El campo prepara nuevas marchas

Las promesas de diálogo que hizo el Gobierno al sector agropecuario cayeron en saco roto. Tampoco prosperó una convocatoria al sector en el marco del Consejo Económico y Social. Así, la Mesa de Enlace no tiene mucha más opción que protestar para hacer oír sus reclamos, al menos hasta que el recambio en el Congreso habilite un escenario diferente. El campo, que viene de un paro de 8 días, volverá a manifestarse mañana con marchas en diferentes localidades del interior.
En coincidencia con el "Día del Agricultor", los principales actos se desarrollarán en Resistencia (Chaco), Olavarría (Buenos Aires) y Concepción del Uruguay (Entre Ríos). De alguna manera, serán una continuidad del paro comercial que culminó el viernes pasado, no sin provocar debate entre los principales referentes de la Mesa de Enlace. Anoche, la actividad comenzaba a normalizarse y al Mercado de Liniers ingresaban unos 6.000 vacunos. Esto no quiere decir que el malhumor haya cesado.

La última vez que el agro cruzó ideas con el Ejecutivo fue el 31 de julio, cuando los ruralistas fueron recibidos por el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Pero luego de aquel encuentro, se multiplicaron las medidas que, lejos de conciliar, volvieron a crear clima de enfrentamiento. El veto de las leyes de Emergencia fue un caso. Para esta semana además se promete otro acuerdo con las cerealeras para habilitar los embarques de trigo y maíz, que tampoco cuenta con el visto bueno de los chacareros.

Así, el diálogo de sordos se prolonga y a los ruralistas no les queda mucho más que esperar, como nuevo espacio institucional, el Congreso de diciembre. Saben que falta tiempo. Y por eso piden un gesto de racionalidad. "Esperemos que en algún momento el Gobierno convoque", indicó el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, que advirtió: "Mientras esto no sea así, la protesta continúa".

Comentá la nota