El campo amenaza con volver a la protesta tras la elección

La Federación Agraria, la más combativa de las entidades que conforman la Mesa de Enlace, está ocupada en plena faena electoral: es la organización rural que más candidatos metió en las listas opositoras. Pero su titular, Eduardo Buzzi, advirtió ayer que ni bien pasen los comicios del domingo 28 decidirán nuevas formas de protesta para hacer sentir el malestar del sector.
"El 29 de junio, después de las elecciones, este Gobierno debería admitir que está parada toda la producción agropecuaria. Si no vemos eso y no se convoca de inmediato a una discusión seria, seremos muchos los sectores que vamos a salir a la calle", señaló.

En una conferencia de prensa, Buzzi respaldó a los candidatos que provienen de la FAA: Ulises Forte (La Pampa), Pablo Orsolini (Chaco), Juan Casañas (Tucumán), Estela Garnero (Córdoba) y Jorge Solmi (Buenos Aires). Prometió que si llegan al Congreso trabajarán "por una redistribución de la riqueza real y no de amigos y, principalmente, por mayor transparencia ante tanta tiniebla y atropello por parte del Gobierno Nacional", subrayó.

Pero el líder de Federación Agraria mostró mucha preocupación por lo que sucederá entre la elección del 28 y el 10 de diciembre, cuando deban asumir sus bancas los nuevos legisladores. "La verdad es que el interior no puede esperar: no hay un peso para arrancar la siembra y se necesita de manera urgente un plan de salvataje para los pueblos del interior", aseguró Buzzi, que advirtió: "De lo contrario, vamos a ser miles los que salgamos a la calle después del 29".

En realidad, la protesta agropecuaria que sacudió a la sociedad a lo largo de 2008 podría reanudarse antes de las elecciones. El sábado próximo, en San Francisco, Córdoba, la Mesa de Enlace participará de una asamblea nacional de productores de leche, que podría iniciar medidas de fuerza.

Entre las alternativas que barajan los tamberos para protestar por los bajos precios que cobran actualmente, figuran la entrega de leche directamente al consumidor en las puertas de los hipermercados, y la instalación de piquetes de productores frente a las principales fábricas lácteas.

Comentá la nota