La campaña, jugando como el bonus track.

Hablan de un acto institucional pero será también la oportunidad de mostrarse junto al matrimonio K, a dos meses de las urnas.
Aunque en el Gobierno resaltan un carácter institucional en la visita de Cristina, la presidenta llega justo en el inicio de la campaña (el calendario electoral fija desde el 29 de abril el comienzo de la que no es mediática y el 27 de mayo el de esta última) para las legislativas de junio. Pero en voz baja, en el giojismo cuentan con tener varias postales para la propaganda, con Néstor Kirchner incluido. De todos modos, José Luis Gioja dijo ayer que intentarán traer de nuevo a la primera mandataria a mediados de mayo, cuando se inaugure Los Caracoles, sin olvidar que más megaobras podrán servir de escenario como el nuevo Hospital Rawson en junio. Todo, antes del día de las urnas, el 28 de junio.

Coinciden en el PJ en que para hoy "no hay nada armado". En 2007 en la que fue la penúltima visita de ella, cuando Kirchner vino como presidente y Cristina como primera dama, hubo un momento especial para el proselitismo. Fue tras el acto de inauguración de la primera etapa del Centro Cívico, donde todos los candidatos -eran elecciones generales- pensaban sacarse la foto al lado del matrimonio presidencial. Pero la comitiva K, en su rauda agenda, sólo accedió a unas tomas rápidas antes de subir al avión y muchos postulantes, sobre todo a intendentes, no llegaron a tiempo. Era un momento clave, a dos meses de las elecciones provinciales y a cuatro de las nacionales.

Dentro de los escenarios "improvisados", cuentan como fuerte chance un posible desayuno con la Presidenta, cerca de las 9 en Casa de Gobierno, donde están invitados todos los diputados provinciales y los legisladores nacionales. Ahí entran en la nómina el diputado provincial, Daniel Tomas, y la diputada nacional Margarita Ferrá, quienes ocupan el primero y segundo lugar en la lista del Frente para la Victoria.

Una segunda chance serán las tablas donde se ubicará Cristina en la plaza seca del Centro Cívico para dar su discurso. Si hay mesa de autoridades, los legisladores estarán allí sentados. Por ejemplo, Tomas -que es presidente del bloque PJ- suele sentarse en las visitas presidenciales en la segunda fila, junto con los ministros y los legisladores nacionales, al igual que Ferrá.

De todas formas, cualquiera de los momentos al lado de la Presidenta juega como un perfecto afiche de campaña. Como aquel agosto hace dos años, cuando nadie hizo referencia a las elecciones provinciales y nacionales en los discursos, pero la foto de Gioja levantándole la mano a los Kirchner junto a Rubén Uñac en el escenario, valió más que mil palabras.

Comentá la nota