncia medidas que conformen al sector y si continúa profundizándose la sequía.

Comentá la nota