Campaña en las escuelas para prevenir el rebrote del dengue.

Lo adelantó el ministro de Salud. Se trabajará activamente con los municipios y con otras áreas del Gobierno. Buscan concientizar a la población que saque todos los elementos en los que acumulen agua limpia. Estimularán el uso de larvicidas.
Las escuelas serán el punto de partida esta semana de la campaña que pondrá en marcha el Gobierno para aminorar el rebrote del dengue, previsto para el verano. El Ministerio de Salud en conjunto con el de Educación elaborará un plan para que los docentes aborden en forma obligatoria la enfermedad. Así buscan que los alumnos actúen como agentes concientizadores en su familia para que las casas se desprendan de todos los elementos que puedan ser depósitos de agua limpia, donde se produce la larva del principal vector, el aedes aegypti.

La medida forma parte del racimo de acciones que acordaron los ministros de salud de todas las provincias con su par de la Nación, Juan Manzur. Fue el viernes durante una nueva reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA) en la que participó el titular de la cartera puntana, Julio Quevedo, y en la que también estuvo presente el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández. "Por primera todos los ministros nos pusimos de acuerdo en hacer un Plan Estratégico de Salud", dijo Quevedo a El Diario de la República.

Conscientes de que es el momento ideal del año para trabajar en la prevención del dengue, los ministros consensuaron la ejecución de tareas comunes en las provincias. "La prefase la estaríamos viviendo hasta fines de setiembre o mediados de octubre", precisó el funcionario local.

El principal objetivo de la campaña es lograr que las viviendas saquen a la calle los cacharros, tachos, cubiertas y todo aquello en lo que se junta o pueda acumular agua limpia. Por eso, el primer foco para llegar con la concientización serán los colegios de la provincia. Para aceitar el mecanismo Quevedo y el resto de los integrantes del Comité de Emergencia tienen previsto reunirse con autoridades de Educación.

"La idea es que el alumno le diga a la mamá que los floreros ya no deben tener agua, que hay que buscar las flores artificiales, que en los jardines hay que evitar todas las macetas que juntan agua y hay que cambiar el agua de las piletas permanentemente", explicó el ministro.

El Comité de Emergencia, integrado por los jefes de programas de Salud y representantes de la Penitenciaría, de la medicina asistencial privada y de todos los órganos que tengan que ver con alguna institución, también deberá ponerse en contacto y trabajar en conjunto con los ministerios de Medio Ambiente, Seguridad y los municipios. "Vamos a pedir a Seguridad que a través de la Policía también se pueda actuar en la concientización de sacar los cacharros afuera", anticipó.

La solicitud que le harán a la fuerza de seguridad es idéntica a la que plantearán a las Intendencias y comisionados municipales. "El objetivo -añadió- es que los jefes comunales nos ayuden a alentar a que la gente deje los cacharros en la calle. También que se encarguen de levantarlos y trasladarlos fuera del ejido urbano y que traten de destruirlos". Desde Salud creen que todos los frentes de concientización apuntarán a hacer un clic en las costumbres de quienes viven en los barrios periféricos de San Luis y Villa Mercedes. "En esos lugares la gente usa los tachitos para juntar flores, para hacer macetas y en realidad eso solo sirve para juntar las larvas de los mosquitos", aclaró.

Además desde Salud se estimulará el empleo de los larvicidas, unos fluidos muy eficaces para la fumigación casera, domiciliaria y también para los camiones que ingresan a la provincia por la ruta nacional Nº 7. Según Quevedo, hoy este tipo de líquido no está a la venta en los comercios, pero la Nación prometió abastecer a la provincia con todos los insumos.

Comentá la nota