El campo no descarta la vía judicial por retenciones y prepara marcha al Congreso

Con la mira puesta en lo que sucederá hoy en Diputados, ruralistas se movilizarán el lunes 24 al Parlamento y amenazan con recurrir a la Justicia si no se bajan las retenciones
Mientras la atención ruralistas estará puesta hoy en los avances que puedan producirse en la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, que tratará leyes de Emergencia y Lechería, y en la negociación abierta por las facultades delegadas al Ejecutivo (ver pag. 7), los máximos dirigentes del campo reforzaron su presión sobre el Ejecutivo y el propio Parlamento para que defina una baja en las retenciones a las exportaciones granarias.

Por un lado, el presidente de Confederaciones Rurales (CRA), Mario Llambías, salió a alertar que los productores no descartan la vía judicial para conseguir una reducción en los derechos de exportación que tributan.

Al mismo tiempo, productores de base comenzaron a gestar lo que puede convertirse en una nueva marcha rural sobre el Congreso: los tamberos bonaerenses definieron movilizarse hacia el Parlamento, como el campo hizo en julio y octubre del año pasado, para apuntalar con su presencia las exigencias sectoriales. La intención es que la marcha se concrete el próximo 24 de agosto, el día que vencen las facultades extraordinarias delegadas al Ejecutivo, y cuando podrían definirse varios proyectos relacionados con el agro. Por eso, referentes de otras actividades del campo evaluaban por estas horas sumarse a esa marcha.

En tanto, Llambías enfatizó ayer, en una nueva visita a la Exposición Rural de Palermo, que hoy cierra sus puertas, que "hay una tercera vía que no desechamos y es la judicial". No obstante, ratificó que la apuesta actual del sector agropecuario para conseguir menores retenciones se concentra en el Congreso.

El camino judicial fue seguido el año pasado, en medio del conflicto por las retenciones móviles, por algunos productores de soja que presentaron amparos ante la Justicia federal de Rosario y Bahía Blanca, entre otros. Ante la alícuota de retenciones que superaba el 45% en ese momento, los sojeros lograron fallos en primera instancia que le dieron la razón. Pero el camino, que podía llegar a la Corte Suprema, quedó inconcluso tras el voto no positivo de Julio Cobos a la movilidad de los porcentajes de alícuota según el valor de los granos, el 17 de julio de 2008.

Pero la expresión de ayer Llambías puede leerse como una posibilidad remota, al menos por el momento. Es que la estrategia rural, luego de los mínimos anuncios oficiales en el retorno al diálogo con el Gobierno, pasa por apostar a todo o nada en el Parlamento.

Allí, además de reclamar el fin de las facultades delegadas al Ejecutivo, los dirigentes del agro llevaron un proyecto para reducir las alícuotas agropecuarias que presentaron a todos los bloques políticos del Congreso. Para granos, el ruralismo quiere llevar a cero las retenciones al trigo, el maíz y el sorgo, mientras reclama reducir a 25% el tributo que paga la soja. También buscan eliminación de las alícuotas para el sector cárnico, la lechería, el sector ovino y las economías regionales.

Y para hoy se espera un refuerzo de la presencia de productores durante las discusiones que, a partir de las 16, habrá en la comisión de Agricultura de Diputados, donde el oficialismo intentará que el proyecto de Ley de Emergencia Agropecuaria no vuelva a naufragar y pueda ser tratado mañana en el recinto. Para eso, deberá acordar con la oposición qué fondos se destinarán a paliar la emergencia. Se estima que quedará en torno a $ 450 millones. La comisión que dirige Alberto Cantero, además, terminará de delinear un proyecto de Ley de Lechería, en la que se buscará fijar precio de referencia para el productor y la creación de un fondo anticíclico con aporte de productores e industriales.

El debate parlamentario por la leche se da luego de que ayer en Trenque Lauquen, más de 200 tamberos rechazaron el duplicado subsidio estatal para el precio por litro, y pusieron fines de agosto como el plazo máximo para conseguir soluciones, de lo contrario irán al paro.

Comentá la nota