Campillo: Santra Cruz "va honrar todos los compromisos asumidos”.

Con el fin de no tener sobresaltos. Así lo adelantó, en exclusiva, el ministro de Economía. Los ingresos provinciales han caído este mes, un 6% con respecto a enero 2008.
“Vamos a honrar los compromisos asumidos” dijo Campillo, al tiempo que pidió que “nadie se llame a engaño” ya que “no se puede repartir lo que no hay”. Con una alta cuota de realidad pero mostrando un fuerte optimismo de que, a pesar de todo, el 2009 puede ser un buen año “depende de nosotros”, el ministro de Economía, Juan Manuel Campillo, dialogó con la prensa, abordando el escenario económico provincial, actual y futuro, de Santa Cruz.

El ministro reconoció que la crisis que golpeó fuertemente a partir del último trimestre del año a Santa Cruz, “ya sabíamos, desde fines del 2007 que podría existir”, pero aclaró que no había, entonces, un deterioro de las cuentas fiscales que “nos alarmara” y se trabajó en mantener las cuentas estabilizadas para poder lograr cumplir con la pauta salarial, “que cerró bastante más alta de lo que estimábamos nosotros en un principio”.

Respecto del inicio del 2009, el panorama no se presenta alentador. “Los recursos están experimentando, en enero, una baja respecto del mes de diciembre, el cuál de por sí, no fue un mes bueno, a pesar de que, tradicionalmente, es un mes de alto consumo, ya que cerró un 1,8% arriba de noviembre, lo que es prácticamente a la par”.

Explicó que si se compara enero con diciembre, “nos encontramos un 7% abajo” y si se compara con enero del 2008, “es un 6% menor”, algo que marcó como “realmente preocupante” ya que “un 7% está muy cerca de los dos dígitos y eso en materia financiera es un fuerte indicador”.

Impacto

A pesar de la preocupación, Juan Manuel Campillo dejó claramente expresado que desde su cartera se están buscando las alternativas. “La preocupación hay que transformarla en acción”. Alertó que aún no se ha visto el impacto más fuerte de la crisis internacional, la que podría estar llegando “a mitad de año”.

“Habida cuenta de todo lo que está ocurriendo en estos momentos en Europa”, a lo que agregó “lo peor que podemos hacer es ignorar la realidad”.

En ese sentido, se tomó un minuto para hablar de las críticas formuladas por la oposición. “Acá no nos llamemos a engaño, como cuando los diputados opositores me querían explicar que no era que los ingresos míos estaban bajando, sino que estaban subiendo, o iban a subir. Necesitamos que nadie se llame a engaño en este sentido”.

Atrasos

Pese a la incertidumbre del futuro, Campillo buscó dejar en claro que el gobierno “va honrar todos los compromisos asumidos”. En ese punto se refirió al conflicto de la UOCRA y dijo “obviamente la gestión de los recursos en este momento no es la misma que un año atrás”.

Sobre el nivel de atrasos con los proveedores, algo que la propia Cámara de Comercio salió a plantear, Campillo sostuvo que “es muy variable” y que “hay casos puntuales de atrasos que yo los atribuyo más a la burocracia del Estado y a la inoperancia de algún que otro sector”. Aseguró que habló con los integrantes de la Cámara para saber el porqué de sus declaraciones, “me nombraron algunos casos puntuales y cuando los analizamos encontramos que había, digamos, trabas operativas en algunos estratos del Estado que de inmediato se resolvieron”.

El otro factor “que no puedo soslayar es que la gestión de las partidas financieras no es igual en un año de normalidad a la de un año en recesión; y nosotros, acabo de señalar, que estamos con una reducción de casi un 7% en nuestros ingresos corrientes”.

Puntales en baja

La economía de Santa Cruz se basa en tres puntales, “las regalías, la coparticipación nacional y la recaudación provincial”. Todos esos números están decreciendo.

“La tarea de la subsecretaría de Recursos Tributarios es faraónica” destacó el titular de Economía y explicó que se están focalizando en los controles de los principales contribuyentes” en la búsqueda de mejorar la recaudación.

Por otra parte la baja del precio internacional de casi todos los comodities “es menos divisas para la Nación, lo que implica una retracción en la economía que termina impactando en el impuesto a las ganancias o el IVA, lo cual se refleja en la coparticipación”.

“A la vez –siguió explicando Campillo- también la crisis hace que todo el mundo ponga luces de alerta en las inversiones o las demore o las postergue con un criterio de estricta prudencia y esa menor actividad impacta en los impuestos también, por eso es que yo digo, gestionar partidas en un contexto de crisis no es lo mismo que gestionar partidas en un contexto digamos de incremento”.

Respecto de esto, el funcionario aclaró que “este contexto de incertidumbre lo estamos encarando con mucha prudencia y el gobernador tiene en su escritorio una serie de medidas que, prontamente se van a materializar”.

Si bien no dejó trascender qué medidas son, Campillo aclaró que las mismas “fueron escritas sobre criterio de integridad, universalidad del gasto, prudencia en la administración y teniendo en cuenta la madre de todas estas virtudes: un presupuesto sano, lo que implica que Santa Cruz tiene que transitar sobre un sendero de previsibilidad”.

Presupuesto y salarios

Bajo este criterio fue demorado el presupuesto 2009. “Está prácticamente listo desde el mes de noviembre, y será remitido en la brevedad, pero el gobernador decidió demorarlo un poco, a los efectos de que esté lo más completo posible, ya que el presupuesto no es una ley menor, debe ser una ley completa”.

En ese presupuesto, obviamente estará reflejado el criterio de la pauta salarial, algo a lo que Campillo se refirió tangencialmente.

“Este año es de muchísima prudencia, entonces prácticamente con los niveles salariales que nosotros estamos teniendo, y con el contexto que acabo de reseñar, creo que la pregunta está respondida. Nosotros vamos a honrar los compromisos asumidos y no vamos a dejar de pagar los haberes nunca, pero tampoco podemos soñar imposibles y ponerlos en una ley menos” señaló.

Reconoció que la sociedad tiene demandas que deben ser resueltas y que en ese sentido “habrá que buscar un punto de contacto, pero no se puede repartir lo que no hay”, al tiempo que no dejó de reconocer que “tenemos toda la fuerza para resolver las cosas” y aclaró que “las normas que no estén o las leyes que no estén, las vamos a crear para poder atender no sólo la pauta salarial sino también los otros temas” como salud, educación y seguridad “y tampoco quiero olvidarme de la cultura o el deporte”.

Gestión eficiente

Para poder enfrentar un año de crisis, Juan Manuel Campillo asegura que se necesita “ser más operativos, más eficientes. Hay muchas cosas que se resuelven con gestión y no con dinero” destacó.

Criticó a los funcionarios que dicen “sin recursos no puedo” y dijo “yo le cambio el discurso, sin todos los recursos que creo que necesito… porque recursos hay” y destacó que “Santa Cruz no es una provincia pobre, yo cada vez que necesité recursos, salgo y los consigo”.

Auditorías a petroleras, a constructoras, a grandes contribuyentes, son algunas de las medidas que se han adoptado para mejorar la recaudación. “Para ello estamos modernizando la subsecretaría de Recursos Tributarios, estamos licitando el control de regalías hidrocarbu-ríferas, modificando el valor del canon en la pesca y la minería”.

En ese sentido, Campillo destacó que el impacto de la crisis llegó a todos los sectores, “pero sabemos que hacer y lo que no sabemos tenemos todos los asesores del país para preguntárselo, pero hay que hacerlo”.

Obra pública

En los últimos meses, los inconvenientes surgidos en las empresas constructoras que llevan adelante la obra pública provincial, pusieron en el tapete no sólo el problema de los atrasos en los pagos, sino también la falta de inicio de nuevas obras, algo que todo el sector de la construcción alertó.

Respecto de ese tema, el ministro aseguró que se concretará el plan de obras públicas tal como se lo proyectó este año.

Explicó que en el tema referido a los planes de viviendas “hemos postergado algunas licitaciones en el área del IDUV, porque Nación cambió la metodología de financiamiento”.

Ahora el 50% del financiamiento saldrá de un fideicomiso, el que deberá ser reembolsado por las provincias, “a través del recupero de las cuotas de las viviendas entregadas”.

En ese aspecto, Campillo resaltó que “la gente va a tener que pagar su vivienda, para que se puedan construir nuevas” y reconoció que el atraso es “grande, muy grande”.

Por ello adelantó a Prensa Libre que se proyecta realizar la cobranza a través del Banco Santa Cruz, teniendo en cuenta que la totalidad de los agentes públicos perciben sus haberes a través de dicha entidad. “Lo que no puede ocurrirnos ahora es que construyamos una casa y después no recuperemos el valor que tengamos que recuperar, porque estamos desfinanciando al sistema totalmente y pasa a ser injusto con el que todavía no tiene una vivienda”.

Así las cosas, Campillo ratificó el plan de obra pública priorizando áreas como “educación, salud, deportes y servicios públicos” son obras que ya cuentan con fuentes de financiamiento “que, obviamente, no es el tesoro provincial”, aclarando que las grandes obras, sobre todo las viales y los planes de viviendas son financiados por la Nación, con el nuevo sistema de fideicomiso, “o sea que hay que devolver el 50%” destacó.

Gasto burocrático

Campillo es un convencido que se debe buscar la eficiencia y bajar el gasto burocrático. “Yo creo que las gestiones públicas deben bajar el gasto burocrático, si usted se refiere al agujero negro, bajar el costo burocrático lo más que se puede, para poder volcarlo eso, por ejemplo, a salarios, porque yo digo no tenemos derecho a tirar dinero cuando podemos ponerlo en manos de todos nuestros trabajadores”.

Esa eficiencia también alcanza a la recaudación “si yo recaudo mal, no tengo perdón” y adelantó que se está trabajando en un plan de facilidades de pago, el cual aclaró “no es un plan de condonación, porque sino estoy siendo injusto con el que pagó, y va a ser un boomerang… dejo de pagar, total no me pasa nada, y dentro de 3, 4 , 5 años me sacan un plan de facilidades de pago, con un tasa de interés cero, y en treinta años, ese sería un pecado no una ley de facilidad de pago”.

Finalmente, el ministro señaló la necesidad de pensar “para adelante, porque nuestra gestión es un Gobierno que escucha” y recordó el mecanismo de concertación implementado al tiempo que reflexionó: “este año Santa Cruz va a vivir un año histórico en lo que es a modificaciones, entonces yo espero que, la gente acompañe todos estos cambios que se van a dar porque son cambios que hacen a la salud fiscal de Santa Cruz, y si somos saludables fiscalmente nos vamos a salvar de esta crisis y de cualquiera”.

Comentá la nota