El campo finalizó con el paro y aguarda movilizaciones para la próxima semana

Finalizaron anoche las ocho jornadas en las que no comercializaron granos a puerto y hacienda en pie. El próximo martes, asambleas en todo el país.
Los productores agropecuarios dieron por concluida, anoche, la medida de fuerza que por ocho días llevaron a cabo en todo el país. El lock out incluyó la no comercialización de granos a puerto y de hacienda en pie, en protesta por la situación que atraviesa el sector, y que detonó con el veto a la ley de emergencia agropecuaria.

Durante el paro, en Tandil los productores se concentraron a la vera de las rutas 226 y 74, en La Vasconia, donde salvo el primer día no fue necesario realizar controles de carga, por lo que la medida fue calificada como un "éxito".

Sin respuestas del Gobierno nacional, el próximo martes 8, Día del Agricultor, se realizarán multitudinarias asambleas en distintos puntos del país. Tandil promete una masiva participación en el acto que tendrá lugar en la vecina ciudad de Olavarría.

La primera evaluación

Anoche, el productor Claudio Ersinger, evaluó ante El Eco de Tandil los alcances de la medida de fuerza.

"Desde nuestro punto de vista, se cumplió con el objetivo de enviar un mensaje a la sociedad y a las autoridades sobre el grado de insatisfacción que tiene la gente, porque no se ha cumplido absolutamente con nada de lo que se planteó", dijo en principio.

Ersinger analizó que "la situación sigue siendo muy complicada. No ha habido ningún cambio, que fue lo que en definitiva nos mandó a un paro. Creemos que la gente no mandó hacienda al mercado, no envió granos a los acopios, no hubo movimiento en puerto, y desde ese punto de vista estamos conformes porque se cumplió con el objetivo".

La gente, "muy mal"

Sobre el humor de los productores, el referente lechero estimó que "la gente está realmente muy mal, muy complicada. Acá en Tandil estamos en una zona donde de repente no vivimos la situación de sequía extrema que viven en otras zonas de la provincia y en otras provincias. De alguna manera seguimos en un plan de lucha que no se acaba con esta medida. Esperemos que en algún momento consigamos algún tratamiento acorde".

-¿La salida del ministro Emilio Monzó no suma como gesto del Gobierno?

-Fue una actitud muy provocadora, porque en definitiva lo hace Néstor Kirchner sabiendo que se trata de un ministro de la Provincia de Buenos Aires con quien el campo venía construyendo una relación fuerte, estrecha, de buen diálogo. Esto genera intimidación, porque ya de por sí la imagen del Gobernador no inspira mucha confianza, está permanentemente alineado a la Presidenta, al ex presidente, a las políticas llevadas adelante por el Gobierno nacional.

-En las últimas horas trascendieron versiones que en distintos lugares de la provincia y el país las bases se vienen endureciendo, hasta piden cortes de rutas...

-Tandil se sigue vinculando con las otras asambleas, siempre estamos viajando hacia otros lugares y he visto de todo. He visto mucha presencia en la ruta y cruces donde no había prácticamente nadie. Escuché gente que no quería finalizar hoy la medida de fuerza y ampliarla hasta el martes. Hay opiniones y situaciones de las más diversas, pero lo importante es que el paro se planteó en los términos que le expliqué al principio.

-El campo parece estar en un callejón sin salida. No hay respuestas del Ejecutivo, tampoco se prosperó en nada desde el Parlamento y está presente la amenaza del veto aun con la nueva composición del Congreso. En esta coyuntura, ¿se hace más difícil mantener a los productores alineados a la Mesa de Enlace y contener a las bases?

-Es difícil de prevenir. Si la gente quiere plantear medidas más duras, como cortar las rutas en algún lugar o plantear un paro por tiempo indeterminado, está en todo su derecho de hacerlo. Ante las actitudes del Gobierno, no sé cómo va a reaccionar la gente. Todo el mundo tiene la libertad de organizarse como le parece. Hay situaciones difíciles de controlar, porque no se hacen de manera orgánica. En cuanto al callejón sin salida, va más allá del productor agropecuario, hoy en día lo tiene planteado todo el pueblo argentino, porque el camino por donde nos ha llevado el Gobierno, cerrando la economía, evidentemente es una situación que nos pone en un callejón sin salida a todos. Espero que en el futuro podamos tener la tenacidad y la fortaleza para poner de vuelta en marcha la máquina y que Argentina se recupere rápido.

Comentá la nota