CAMPO LA CRUZ La comuna comprará un terreno para horneros

Representantes de las 33 familias que integran la comunidad mapuche del Campo de la Cruz serán recibidos en audiencia el próximo lunes por el intendente Mario Meoni.
Esta gente reclama que se los deje trabajar en el predio donde funcionan unos ocho hornos de ladrillos. Las gestiones fueron encaminadas por dirigentes encabezados el titular de Camioneros, Carlos Pesce, durante un encuentro que mantuvieron el martes con los trabajadores del Campo de La Cruz. “Todas esas familias viven desde toda una vida de los hornos de ladrillos. Están en un terreno donde algunas personas no permiten que se saque la tierra, lo que fue sustentado por una ordenanza que aprobó el Concejo Deliberante. Sin embargo, esta gente está desesperada, necesita trabajar; y piden que no los molesten más, ni tampoco la policía”, comentó.

Los horneros requieren alrededor de treinta camionadas de tierra mensuales para los ocho hornos, con lo que se solucionaría la situación. Ayer el intendente Mario Meoni se reunión con el director de la Producción, Oscar Palma, la concejal Mirta Guevara y otros funcionarios, haciendo conocer la propuesta de que el municipio compraría en ese sector unas tres o cuatro hectáreas para que los horneros hagan la cava y extraigan la tierra que necesitan.

Pesce dijo que “el lunes iremos con la comisión conformada por cuatro representantes de estas familias a una audiencia, a las 11, con el Intendente, donde se les comunicaría oficialmente la compra del terreno”.

Concentración

Previo a ello, los integrantes de la comunidad mapuche residentes en “Campo la Cruz” se habían concentrado en la plaza 25 de Mayo y reclamaron que el municipio los deje construir hornos de ladrillo, actividad que -según aseguran- es su base de subsistencia.

Enardecidos, pidieron que no los “persigan” más y advirtieron que si no son atendidos por el intendente Mario Meoni o el secretario general, Damián Itoiz, esperarán la Nochebuena con una olla popular frente a la comuna.

El enojo empezó a germinar por una ordenanza sancionada a mediados de 2007 que les prohíbe extraer tierras para la construcción de los hornos.

En ese momento, desde el oficialismo y puntualmente Itoiz le prometieron asistirlos con fondos para microemprendimientos, pero esa ayuda “nunca llegó”, afirman los miembros de la colectividad indígena.

Ahora, los mapuches redoblan la apuesta y aseveran que “no queremos ningún subsidio para emprendimiento, sólo queremos que nos dejen llevar adelante el trabajo que más rentabilidad nos deja y por el cual no molestamos a nadie”.

“En este momento no estamos sacando tierra de ningún sector ajeno, entonces no entendemos la razón de que nos manden a los inspectores para impedirnos hacer lo nuestro. Además, hay personas y el señor (director de Asuntos Indígenas) Oscar Farías, que está acomodado políticamente y no nos representan, que nos hacen la vida imposible”, denunció uno de los hombres reunidos en la plaza.

Más adelante, una mujer adelantó que “si nos siguen tratando así y desde el municipio no recibimos respuestas, el 24 vamos a hacer una olla popular en este lugar para que toda la gente se entere de nuestro problema”.

Comentá la nota