El campo llamó a recuperar la mayoría legislativa

Ante unas 3 mil personas que se congregaron en Cañuelas, Alfredo de Angeli dijo que los verdaderos representantes del país "están en el Congreso" y alertó sobre la posibilidad de fraude. El rabino Sergio Bergman convocó a "despertarse" y votar contra las candidaturas testimoniales.
Un llamado a "despertarse", castigar al oficialismo por la imposición de las listas testimoniales y obtener la mayoría en el Congreso Nacional fue el eje de la Marcha Federal que se realizó este mediodía en Cañuelas.

Unas 3 mil personas se congregaron en la bajada de la autopista, procedentes del conurbano, Entre Ríos, Córdoba, La Pampa y el interior bonaerense.

Un buen número de manifestantes fue movilizado por la Corriente Clasista y Combativa que lidera Juan Carlos Alderete.

Varios oradores hicieron notar esta heterogeneidad de chacareros mezclados con movimientos sociales.

"Acá nos juntamos todos los distintos. Estamos los pobres y los que tienen más, y todos tenemos en común el sueño de una Argentina distinta", dijo Silvia Flores, del MTD, quien dijo además que al gobierno "le conviene que al campo la vaya mal para despoblar el interior" y seguir generando villas.

El rabino Sergio Bergman y el entrerriano Alfredo de Angeli acapararon los aplausos más sostenidos cuando pidieron independencia de poderes y apego a la Constitución.

"Tenemos que vivir en la ley y cumplir con la Constitución Nacional; en lugar de prostituirla hay que instituirla cada día respetando tres poderes independientes. Necesitamos un Ejecutivo que ejecute políticas de estado y no que ejecute a la República, anulando un Congreso con obediencia debida y evitando que los jueces puedan ser independientes".

Bergman definió a las candidaturas testimoniales como "estafa moral" pero también se mostró preocupado por los "ciudadanos testimoniales" que "no hacen nada y los dejan hacer".

"Los tenemos que ir a buscar, despertar y movilizar. La República no está perdida sino abandonada por los dormidos que hacen la siesta y no se quieren levantar".

También De Angeli aludió a esta necesidad de apoyar a la oposición para obtener la mayoría legislativa.

"Muchos argentinos no sabíamos para qué servía el Congreso. Sólo nos preocupábamos por votar a los presidentes, cuando nuestros verdaderos representantes y la verdadera casa del país está en el Congreso".

De Angeli le pidió a la oposición "que no se agravie" entre sí y advirtió sobre la posibilidad de que el oficialismo cometa fraude.

La gente soportó estoicamente varios de los discursos bajo una lluvia torrencial. No faltaron alusiones a este paralelismo con el lluvioso 25 de Mayo de 1810 y la autoconvocatoria de los "patriotas" frente al Cabildo.

"Pegue duro" pidió la gente cuando le tocó hablar a Pedro Apaolaza. El titular de Carbap reconoció que hace dos años el campo "votó este modelo" aunque advirtió que "el modelo no existe ni sabíamos cuál era".

Luego criticó el alineamiento con Venezuela y dijo que Argentina corre el peligro de copiar la nacionalización de los medios de comunicación. "Tenemos que ser conscientes del peligro que corremos", advirtió.

Alderete (CCC), Ramón Bogado (coordinador de la Comisión Interna de Terrabusi Kraf), Abel Guerrieri (SRA), Guillermo Gianassi (FAA), Pedro Vigneau y el productor de Cañuelas Hernán Bustos completaron la lista de oradores.

De la dirigencia política sólo estuvo Margarita Stolbizer, quien rehusó ubicarse sobre el escenario y siguió el acto desde un lateral, donde se ubicaban las columnas del interior bonaerense.

Unos 300 efectivos policiales y gendarmes custodiaron un acto que transcurrió tranquilo, sin incidentes.

Según la policía, hubo 2.500 personas y 5 mil según los organizadores. La lluvia que desde temprano cubrió amplias zonas del interior impidió que la movilización del campo fuera más significativa.

Comentá la nota