Campillo aseguró que se trabaja para alcanzar el equilibrio presupuestario

Defendió la constitución del fideicomiso financiero. Planteó que será el único que se haga en un esquema que no puede ir más allá de los cinco años. Aseguró que con esta medida, más la reforma financiera del Estado, sumado a otras medidas que se están estudiando: "Vamos a volver a equilibrar presupuestariamente a la provincia" y destacó que "Santa Cruz es una provincia solvente" pero que la crisis "está golpeando fuerte".
El próximo lunes la Cámara de Diputados de la provincia tratará el convenio marco para la constitución de un fideicomiso financiero para el financiamiento del Estado provincial.

A poco de haberse conocido el proyecto, la oposición adelantó su posición negativa respecto de su aprobación y planteó varias dudas sobre la implicancia del mismo.

Ayer, desde el área de Prensa del Gobierno provincial se dieron a conocer declaraciones formuladas por el ministro de Economía, Juan Manuel Campillo, en las que se refiriere a la necesidad de financiamiento de la provincia y defiende su aprobación.

"Los números nos tienen que servir para explicar cosas" planteó y recordó que en el año 2008, pese a proyectarse un presupuesto equilibrado en su confección, hubo un "bache por cubrir de más de 900 millones de pesos, entre otras cosas, del paro petrolero que se produjo en Santa Cruz entre abril y mayo del año pasado, traducido luego en cortes de ruta y toma de yacimientos que no pudieron trabajar, que hizo que las petroleras, por razones de seguridad, interrumpan su funcionamiento. A esto se sumó una huelga de capitanes de ultramar que no permitió embarcar el petróleo y frenó la producción lo que impactó directamente en nuestros recursos. Si no hay producción de hidrocarburos la provincia percibe menos regalías, a su vez, los municipios perciben menos regalías porque son coparticipables" explica.

Pero sostiene que el paro petrolero no fue la única razón, aunque lo utilizó como ejemplo por "ser casi el principal componente de la recaudación tributaria provincial, ya que representa aproximadamente el 30 por ciento de nuestro presupuesto".

Campillo indica que "el presupuesto (2008) se ejecutó y el resultado que arrojó fue de 133 millones de pesos". Reconoce que la Ley de Responsabilidad Fiscal plantea que no puede haber déficit "pero la realidad fue esta" y recuerda que "no contábamos con una crisis que se instaló en todo el mundo a partir de mediados del año y que provocó que ya en el mes de septiembre tuviéramos que hablar de efectos, que sin dudas iban a ser negativos".

El titular de la cartera económica recuerda que los números para el presupuesto 2009 son similares a los del 2008, poco más de 5.600 millones de pesos, pero que a diferencia de aquel año, en el que se estimaban recursos por 4.729 millones en este sentido, este año los recursos disminuyeron a 3.635 millones de pesos.

Financiamiento

La Cámara de Diputados aprobó la ley de Presupuesto en la que se planteó la necesidad de financiamiento por 2.042 millones de pesos, de los cuales casi 200 son recursos nacionales de asignación específica.

A la hora de elaborar este presupuesto "no fuimos pesimistas ni optimistas, fuimos conservadores" dice Juan Manuel Campillo, al tiempo que asegura que "sabíamos que iba a ver una gran presión en lo salarial y que el Estado está continuamente en situación expansiva en cuanto a sus gastos porque cada vez hay más demanda".

Así se llega a la cifra de 1.844 millones de pesos por las cuales se salió a buscar el financiamiento.

La ley que será debatida el próximo lunes habla de dos operatorias paralelas y distintas.

Una de ellas es la reestructuración de 460 millones de pesos con el Banco Nación. Esa reestructuración consiste en transformar este monto que ya ha sido otorgado a la provincia en forma de adelantos transitorios en cuenta corriente, contra garantía de los fondos extrapresupuestarios "para los cuales la ley 2.790 nos autorizaba a utilizar de esa forma" explica el ministro a La Opinión Austral y transformarlos en una operatoria crediticia a cinco años contra garantía de hasta el 30% de la coparticipación federal, en la parte que le corresponde a la provincia. "Es decir que logramos condiciones más favorables" para la devolución del dinero.

La otra operatoria es el convenio marco del Fideicomiso Financiero con el Banco Santa Cruz, por 1.384 millones de pesos. Si bien el convenio dice que se podrá afectar en garantía hasta el 70% de las regalías hidrocarburíferas, desde la cartera económica, según pudo saber este diario, se piensa en una afectación real del orden del 50%. Esto quiere decir que el próximo año, la mitad de lo que ingrese por regalías irá al Fideicomiso y la otra parte al Tesoro provincial. Cabe acotar que lo que corresponde a los Municipios, por coparticipación de este concepto, es depositado en forma automática en sus cuentas.

El ministro Campillo sostiene que el formato de "fideicomiso" no es nuevo y que se usa "desde la época de la transformación del Banco Santa Cruz". Planteó que "es una herramienta muy importante de desendeudamiento, ya que es una persona jurídica que asume una función específica que es la de brindarle asistencia financiera al Gobierno" de tal manera que éste pueda cumplir con todas sus obligaciones.

A la consulta de La Opinión Austral sobre si debe esperar que en los presupuestos futuros se planteen nuevas operatorias de financiación como la planteada en este convenio marco, Campillo fue enfático al asegurar que "No. De ninguna manera, éste es el único fideicomiso que vamos a realizar".

Explicó que en el esquema de una profunda reforma financiera del Estado, junto a otras leyes que ya se han presentado más otras que tienen en preparación, "en dos años tenemos que volver a lograr el equilibrio presupuestario", aunque sostuvo que el esquema de financiamiento está planteado a cinco años.

Ante la duda de la oposición sobre el impacto en los presupuestos futuros de la afectación de las regalías en la constitución del Fideicomiso, Juan Manuel Campillo indicó que "si bien lo que recibamos adelantado ahora, después no lo vamos a recibir, lógicamente" se espera que los números se compensen a partir de las medidas que se tomen. Desde el Estado se apunta a mejorar en estos dos años, fuertemente los ingresos presupuestarios por aumento de la actividad económica, tanto en lo que hace al impacto de la ley de promoción industrial "que desde el jueves está en la Cámara de Diputados", como por la reactivación de la actividad hidrocarburífera. También por el efecto de la reforma financiera que permitirá eficientizar el gasto del Estado y por el impacto "de otras leyes que estamos terminando de dar los últimos detalles y que serán enviadas a la Cámara, en el mes de agosto" confió Juan Manuel Campillo a este diario.

Una de las leyes de las que habla Campillo es la ley de Administración Financiera del Estado, la que explicara en una entrevista reciente con este diario y por la cual se plantea un cambio administrativo muy importante, plasmados en el proyecto enviado a la Cámara en el que "una batería de medidas que le van a permitir al Gobierno tener un registro mucho más claro para la toma de decisiones".

"Planteamos además, con ese sistema que estamos aplicando con nuestro esfuerzo, ayudar a los municipios para que no gasten dinero en contrataciones y en cosas que ya están hechas. Por eso, desde el Estado Provincial nos capacitaremos, para que puedan poner en marcha esta nueva metodología" añadió.

El IDUV no escapará de la reforma financiera

La situación del IDUV es mirada con atención por parte el Ministerio de Economía. Si bien es un organismo descentralizado, la situación de repago de las viviendas entregadas es un tema que se mira con preocupación.

Al explicar las reformas que se deben hacer en el Estado provincial en la búsqueda de mayor eficiencia del recurso, Juan Manuel Campillo indicó que "este organismo no debe escapar a la reforma financiera del Estado. El año pasado, por pedido del gobernador Daniel Peralta, avanzamos en la realización de un censo para tener datos claros de la situación habitacional. En los últimos años en Santa Cruz se dieron soluciones habitacionales que rondan las 19 mil casas, pero nos encontrábamos con una situación donde menos de 5 mil estaban pagando sus cuotas".

"Esta realidad –continuó- hay que cambiarla porque no es justo con el que paga, ni con el que no tiene, menos justo es con el que quiere tener, porque estamos coartando la posibilidad de tener recursos para hacer nuevas viviendas. Vamos a conocer la realidad y vamos a exigir que se pague, adaptando la cuota a la realidad económica de cada familia, pero hay que pagar porque si no el que no tiene una casa nunca va a llegar a tenerla y porque nosotros tenemos que devolver la mitad a la Nación porque son fondos de los jubilados".

"Vamos a ser muy serios en esto y dentro de la reingeniería de gastos que el Estado hace, la gestión de la cobranza la va a hacer el Banco de Santa Cruz para obtener mejores servicios y ahorrar costos" concluyó.

Más de 50 mil sueldos estatales

El ministro de Economía explicó que "hay cincuenta mil sueldos entre pasivos y activos. De los 5 mil 600 millones de pesos que el Gobierno está erogando, 3 mil 932 son salarios. No podemos aumentar los salarios porque la situación es crítica y se va a seguir profundizando, pero se implementaron acciones por expresa decisión del gobernador Peralta, para los sectores que ganan hasta 5 mil pesos en bruto, a quienes se les ha modificado la escala de las asignaciones familiares, donde prácticamente se han duplicado algunos montos".

Campillo fue contundente al expresar que "se está haciendo un esfuerzo sobrehumano por corregir situaciones asimétricas y las asignaturas pendientes que todavía existen se van a ir atendiendo a medida que las circunstancias lo permitan". "Esa es la instrucción que hemos recibido del gobernador".

Comentá la nota