Campanaro, un funcionario con crédito

La empresa del secretario de Gestión Pública de La Plata se habría visto favorecida por un millonario crédito del Bapro. Campanaro también estaría vinculado con los negocios del Código de Planeamiento y con la distribución de la pauta oficial
En la Argentina, como en muchos países del mundo, no son pocos los empresarios que en algún momento de su vida deciden dedicarse a la política. Obviamente eso no constituye ningún delito. Pero el problema es cuando se utiliza, o se intenta utilizar, la función pública para favorecer a empresarios amigos o, lo que es peor, a compañías propias.

Una situación por demás llamativa se está dando en la Municipalidad de La Plata, donde el secretario de Gestión Pública, Jorge Alberto Campanaro -un bruerista de la primera hora-, presidiría la empresa Impreba SA, una compañía que edita periódicos.

Lo llamativo del asunto es que esta firma habría recibido el año pasado, cuando Campanaro ya se desempeñaba como funcionario en el municipio platense, un millonario crédito del Banco Provincia (un banco público) que, según pudo saber Hoy, ascendería a

$ 1.004.000. Lo preocupante es que, al momento recibir ese crédito, la empresa ya gozaba de otro préstamo que había sido otorgado por el Banco HSBC por $ 318.900.

Cualquier titular de una Pyme que haya intentado sacar un créditos de estas características en un banco público, en los últimos meses, sabe que el acceso se ha tornado muy complicado, y más después de que estallara la crisis de la hipotecas subprime en los Estados Unidos en septiembre de 2008. Pero eso no fue impedimento para que se le otorgue el crédito a la empresa de Campanaro en noviembre del año pasado. ¿Habrá habido algún tipo de tráfico de influencia para lograr semejante beneficio?

"Es cuanto menos llamativo que se le haya otorgado un crédito tan importante a la empresa de un funcionario municipal, y más cuando todavía no había terminado de pagar otro crédito considerable", reconocieron fuentes ligadas al Bapro consultadas por Hoy.

Según consta en el Boletín Oficial de la provincia de Buenos Aires, publicado el 28 de mayo de 2007, el actual secretario de Gestión Pública fue reelegido como titular de la compañía Impreba por el período de tres ejercicios en la Asamblea Ordinaria de 2006. El directorio también está conformado por Omar Rolando Panelli, como vicepresidente, y Omar Alfredo Yoffret como vocal.

Eso no es todo. Se ve que Campanaro es polifuncional, ya que también en los registros de la AFIP aparece como titular de la Distribuidora Malambo, que se dedica a la compra, venta, permuta, distribución, consignación, importación, exportación, y comercialización en

general de todo tipo de bienes muebles, inmuebles e intangibles. Se ve que su conocimiento en la materia le permite estar piloteando la reforma del Código de Planeamiento Urbano de La Plata, un negocio millonario que, tal como lo viene informando este diario, cuenta con la participación de un puñado de inmobiliarias y constructoras que se están reuniendo en un departamento privado de calle 65 nº 370 para definir una normativa a medida de sus propios intereses.

Entre otros puntos, el nuevo Código habilitaría subir el límite de pisos de 9 a 12 en los edificios que se construyan en la zona conformada por calle 1 a 19, y de 44 a 60. El afán por hacer negocios podría ocasionar un colapso en la red de servicios públicos.

Campanaro también está en la mira, a partir de una investigación realizada por Hoy el año pasado sobre la distribución de la pauta oficial del municipio platense. Sucede que en aquel entonces la empresa Impreba, que edita Diario Popular, también era integrante de un grupo periodístico con sede en La Plata al que el Poder Ejecutivo municipal destinó gran parte de su inversión publicitaria. Es decir, se estima que en los últimos meses se habrían destinado al menos 6 millones de pesos, que habrían tenido como destino periódicos vinculados con el funcionario del gabinete municipal.

Comentá la nota