El campo le mandó una carta a la Presidenta y ya piensa en un paro

Hoy se reúne la Mesa de Enlace y debatirá si realizan medidas de fuerza.
Una frase de Néstor Roulet, vicepresidente de CRA, resume bien qué sienten los productores frente al evidente fracaso de una nueva ronda de diálogo con el Gobierno de Cristina Kirchner. "Nos mojan la oreja permanentemente", evaluó el dirigente. En sintonía con ese crudo diagnóstico, la Mesa de Enlace analizará hoy si no es momento para volver a la protesta. Ya está en danza la amenaza de un nuevo paro agropecuario en la primera semana de setiembre.

Como Roulet en su Córdoba natal, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, tiene la agenda semanal cargada de asambleas chacareras, en Santa Fe y Buenos Aires. Otro tanto le espera a Alfredo De Angeli en Entre Ríos. Ayer mismo, en Charata (Chaco), hubo productores al costado de la ruta. La compleja maquinaria de decisión del sector agropecuario se puso en marcha. "Esta amaneciendo la posibilidad de una protesta", avisó anoche Buzzi.

El veto presidencial a la ley que exime de retenciones a algunos productores bonaerenses afectados por la sequía parece haber sido el jalón que lanzó este proceso. Ayer la Mesa de Enlace escribió una carta dirigida a la Presidenta. Le pidieron que mude de opinión y promulgue la norma. Todavía más: solicitaron que el beneficio sea aplicado a otras regiones castigadas por la falta de lluvias.

El episodio que se generó por un supuesto "error" de los legisladores kirchneristas disgustó a la gente de campo aún más que la prórroga de las facultades delegadas al Ejecutivo. Para colmo ayer hizo ruido la versión de que el Ejecutivo estudiaba un nuevo aumento de las retenciones a la soja, hasta 40 o 45%, compensadas apenas por una baja para trigo y maíz. La hizo pública el analista Alejandro Ramírez.

Sumó más enojo en el sector la posibilidad de que mañana en el Congreso el oficialismo avance a las apuradas con el tratamiento de una nueva Ley de Arrendamientos, rechazada por todas las entidades de la Mesa de Enlace, incluida Federación Agraria. En un comunicado, la entidad fue lapidaria con esa iniciativa, con la que el Ejecutivo parece únicamente querer desunir a la Mesa de Enlace. La FAA dijo que se necesita un nuevo marco legal para el mercado de tierras. Pero aclaró que el proyecto que impulsa ahora el kirchnerismo -luego de congelar su discusión por más de un año- "no es el adecuado, ni se presenta en el momento indicado, pues la credibilidad del Gobierno es nula".

Desde el 31 de julio, cuando los agropecuarios se reunieron con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, no hubo más contactos formales y tampoco se cumplieron muchos anuncios oficiales. Hasta el veto que se discute ahora, Buzzi fue uno de los que abogó para que el Ejecutivo revirtiera esa postura confrontativa con el sector. "Les tiramos muchos centros, les sugerimos una tregua. Pero a partir de este veto, una actitud autoritaria y casi monárquica, se alejan las posibilidades de retomar la negociación y nos acercamos más a una situación de protesta", señaló.

Desde hoy, entonces, la Mesa de Enlace comenzará a barajar ideas para un desenlace anunciado. Las posturas más duras, enarboladas por algunos sectores de Federación Agraria, la cordobesa Cartez y la bonaerense Carbap, postulan un paro comercial de hasta 15 días, a partir del próximo martes 1°. Pero otros dirigentes hablan de un cese comercial (no vender carne ni granos) más corto, posiblemente hasta el 9 de setiembre. Un día antes, el 8, es el "Día del Agricultor". Alguno imagina para entonces una nueva movilización.

Será difícil que hoy haya una definición. El bloque rural dejará opinar antes a las asambleas.

Comentá la nota