La campaña se dirime en Tribunales: prefieren las denuncias al debate

La campaña se dirime en Tribunales: prefieren las denuncias al debate
De Narváez se pelea con Néstor y recusa hoy a Faggionatto, que lo citó a declarar por tráfico de efedrina. Kirchner reflotó una acusación por contrabando contra el Grupo Macri. Carrió y Morales fueron a la Corte para frenar las testimoniales. Scioli se despega de la judicialización.
La campaña electoral dejó de lado el debate de ideas y quedó definitivamente teñida por denuncias judiciales y mediáticas. Ayer mismo, en apenas un puñado de horas, Néstor Kirchner dijo que Mauricio Macri se salvó de ser investigado porque en los 90 no había justicia independiente; Francisco De Narváez aseguró que recusará a Federico Faggionatto Márquez y el PRO sumó ante el Consejo de la Magistratura un nuevo pedido de juicio político contra el juez de la efedrina por mal desempeño de sus funciones. Y el Acuerdo Cívico y Social llevó a la Corte su rechazo a las candidaturas testimoniales.

Kirchner arrancó la jornada pidiéndole a Macri "que no hable de justicia independiente cuando él fue absuelto por la Corte menemista por el contrabando de autos". El ex presidente respondió así a las críticas que el jefe de Gobierno porteño le hizo a Faggionatto Márquez, el juez que citó a declarar a De Narváez. A su vez, el empresario y diputado ya avisó que recusará al magistrado porque considera "obsceno" que lo cite a veinte días de las elecciones y adelantó que no declarará porque considera que eso es parte de un "show mediático". A propósito de ello, el titular del Consejo de la Magistratura, Luis María Bunge Campos, informó ayer que no podrá resolver antes de las elecciones la catarata de denuncias contra Faggionatto Márquez.

La judicialización de la campaña se extiende a Felipe Solá y Claudia Rucci, acompañantes de De Narváez. Solá dijo que lo quieren ensuciar involucrándolo en una causa por un blindaje irregular de patrulleros realizado hace 5 años. Y apuntó contra el juez platense César Melazo y el ministro de Justicia, Aníbal Fernández.

Por otro lado, Aníbal Martínez Soler, hijo de una víctima de la Triple A, acusó a Rucci de haber falseado datos para cobrar la indemnización del Estado como si su padre hubiera sido víctima de esa organización paraestatal cuando ella dice que lo mató Montoneros. Claro que las víctimas de la judicialización no son siempre dirigentes opositores. El candidato a diputado por el Acuerdo Cívico y Social Ricardo Gil Lavedra presentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema en rechazo a los fallos que avalaron las candidaturas testimoniales. El máximo tribunal ya avisó que no expedirá antes del 28 de junio.

La vocación de denuncia mediática también se reflejó en la crítica de Ricardo Alfonsín a Kirchner y De Narváez por la utilización de las encuestas como herramienta política.

Por otro lado, el aspirante a diputado por Proyecto Sur, Pino Solanas, hizo proselitismo filmando y denunciando el deterioro de los hospitales porteños. En el distrito hubo otros episodios vinculados a la judicialización de la campaña. El diputado del Acuerdo Cívico y Social Marcelo Meis presentó una acción de amparo contra la candidata del PRO, Gabriela Michetti, por la supuesta utilización de "recursos del Estado porteño para promocionar su candidatura". En tanto, el candidato a diputado nacional Aníbal Ibarra denunció al legislador y primer postulante de la lista del PRO porteño, Fernando de Andreis, por ejercer un "doble voto" –el suyo y el de algún compañero de banca ausente– en la sanción de al menos ocho normas en la Legislatura durante 2008.

Y hay más: el hijo de Hugo del Carril exigió a la justicia que el Frente para la Victoria no utilice la versión de la marcha "Los muchachos peronistas" que entonaba su padre. ¿La razón? Considera que Kirchner no es justicialista.

Pese a ello, y haciendo valer el título de presidente del PJ, el santacruceño intervino el peronismo catamarqueño. Lo hizo con el guiño del juez Ricardo Moreno, quien está en pareja con la hermana de Armando "Bombón" Mercado, ex esposo de Alicia Kirchner. El propósito fue quitarle el manejo partidario a Luis Barrionuevo, quien mantiene una fuerte prédica antikirchnerista.

LAS TESTIMONIALES LLEGARON A LA CORTE. El candidato a diputado nacional por el Acuerdo Cívico y Social Ricardo Gil Lavedra presentó ayer un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia en rechazo a los fallos que avalaron las candidaturas de Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa. "Nunca más a las truchadas", fue el pedido que realizó el jurista durante una conferencia de prensa que brindó en la sede del Comité Radical, donde también pidió que el Máximo Tribunal "se expida antes de las elecciones para que se dé certeza al acto eleccionario" del próximo 28 de junio.

La fuerza opositora presentó un primer reclamo ante el juez con competencia electoral Manuel Blanco por las postulaciones testimoniales y por el supuesto incumplimiento de los requisitos de residencia del ex presidente Néstor Kirchner en territorio bonaerense.

El juez platense rechazó los argumentos del radicalismo por lo que la fuerza opositora apeló ante la Cámara Nacional Electoral que, por dos votos contra uno, se expidió de manera favorable al oficialismo.

Comentá la nota