Campo, con críticas a Funes, pidió perdón a los Tartaglia

El vicegobernador Luis Campo recibió ayer a Graciela y Aldo Tartaglia, los hermanos de Lucía, la estudiante pampeana desaparecida en el centro clandestino "El Olimpo". En el reunión, según trascendió, hubo críticas del vicegobernador al secretario de Derechos Humanos, Rubén Funes, por las declaraciones en las que dijo que había datos sobre el hijo/a de Lucía, quien dio a luz en cautiverio, pero éstos no fueron comprobados.
Campo difundió a través de Prensa de la Legislatura el encuentro con los Tartaglia. Oficialmente se dijo que "Graciela y Aldo, hermanos de la desaparecida Lucía Tartaglia, se mostraron muy agradecidos con el contador Campo por escucharlos y le solicitaron el apoyo para buscar datos certeros sobre el paradero de su sobrino o sobrina". En la reunión estuvo presente el integrante de la Asamblea Permanente de los DD.HH. de Santa Rosa, Mario Canoba.

Graciela Tartaglia le dijo a El Diario que "fue todo bien, todo positivo. Nos brindó ayuda para todo". Después dijo que "fue una charla muy humana", aunque eludió realizar otro tipo de análisis. También informó que lo invitó al acto del 24 de marzo en la laguna Don Tomas donde en el espacio de la Memoria se inaugurará un monumento a las Madres de Plaza de Mayo en la figura de María López de Tartaglia, la madre de Lucía, Graciela y Aldo.

Según trascendió el encuentro fue "cálido", donde el vicegobernador Campo habló de "compañeros desaparecidos", lo que hasta ahora no habían escuchado los Tartaglia en las reuniones con las autoridades anteriores.

"El vicegobernador pidió disculpas en nombre del Estado por las palabras de Funes. Por más que sea otro poder, pidió perdón. Dijo que las palabras no son neutras que generan expectativas y eso si no es real, genera dolor", dijo Mario Canoba. "Habló de palabras irresponsables", dijo.

En la actualidad se lleva adelante el juicio por las violaciones a los derechos humanos cometidas en los centros clandestinos "El Olimpo", "El Banco" y "El Atlético". Se trata de un grupo de represores reclutados en la Policía Federal, que trabajaron en los tres centros. Las mudanzas eran obligadas por situaciones políticas, por ejemplo la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Lucía Tartaglia fue vista en "El Olimpo". Salió de ese lugar el 25 de diciembre de 1978 con dolores de parto.

"Nos ofreció ayuda para viajar a Buenos Aires, por el tema del juicio", dijo Graciela.

También Canoba dijo que "Campo pidió hacer un puente con los organismos de derechos humanos para intensificar la búsqueda del sobrino o sobrina de Graciela. Hubo un compromiso de incrementar la búsqueda".

Cabe recordar que los Tartaglia criticaron duramente a Rubén Funes. Por un incidente ocurrido con exámenes de ADN que se realizarían para el Banco de Datos Genéticos (para reimpulsar la búsqueda de los restos de Lucía), los Tartaglia quedaron enfrentados con el funcionario, cuando María López (la madre) aún vivía. A pocos días de iniciarse el juicio por el centro clandestino "El Olimpo", la familia anunció que revocaría el poder otorgado a la Secretaría de Funes. Este, como reacción, anunció que tenía datos del hijo o la hija de Lucía y que el dato se lo pasó a María López: pero luego se desdijo, y se supo que todo fue un disparate. Funes sigue en el cargo y esto agranda el dolor de los Tartaglia.

Comentá la nota