El campo aceptó dialogar con el Gobierno, pero anunció protestas

El campo aceptó dialogar con el Gobierno, pero anunció protestas
Desde hoy y hasta el martes, los ruralistas paralizarán el comercio de granos y de hacienda.
Las cuatro entidades que representan a los productores rurales de Argentina aceptaron ayer una propuesta del Gobierno nacional para dialogar este martes. Pero al mismo tiempo, los ruralistas anunciaron una nueva huelga comercial, la primera de este año tras las protestas de 2008.

La huelga comercial de cuatro días, que empezará hoy al mediodía, contempla un cese rural en la compra y venta de hacienda gorda y granos, exceptuando de esta medida a la leche, frutas y hortalizas, a la vez que no habrá restricciones para el traslado y venta de alimentos para hacienda. La medida se prolongará hasta el mediodía del próximo martes, cuando asistirán al encuentro con el Gobierno nacional.

La invitación oficial fue cursada por fax a cada una de las entidades del campo, la cual fue aceptada públicamente por Hugo Biolcati (Sociedad Rural), Eduardo Buzzi (Federación Agraria), Mario Llambías (Confederaciones Rurales) y Carlos Gareto (CONINAGRO), quienes hoy participaran de un acto multitudinario de protesta en la localidad cordobesa de Leones.

Llambías, quien actuó de vocero de sus colegas de la Mesa de Enlace -reunida ayer en el predio de la Sociedad Rural de Palermo-, indicó que el nucleamiento optó por "aceptar la invitación" cursada por Débora Giorgi, ministra de Producción, a cada una de las entidades para el próximo martes 24, a partir de las 14.

Más allá de aceptar el convite oficial, los ruralistas dispusieron "continuar" con las medidas de protesta hasta tanto se concrete el encuentro con Giorgi.

La primera será asistir al acto que realizarán hoy a las 12 en el marco de la Fiesta Nacional del Trigo en la localidad de Leones, en el sudeste Cordobés.

La convocatoria a diálogo llega en un contexto de malestar entre los dirigentes agrarios agravado por los contactos reservados mantenidos durante enero pasado entre el ministro de Planificación, Julio de Vido, y el titular de una de las cuatro patronales, Hugo Biolcati, presidente de la SRA, que reúne a grandes productores.

Biolcati negó primero esos contactos, pero luego los admitió y reconoció que sus colegas de las entidades rurales no estaban al tanto de ellos porque eran "confidenciales" por pedido del Gobierno.

Además, afirmó que resultaron infructuosos porque el Ejecutivo se negó a discutir una bajada a los impuestos a las exportaciones de granos, eje del conflicto que estalló hace casi un año.

En una rueda de prensa, Biolcati dijo que el Gobierno "no tiene códigos" y que, si su intención era quebrar la unidad de las patronales, no lo logró.

En el seno de la Mesa de Enlace se hizo palpable que los contactos en privado que mantuvo Biolcati con un hombre fuerte del kirchnerismo, como es Julio de Vido, afectó la relación entre los presidentes rurales, quienes pese a todo salieron ayer a ratificar "la unidad" que presenta el nucleamiento.

El titular de la Sociedad Rural confirmó ayer ante las cámaras que los contactos con De Vido, que no hizo público por el pedido de "confidencialidad", fue escondido a sus pares de la Mesa de Enlace "hasta el pasado martes por la falta de avance y de voluntad" del gobierno para alcanzar un acuerdo con el sector.

El conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario estalló en marzo de 2008, cuando el Ejecutivo subió los impuestos a las exportaciones de granos.

Comentá la nota