Campaña violenta: Marín se recupera y el Gobierno no dice nada

Campaña violenta: Marín se recupera y el Gobierno no dice nada

ecobró la conciencia tras ser operado por la brutal agresión de un grupo de pegatineros que trabajan para el gobernador Urtubey.

No hubo nada. Ni detenidos pese a las denuncias; ni cámaras de seguridad que verifiquen el ataque. Las pericias se hicieron varias horas después del hecho y el Gobierno tomó distancia. No hubo declaraciones políticas al respecto.

Tras el brutal ataque que sufrió Carlos Marín por parte de un conocido grupo de pegatineros que trabajan para el gobernador Juan Manuel Urtubey, el exconcejal del Partido Renovador de Salta se recupera lentamente y su familia respira un poco más aliviada. "Está mejorando, poco a poco va saliendo adelante. Hoy está bastante lúcido. Gracias a Dios parece que todo salió bien en la operación", dijo ayer su hijo Omar, en diálogo con El Tribuno. 

Marín fue emboscado el jueves alrededor de las 3 de la mañana en la intersección de la colectora y la avenida Paraguay, en la rotonda de Villa Palacios. Allí un grupo de unas 30 personas atacaron al exedil y a otras tres personas, quienes trabajan en la campaña de Juan Carlos Romero y Alfredo Olmedo.

Según las víctimas y varios testigos, al menos se escucharon diez disparos además de que los atacantes arrojaron un sinnúmero de piedras contra Marín, su hermano Federico y dos personas más, que se movilizaban en una camioneta Amarok gris. El exconcejal del PRS, quien conducía el vehículo, recibió un fuerte golpe con una piedra que lo dejó inconsciente. El vehículo chocó contra el cordón cuneta y se detuvo. Inmediatamente sus acompañantes lograron sacarlo del asiento, lo ubicaron en la caja y se dirigieron a la guardia del hospital San Bernardo para que lo atendieran. El jueves a la mañana Marín fue operado de urgencia. Se le extrajeron astillas del cráneo y un coágulo. Los médicos decidieron entonces inducirle el coma farmacológico para que transitara las primeras postoperatorias.

Denuncia

Varias horas despues del ataque, la Policía relevó el lugar y elevó al fiscal N´12, Federico Jovanovich, el expediente. "Hoy (por ayer) estamos haciendo la denuncia en la comisaría de San Remo", contó Omar. Allí reiteraron lo que dijeron el jueves: la banda que los atacó es de los hermanos Chilo, quienes trabajan para la campaña de Urtubey, y en 2011 y 2013 también lo habían atacado a Marín.

"La Policía los protege"Omar Marín, el hijo del exconcejal herido durante una emboscada de pegatineros, volvió a quejarse ayer por la lenta actuación de la Policía en relación con el ataque a su padre."Recién esta mañana vieron a peritar la camioneta y vinieron porque los volvimos a llamar", remarcó.El jueves también había señalado que durante la brutal golpiza una patrulla que estaba a dos cuadras no intervino para detener la agresión. "La Policía los protege (a los hermanos Chilo)", es la queja de Omar y su familia.No hay imágenes del ataqueEl ministro de Seguridad de la provincia, Alejandro Cornejo D' Andrea, fue el único que intentó dar una respuesta política del caso.

Señaló que no hay imágenes de la agresión que sufrió el exconcejal Carlos Marín. En una entrevista por la radio AM840, el funcionario respondió que "en ese lugar no hay cámaras de seguridad" haciendo referencia a la colectora de Villa Palacios, sobre avenida Paraguay, a la altura de la pasarela de la Coca Cola.Lo extraño es que muy cerca de sitio, hace un tiempo, un hincha de San Lorenzo fue atacado ferozmente y sí hubo registros de ese incidente.No obstante el ministro insistió en que en esa zona de la ciudad no hay cámaras de seguridad.Tras condenar el hecho, D' Andrea señaló que se está viviendo una campaña muy virulenta que muestra el reflejo "de una violencia permanente que se ve en los carteles y en las frases de la campaña".

Coment� la nota