El campo comienza a dialogar con los empresarios de AEA

Se reúne hoy en lo que se lee como una reconciliación entre sectores distanciados.
En su raid de reuniones para lograr imponer su agenda de reclamos, y mientras aguardan un llamado del Gobierno que hasta anoche no había llegado, los dirigentes de la Mesa de Enlace volverán a establecer hoy relaciones con el resto de la comunidad empresaria. A las 18,30, los ruralistas se reunirán con integrantes de la poderosa Asociación Empresaria Argentina (AEA), con quienes coinciden en varios reclamos.

La reunión entre la Mesa de Enlace y AEA es producto de gestiones reservadas de dos de los principales empresarios del país. Luis Pagani (Arcor) y Paolo Rocca (Techint) se propusieron tender una suerte de puente de plata para la reconciliación entre los ruralistas y el resto de las cámaras que conforman el Grupo de los Siete. Entre éstas figuran la UIA, las asociaciones de bancos y las cámaras de la construcción y el comercio, de quienes los agropecuarios recelan todavía por su "tibia" posición durante el largo conflicto por las retenciones móviles.

El sábado pasado, AEA emitió un duro documento con 12 puntos que, a su juicio, deberían ser abordados en un marco de diálogo con el Gobierno para recuperar la actividad económica. Muchos de esos planteos coinciden con la postura de la Mesa de Enlace y eso facilitó mucho este acercamiento. Por caso, AEA se pronunció claramente a favor de una reducción de las retenciones agrícolas.

La foto con los principales empresarios nacionales se sumará a otras que los ruralistas han motorizado en los últimos días con el propósito de imponer sus reclamos en la agenda pública. Ayer, Eduardo Buzzi (Federación Agraria), Mario Llambías (CRA), Carlos Garetto (Coninagro) y Hugo Luis Biolcati (Sociedad Rural) se entrevistaron con el obispo Jorge Casaretto, titular de la Pastoral Social, quien los alentó a acudir a la convocatoria lanzada por el Gobierno, aunque también se mostró comprensivo por las reservas de los dirigentes del campo frente a ese proceso.

Un proceso que hasta anoche no había comenzado, ya que no hubo noticias sobre una convocatoria formal del Gobierno. De allí que los ruralistas ocupasen su tiempo en otra faena: preparar una serie de proyectos de ley que pretenden sean tratados en el Congreso.

Hoy, antes de reunirse con AEA, la Mesa de Enlace presentará sus iniciativas a los bloques de oposición en Diputados. Fue la estrategia que anudó el jueves pasado con los principales políticos que militan en veredas opuestas al kirchnerismo. Aquella foto también fue clave para instalar las aspiraciones del campo en la agenda.

Tres proyectos concilió la Mesa de Enlace para esa ofensiva legislativa. El primero impulsa la eliminación de las retenciones a los cereales, la carne y la leche, así como una fuerte reducción del tributo a la soja, con la "segmentación" de pequeños y medianos chacareros. El segundo implicaría otro duro golpe al Ejecutivo, ya que plantea limitar fuertemente a la ONCCA e impedirle, por caso, que trabe las exportaciones. El tercero propicia una nueva ley de emergencia agropecuaria, que incluya la creación de un fondo de unos $ 1.000 millones para socorrer a los productores afectados por la sequía.

Comentá la nota