La campaña De Vido-Ishii para visitar a los intendentes

Después de conocerse los resultados electorales del domingo 28 de junio, el intendente de José C. Paz, que ahora goza de licencia, Mario Ishii anunció que se corría del Ejecutivo municipal para visitar los distritos, donde el oficialismo había realizado una fuerte inversión de obras, que luego no se tradujo en votos.
Es que el jefe comunal cree que "vendieron al jefe", apoyando la lista de Francisco De Narváez en sus localidades. Al haber hecha públicamente la denuncia de "traición", manifestó que comenzaría con la campaña.

"Tenemos que entender que si hay que salir a defender el modelo y ha ir a ver a los muchachos que se han portado mal, que han jugado a dos puntas, que revean la situación y que se pongan de un lado o del otro y salgan a jugar y hacer política como corresponde", advirtió Ishii.

Pero el intendente de José C. Paz tiene un copiloto en esta cruzada, que es nada más ni nada menos que el poderoso ministro de Planificación, Julio De Vido.

El funcionario nacional del riñón de Néstor Kirchner fue el que se puso la campaña electoral al hombre y recorrió los distritos del interior y del Gran Buenos Aires, asegurando inversiones en obras públicas millonarias.

De Vido tomó nota de los pedidos de los intendentes, y comenzó con la distribución de las obras, siempre y cuando mostraran lealtad con el ex presidente. Pero pasado el domingo de la derrota, Kirchner recomendó al ministro que se ponga al frente con Ishii para buscar a los traidores.

Tal fue la demostración de De Vido, que la semana pasada visitó el distrito del intendente con la excusa de asegurar las obras que se habían prometido en el lugar.

Acorralado por los periodistas, el funcionario dijo de Ishii: "Mario es un gran compañero, no es que nosotros lo necesitemos o él a nosotros. Es un gran compañero de militancia, tiene los mismos ideales que nosotros y lógicamente esta dispuestos a llevarlos adelante".

Las recorridas empezarán en los próximos días y uno de los lugares donde arribarán será La Plata. Es que el intendente de la capital provincial, Pablo Bruera, molestó al matrimonio presidencial con su campaña vecinalista, desfavoreciendo la lista de diputados nacionales.

Comentá la nota