Campo exportará u$s 12.000 M menos (el Gobierno pierde u$s 5.100 M)

Campo exportará u$s 12.000 M menos (el Gobierno pierde u$s 5.100 M)
• A causa de la sequía, la baja de precios y el conflicto político
El extenso conflicto del campo se traduce cada vez con mayor crudeza en números que golpean el bolsillo tanto del sector agroexportador como del Gobierno. Mientras aún termina de recolectarse una mermada cosecha de soja, se estima que el valor de las exportaciones de la agroindustria en 2009 caerá un 40% respecto del año pasado, para ubicarse en u$s 19.000 millones. Consecuencia directa de esta baja de las ventas, los ingresos que recibirá el Estado en concepto de retenciones descenderán más del 45% y rondando los u$s 5.840 millones, que igualmente no es poco.

Esta reducción de los negocios y de los fondos destinados a las arcas públicas es el resultado directo de la abrupta caída del volumen de la producción de granos, que este año tendrá 26,7 millones menos de toneladas que en 2008/09, ya que se calcula que todos los cultivos sumarán 68,2 millones de toneladas (el año pasado fueron casi 95 millones), según datos del Instituto de Estudios Económicos (IEE) de la Sociedad Rural. La sequía, la caída de precios internacionales y el conflicto político son los causantes de estas pérdidas. Se achica así, drásticamente, la dimensión total de una cadena que moviliza buena parte de la economía argentina: la agroindustria representa aproximadamente el 60% de las exportaciones, un 18% del PBI y cerca del 45% de los recursos tributarios del país, según datos de la Fundación Producir Conservando.

Aún resta cosechar el 50% de la soja implantada en 17,3 millones de hectáreas. La siembra fue récord (y se calcula que volverá a serlo en la campaña que está por comenzar), pero sequía mediante, se esperan entre 34 y 37 millones de toneladas de la oleaginosa, contra los 46,7 del año pasado y los más de 50 millones que se esperaban seis meses atrás.

Aún así, en esta crisis, y mal que le pese al Gobierno, la sojización avanza, ya que para los productores es como el dólar para los ahorristas: ante las dudas políticas y climáticas, se refugian en el «yuyo», de mejor precio y más versátil que el maíz.

Así como la soja, el resto de los granos también sufrió perdidas este año. El maíz se redujo de unos 22 millones de toneladas a unos 13 millones, y el trigo de 16,5 millones de toneladas a 8,3 millones. La siembra de este último cultivo comienza en pocas semanas y se estima que el área a implantar será de entre el 15% y el 20% inferior a la del año pasado. Aun de no mediar sequía, se obtendrían menos de 9 millones de toneladas de trigo, según cálculos del IEE.

En este escenario, el panorama sólo arroja números en rojo. Por el menor volumen, la cosecha perderá valor, el cual será este año de $ 47.900 millones, un 32% menos que los 70.845 millones de 2008, según un estudio del IEE, que conduce Ernesto Ambrosetti.

En lo que respecta a las exportaciones, serán de u$s 19.000 millones, un 40% menos que el año pasado, cuando superaron los u$s 31.000 millones. El resultado directo será una fuerte reducción en la liquidación de divisas que el Gobierno tan atentamente sigue en este año electoral. Según cálculos del IEE, los

ingresos por retenciones caerían de los u$s 11.000 millones de 2008 a u$s 5.842 millones este año.

Se estima que el complejo sojero exportará algo más de u$s 15.100 millones, la mitad que en 2008, y aportará casi u$s 5.000 millones en concepto de retenciones. La Bolsa de Comercio de Rosario coincidió ayer con los datos calculados por la Sociedad Rural. «La sequía, algunas trabas oficiales al comercio y una menor inversión agrícola harán caer este año de u$s 30.000 a u$s 16.000 millones las exportaciones granarias», indicó ayer Rogelio Pontón, director de estudios y estadísticas de la Bolsa.

Comentá la nota