Campesinos denuncian a productores sojeros por la ocupación de tierras

El Grupo de Reflexión Rural Jujuy, denunció que empleados de los nuevos "barones de la soja" arremetieron contra familias campesinas que habitan tierras en la localidad de Palma Sola en el oriente jujeño.
Según la agrupación, "los títulos de propiedad perfectos que esgrimen quienes además son funcionarios nacionales y provinciales, pasan por encima de los derechos ancestrales y pretenden desalojar a los pocos campesinos que resisten en su tierra".

Señalaron además que "un día antes de fin de año una patota de empleados de una sociedad anónima que tiene títulos sobre 9.600 hectáreas de tierras, hasta hace poco consideradas fiscales, rompiendo las tranqueras pretendieron pasar sobre los pobladores agrediendo a toda una familia compuesta por dos ancianos de más de 80 años, sus hijos y nietos".

"Ellos iban armados en poderosas camionetas y golpearon a nuestra abuela campesina provocando la defensa de uno de sus hijos que disparó al aire para amedrentarlos", aseguraron.

Señalaron además que este tipo de hechos "se vienen sucediendo con pasmosa asiduidad desde que la provincia de Jujuy sancionó una Ley de Bosques Nativos en concordancia con la Nación y reglamentó, entre gallos y medianoches, un Plan de Ordenamiento Territorial en exclusiva funcionalidad de los grandes empresarios de la tierra y sin ningún tipo de consulta a la sociedad jujeña".

El Grupo remarca además que se desconoce la "vigencia de la Ley de asentamientos rurales y la certificación de desmontes ya promulgadas a nivel nacional pero que no tienen fuerza legal en estas provincias asoladas por los agronegocios y los gobiernos feudales que se reparten la tierra a su gusto y conveniencia".

Sostienen también que otras 10 familias del lugar "han pasado por todas las etapas del calvario desde que aparecieron las topadoras que desde hace dos años están desmontando miles de hectáreas y ya han sembrado soja transgénica hasta los límites mismos del pueblo nuevo de Palma Sola".

Denunciaron también que "las zonas de protección que marcaba el mapa de bosques del Plan de Ordenamiento Territorial, ya ha sido cambiado tres veces para facilitar los desmontes, es decir, se van achicando las zonas supuestamente protegidas según las apetencias de los agronegocios. Sabemos también que se están autorizando desmontes colosales (permisos de 1.000 hectáreas o más) sin ningún estudio de impacto, como marca la ley en vigencia. Todo ello forma parte de una concentración de la tierra y el poder nunca vista por los pobladores ancestrales, que se multiplica en los nuevos y preocupantes proyectos agroindustriales que azotan la provincia de Jujuy".

Comentá la nota