La campaña preventiva de lucha contra el dengue abarcó gran parte de los barrios .

La campaña preventiva contra el dengue abarcó ya a la gran mayoría de los barrios de esta capital, siendo el San Juan el último que recibió la visita de las brigadas sanitarias que realizan dicha tarea.
Con anterioridad al relevamiento realizado en el barrio San Juan, el trabajo preventivo llegó a los barrios Covifol, Guadalupe, Mariano Moreno, Bernardino Rivadavia, San José Obrero, Parque Industrial y Villa Hermosa.

Antes había llegado al San Francisco, San Miguel, San Pedro, San Martín, Don Bosco, Independencia, Itatí I y II y el San Isidro Labrador.

Como es de público conocimiento, en el marco de esta campaña se ejecutaron tareas de descacharrizado casa por casa, se ingresó a cada domicilio para colaborar con las familias en eliminar todo potencial reservorio del mosquito, explicando las medidas preventivas con folletos, entregando repelentes y también avanzando en otras acciones.

En algunos casos, sobre todo en barriadas de grandes extensiones, se llegan a disponer hasta más de un centenar de personas involucradas en las tareas, desde brigadistas a dirigentes vecinales y efectivos policiales, quienes junto a quienes trabajan en centros de salud, conjugan esfuerzos para seguir profundizando esta estrategia.

Se ratificó que esta serie de acciones de prevención en el marco de la campaña antivectorial que desde el lanzamiento del alerta sanitaria en el mes de enero en un marco de trabajo multisectorial continuará durante los meses venideros, más allá que de las bajas temperaturas que se dan en la época.

En conjunto

Incluso el Ministerio de Desarrollo Humano confirmó que esta serie de tareas continuarán de la misma manera, es decir en forma conjunta con los municipios, el personal de salud de los hospitales y centros de salud, la policía de cada localidad, docentes y dirigencia política unen tiempo y esfuerzo para realizar la importante acción de prevención y promoción de la salud.

Se esta realizando fumigación espacial, que debe hacerse en cuatro ciclos con una periodicidad semanal, sobre todo cuando hay circulación viral, como en el caso de los pises y provincias vecinas, en tanto que la domiciliaria debe ser una vez por año entre los meses de febrero hasta abril porque es en esta época donde se registra un pico de la población de mosquitos por las por las condiciones climáticas favorables.

Cada equipo conformado en los barrios realiza, fumigación domiciliarias, abatizado (colocar larvicidas en potenciales criaderos), entrega de folletos y concientización y personal de la municipalidad realiza el descacharrizado.

Por su parte, el departamento de Vectores proseguirá con el seguimiento y control sistemático en las gomerías, donde se fumiga y se abatiza, y en los lugares públicos como plazas, parques, entre otros.

Comentá la nota