El campo, dividido, condiciona la convocatoria de los industriales para integrar el Consejo Económico.

Las organizaciones rurales expresaron que antes de reunirse, deben ponerse de acuerdo con respecto a quienes participaran del encuentro y cuales serían los objetivos. En tanto, expresaron que no volverán a conformar el denominado G7.
La Mesa de Enlace se reuniría con la UIA y otras organizaciones en las próximas semanas, sin embargo, antes quieren definir quiénes se sentarán en esa mesa, cual será el objetivo.

Lo único que está definido es que no se volverán a agrupar como el Grupo de los 7 como en la época del menemismo.

Mario Llambías, titular de CRA, no descarta una reunión, pero "tiene que ser de organizaciones que ponga los intereses del país por sobre los de ciertas empresas", declaró.

Por otra parte, Eduardo Buzzi, titular de la federación agraria, declaró: "Rechazamos categóricamente la reedición de bloques empresarios como el G7".

En tanto, el titular de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, es quien tuvo el primer acercamiento con los sectores industriales para aclarar las diferencias y así juntos le puedan poner frenos al Gobierno.

Sin embargo, Buzzi declaró en contra de Biolcati explicando que "no tiene autoridad para hablar en nombre de todos". Además, explicó que antes de sentarse con grupos empresariales, deberían saber "cual es el empresariado nacional que debe participar y para que nos vamos a juntar".

En estos días, la mayor parte de los dirigentes rurales tienen intención de crear un nuevo grupo diferenciado del G7. Para eso, ampliarían la participación de organizaciones como AEA y entidades Pymes, según publicó el diario Clarín.

Comentá la nota