La campaña sucia gana terreno

Por D. Schurman.

Kirchner apura a Solá. Vinculan a De Narváez con la efedrina. Ocaña y la versión de que Hadad quiere forzar su salida.

Alguna vez Felipe Solá confesó en clave de broma que la mejor estrategia de un político en campaña es "hacerse el boludo". Pero Néstor Kirchner está decidido a quitarle ese recurso de marketing y demostrar que el desapego por lo institucional no es potestad del oficialismo.

¿Qué es lo que dicen por estas horas en Olivos? Si las encuestas no mienten, el 28 de junio el diputado obtendrá los votos necesarios para acceder a una nueva banca, ya como representante de la oposición.

A partir de entonces, Solá no podrá seguir jugando al distraído y tendrá que decidirse entre dos opciones susceptibles de reproche:

1) Renunciar al cargo de legislador que ostenta en la actualidad, y al que llegó de la mano del Frente para la Victoria. De esta manera, incumplirá un mandato para el que fue votado y estará obligado a dejar la banca a algún dirigente kirchnerista que lo acompañó en aquella boleta.

2) Mantener su actual banca –para no entregarla a los K– y ceder aquella que obtenga en junio al que le sigue en la lista de la boleta macrista. Así, reproducirá el cuestionado esquema de "candidatura testimonial" –o sea, presentarse para no asumir– con el único propósito de acumular poder para el espacio que representa.

¿Por qué Solá no renuncia a su banca para ser candidato? Sencillamente porque nadie ni nada lo obliga. "La ley no lo contempla. Lo que hay aquí es una riña ética muy importante ya sea que decida asumir o no asumir en su nueva banca", señaló Delia Ferreira Rubio, presidenta de Poder Ciudadano.

LOROS Y SCALEXTRIC. Aquel legado de Raúl Alfonsín sobre la necesidad de imprimir mayor diálogo, consenso y transparencia a la vida política fue apenas un amague.

El "caso Solá" que azuza Kirchner es un espejo de las desprolijidades del propio oficialismo. El manotazo para sumar a Daniel Scioli y los intendentes a las listas bonaerenses es una muestra palmaria del vale todo. Persiste una práctica de la clase política que por su irresponsabilidad ya estuvo en vilo en 2001 al son del "que se vayan todos".

Con la mira puesta en 2011, Kirchner pretende triunfar con más del 35% de los votos. A Scioli también lo embargan ambiciones personales. La eventual revalidación de sus pergaminos a través del voto popular lo invita a soñar con ser presidente. Claro, eso únicamente si el matrimonio profundiza su curva negativa.

El mandatario provincial hace especulaciones en base al éxito. ¿Pero nadie midió el riesgo que podría significar su derrota en las urnas? Se podría decir lo mismo de Kirchner, si de una buena vez se lo asume como el Presidente en las sombras. El flaco predicamento que tiene sobre el PJ será nulo si no vence en la provincia de Buenos Aires.

En un escenario perdidoso, la gobernabilidad de uno y la conducción del otro quedarían heridos de muerte.

Antes de que se aplicara el golpe de efecto de las "candidaturas testimoniales", en Olivos seguían tallando la idea del peligro que representa dar aire a Scioli. Ahora, con las encuestas en la mano, los acólitos del santacruceño dejaron de lado aquellos comentarios insidiosos sobre el Escalextric gigante que entretiene al gobernador o el loro parlanchín que adquirió Karina Rabolini. Saben que del mandatario dependerá la supervivencia del proyecto kirchnerista.

FEOS, SUCIOS Y MALOS. Solá es el blanco predilecto del Gobierno. Aunque esta semana, en Olivos, hubo un comentario comedido sobre Francisco de Narváez que erizó la piel de los presentes. Se dijo delante de Kirchner que "El Colombiano" –así lo llaman puertas adentro- podría aparecer mencionado en la causa judicial que se lleva adelante por el tráfico de efedrina.

Cierto o falso, producto de un delirio desenfrenado o de una estudiada operación política, la oportunidad no podrá ser menos propicia ya que no habrá otra lectura que la de una campaña sucia.

El enemigo no siempre está fuera. Jorge Macri fue víctima de una maniobra que se gestó dentro de las propias filas del PRO y que el afectado caratuló como extorsión. En el medio, la página web www.policiashonestos.tl.es –oportunamente levantada– informaba sobre un video que comprometía al primo de Mauricio en actividades non sanctas.

Se dijo que la pipa de la paz se logró esta semana una vez que el jefe de Gobierno porteño –a través de quien inició la intervención bonaerense el PRO, José Torillo– le ofreció a Jorge una candidatura a diputado provincial por la tercera sección electoral. Pero ese lugar estaba originalmente reservado para Néstor Grindetti. Y por eso el último martes hubo un fuerte cruce entre el ministro de Hacienda porteño y el ex titular de Boca.

La vicejefa de gobierno, Gabriela Michetti, no cree en la ingenuidad de las denuncias en su contra por la supuesta decisión de la Ciudad de no inspeccionar la empresa 5 a Sec que está a cargo de su hermana Silvia. Se trata de un tema que hace cuatro años que viene dando vueltas y que en las últimas semanas adquirió centimetraje en los medios.

En la vereda kirchnerista también avizoran conjuras. Graciela Ocaña no ve una pizca de inocencia en las periódicas críticas que el portal www.infobae.com le dedica a su gestión. Dengue mediante, considera que hay una fuerte operatoria del grupo de Daniel Hadad para desplazarla del Ministerio de Salud.

Portales de ocasión también abonaron a la teoría de un desembarco de Claudio Zin en esa cartera nacional, algo que el propio ministro de Salud bonaerense niega. La verosimilitud del dato la aporta la estrecha relación de Hadad con el médico que supo emplear como columnista televisivo en Canal 9.

El empresario de medios afines al Gobierno le restó crédito a cualquier especulación. En estos días su cabeza está abocada únicamente a terminar de decorar el piso que se compró en el edificio Continuum, en Miami, por la friolera de 6 millones de dólares. Tiene una vista imponente al South Beach, una playa desde donde algún distraído puede confundir a la Argentina con la película Feos, sucios y malos de Ettore Scola.

Comentá la nota