"La campaña sucia"

En los últimos días pareció acentuarse, en el marco de la recta final de las elecciones, "el todo vale", con una campaña subida de tono, cuyo nivel de agresividad no se recuerda en la vida política de la Provincia.
Más allá de que por estos días la confrontación ha recrudecido, no puede perderse de vista que ya en las postrimetrías del año anterior desde estas mismas páginas expresamos un tono fuertemente crítico con la difusión de spots publicitarios, radiales y televisivos, que fueron acompañados por la insólita e inédita decisión de descontar la dieta a los legisladores por la utilización del recurso parlamentario de la falta de quórum, descuentos luego dejados sin efecto por los presidentes de ambas Cámaras, que terminaron por restituir la totalidad de los montos indebidamente retenidos.

A pocos días de una fecha que ya pareciera inexorable, los correntinos asisten al final de una campaña que no será bien recordada por los ciudadanos que aspiran a que, por sobre las lógicas diferencias de la política, prime el respeto entre circunstanciales adversarios que es el respeto al pueblo de Corrientes, hoy conmovido por lo que viene ocurriendo.

Hay cosas que no se hacen. Que no le hacen bien ni a la política, ni a los políticos. Cada vez que en esta Provincia se han roto los códigos y se han alterado las normas de la convivencia política, los resultados no han sido buenos.

Es bueno entonces que, desde estas páginas, aportemos a la racionalidad, al equilibrio y al respeto que debe primar y que exhortemos a todos los actores políticos a que contribuyan a poner la cuota de serenidad y madurez, mirando más allá del 4 de octubre, y del 10 de diciembre, en el marco de una compleja realidad que le tocará a quien triunfe en los comicios del domingo y asuma la responsabilidad de llevar a buen puerto el destino de la Provincia.

Comentá la nota