El campo en pie de guerra

El campo en pie de guerra
Productores rurales se reunieron ayer en la asamblea del trigo. Criticaron los anuncios oficiales para el sector y advirtieron sobre protestas para este año. Faltó el ministro de Agricultura.
Los dirigentes del campo volvieron a tomar distancia del Gobierno nacional y anunciaron que "2010 va a ser un año movido", en relación a la creciente tensión entre el kirchnerismo y los productores rurales. Ayer se realizó la asamblea triguera a la que habían invitado al ministro de Agricultura nacional, Julián Domínguez, aunque el funcionario nacional no asistió, como estaba previsto desde el lunes. En ese encuentro, los dirigentes de la Mesa de Enlace sostuvieron que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "está mal asesorada" y tildaron a los nuevos créditos como "una soga para el ahorcado". Al mismo tiempo, no descartaron futuras protestas.

El titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, al abrir la asamblea de productores trigueros en el teatro Broadway, criticó al ministro Domínguez por no asistir al encuentro. "Nunca hay nada que le venga bien para debatir", sostuvo el dirigente de la Mesa de Enlace al ironizar sobre la excusa de Domínguez, que considera que el teatro "no es el lugar apropiado" para una reunión. La organización del encuentro dejó cinco sillas vacías sobre el escenario del teatro, que son las que corresponderían a los representantes del Gobierno, y en el centro ubicaron una enorme cesta de pan.

Los líderes rurales también coincidieron en lamentar la ausencia de Domínguez. "Lamentablemente ha desoído nuestra invitación. Era una oportunidad para que explicara el porqué de esta política y cómo quiere el Gobierno salir de esta situación si no escucha las propuestas", se quejó el titular de la SRA, Hugo Biolcatti. Carlos Garetto, líder de Coninagro, fue más allá: consideró que el faltazo fue "otra muestra de desprecio".

"Lo bueno hubiera sido poder debatir, discutir, armar mesas de consenso, de diálogo, pero naturalmente si el ministro no va es una muestra de desprecio, de falta de respeto" por parte de las autoridades, evaluó Garetto. El dirigente agrario sostuvo que también "es una expresión de que el Gobierno no quiere dialogar y solamente le interesan cuestiones puntuales y la confrontación", respecto a la no presencia del ministro en el teatro Broadway.

El titular de Coninagro señaló que, en cambio, "los productores vamos a seguir demostrando que estamos dispuestos a seguir produciendo y a seguir dialogando" y dijo que apuesta a "un resultado que pueda cubrir mínimamente nuestros costos de producción".

La postura también fue unánime en relación a las nuevas líneas de crédito que anunció el lunes el Gobierno para los productores de trigo. En lo esencial, no cuestionaron la intención, aunque sí la efectividad de la medida frente a la difícil situación que atraviesa el sector. "Estos créditos -resumió Biolcatti- son una soga para el ahorcado".

Por su parte, Buzzi también criticó los anuncios de créditos del Banco Nación presentados por la presidenta Cristina Fernández, al indicar que "se queda a mitad de camino" y dijo que "no hemos sido correspondidos, ya que este es un gobierno que elige dejar el lugar vacío".

Además, el titular de Federación Agraria Argentina advirtió que "no estamos dispuestos a que nos confisquen" los ingresos de la cosecha gruesa, de maíz y soja, que este año parece arrojar datos buenos en las zonas donde no hubo inundaciones.

En tanto, el titular de Confederaciones Rurales (CRA), Mario Llambías, no descartó que si el conflicto se extiende haya nuevos paros agropecuarios. Lo mismo dijeron los titulares de las otras tres entidades de la Mesa de Enlace (Coninagro, SRA y FAA).

La política triguera en la mira

Las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en relación a la cosecha de trigo provocaron la reacción de los productores rurales, y lo único que cosecha el Gobierno nacional en los últimos días es cada vez más enemigos.

El titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, afirmó hoy que "es mentira" las expresiones de la presidenta Cristina Fernández acerca de que se está ante "una excepcional cosecha" de trigo. "Siempre ha habido créditos de retención de granos, no es una política triguera que exista esa línea", disparó.

"La Presidenta está mal asesorada, siempre habla con números del pasado. Nuestra situación está peor de lo que ellos dicen", consideró el titular de Confederaciones Rurales (CRA), Mario Llambías, antes de la asamblea realizada en el porteño teatro Broadway.

Luego de cantar el Himno Nacional Argentino, la Mesa de Enlace le dio la palabra al analista de los mercados granarios Carlos Etchepare, que calificó de "mentira" a la política del Gobierno para el sector. Tras ese acto, se inició el debate de los productores para analizar los caminos a seguir, donde no se descarta que se inicien medidas de protesta de manera gradual.

Por su parte, Buzzi criticó algunos de los conceptos vertidos por la jefa de Estado cuando presentó ayer las líneas de crédito a productores trigueros: "Dice que estamos teniendo una excepcional cosecha, (pero) es mentira, la han informado mal a la Presidenta. Hemos tenido la peor cosecha en años".

"¿Qué ha pasado? Se siembra menos, tenemos una situación artificialmente creada por un señor que atrasa 50 años que impone que no se pueda exportar trigo de lo que sobra en Argentina", lanzó, en expresa referencia al secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

Bolsas de cereal en lugar de impuestos

Los productores cerealeros se trasladaron ayer al ministerio de Agricultura y se detuvieron frente a la sede de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Allí dejaron simbólicamente una bolsa de trigo para el pago de impuestos.

Unos 500 productores trigueros se dirigieron a la sede de Agricultura, donde entregaron un petitorio para el ministro Julián Domínguez, demandando medidas para la producción.

Antes, Domínguez había desistido de ir a la asamblea de productores de trigo, donde se congregaron los ruralistas por la mañana en el porteño teatro Broadway. Al término de ese encuentro, el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, había advertido que si el titular de la cartera agrícola no recibía a "15 o 20 productores de los 500" que iban a ir al ministerio, "lo más probable es que quieran avanzar hacia formas de protesta".

Comentá la nota