Por la campaña, el Congreso está paralizado desde hace un mes

Entre los temas demorados están la ley penal juvenil y la lucha contra el dengue
Una veintena de niños llega, con sus guardapolvos y sus caras de asombro, a las antiguas, impresionantes y... vacías instalaciones del Salón de los Pasos Perdidos. En otro espacio cercano se dictan conferencias y hay presentaciones de libros y actividades culturales, mientras asesores legislativos recorren los despoblados pasillos sin un trabajo concreto para cumplir.

Por obra y gracia de los comicios del 28 de junio, así está desde hace un mes el Congreso nacional: sin sesiones, sin reuniones de comisión, sin debates sobre urgentes asuntos que afligen a la ciudadanía.

La ley de responsabilidad penal juvenil, la conformación de la comisión bicameral de seguimiento de los fondos de la Anses y el debate legislativo de acciones contra el dengue son algunos de los temas centrales de la agenda que han sido aplazados sin fecha. En cada uno de esos casos, afirman los bloques opositores, hubo una razón del oficialismo que impidió el debate.

Más allá de las promesas de mayor actividad para esta semana (sesión en el Senado y reuniones de comisión en Diputados), este panorama ha sido una constante este año: los diputados kirchneristas se sentaron sólo dos veces en el recinto (la última fue el 19 de marzo), mientras que los senadores tuvieron cuatro sesiones (la última, el 15 de abril).

En ambos casos, la mayor preocupación fue aprobar el único proyecto que pareció interesar en serio al Gobierno durante los últimos meses: el adelantamiento de las elecciones legislativas, que de octubre pasaron a junio.

La semana pasada, ni siquiera las reuniones de comisión pudieron hacerse. En Diputados estaban anunciadas nueve y sólo se concretó un protocolar encuentro entre la Comisión de Modernización Parlamentaria y miembros de la Comisión de Ética del Parlamento de Indonesia.

En el Senado hubo menos suerte: desde el bloque kirchnerista, que encabeza Miguel Pichetto (FPV-Río Negro), se anunció una reunión de la Comisión de Presupuesto para tratar la indemnización a los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA. Ni el jefe de la comisión, el correntino Fabián Ríos, ni los 14 senadores que la integran llegaron a la cita. Lo curioso es que un día después, Ríos y Eric Calcagno, también kirchnerista, participaron de un acto en el Senado? con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

"A mí me cuesta juntar a los míos. Pero a ellos, muchísimo más", se sinceró la diputada y secretaria legislativa del bloque radical, Silvia Lemos (UCR-Mendoza), en referencia a los problemas del jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi (FPV-Santa Fe), para aglutinar a un bloque en franco desbande desde hace meses.

"No me busquen en el Congreso. Estoy de campaña. Me pasé dos años tratando de que el oficialismo diera quórum o debatiera temas importantes. Ahora hay elecciones", se enojó ante LA NACION el diputado Fernando Sánchez (Coalición Cívica), para explicar la inactividad parlamentaria. La oposición tuvo, al menos en los números, mayor disposición por concurrir al Congreso: efectuó tres sesiones especiales en minoría de diputados para debatir las retenciones a los granos y los paliativos para el dengue.

Cerca de Rossi afirman que juntar 129 diputados para debatir proyectos enviados por el Poder Ejecutivo puede ser un arma de doble filo. "La oposición nos está esperando para plantear el tema retenciones o criticar las políticas oficiales en el tema dengue. Pueden usar el Congreso de tribuna electoral", afirman desde la Cámara baja.

De hecho, hace unos meses la oposición logró reunir 108 diputados en el recinto de la Cámara baja para tratar un proyecto de ley de baja de las retenciones a la soja. Pero la iniciativa nunca pudo tratarse por falta de quórum, aunque el oficialismo temió por un momento que los opositores pudieran llegar con el número necesario de bancas para iniciar la sesión.

Ni siquiera proyectos que van en sintonía con el Gobierno son tratados con premura. La diputada Victoria Donda (Encuentro Popular-Buenos Aires) criticó al oficialismo por la falta de tratamiento de un proyecto para impedir que militares acusados por violaciones de los derechos humanos sean candidatos en las elecciones. La demora permitió al ex comisario Luis Abelardo Patti presentar lista desde la cárcel de Marcos Paz, donde se encuentra detenido.

A pesar de sus intenciones de acelerar el trabajo legislativo y de ir cada día a su despacho en el Senado al igual que el vicepresidente Julio Cobos, Pichetto tampoco puede mostrar resultados. "Espera instrucciones de la Casa Rosada que nunca llegan", explican desde el bloque peronista. A veces, las instrucciones llegan en momentos inadecuados: durante la última sesión, el 15 de abril, el jefe del bloque peronista debió pedir la postergación de un proyecto para declarar la emergencia sanitaria para combatir el dengue, un proyecto que estaba consensuado por los senadores y la ministra de Salud, Graciela Ocaña, que luego del papelón pospuso su visita al Congreso.

Para esta semana, los diputados oficialistas prometieron volver a las sesiones. El panorama no es alentador: nadie espera que el panorama cambie hasta después del 28 de junio, cuando quede claro el destino del Gobierno y de las principales fuerzas opositoras.

"¿ Diputado? Gracias por decirme así, porque creo que lo fui alguna vez", respondió a LA NACION y con ironía un diputado opositor enfrascado en la campaña bonaerense. El interés de oficialistas y opositores es, por estos días, acceder a una banca, aunque para ello haya que esperar varios meses con un Congreso solitario y vacío.

2 sesiones

En Diputados

* Los diputados oficialistas se sentaron sólo dos veces en el recinto en 2009 (la última fue el 19 de marzo), mientras que los senadores tuvieron cuatro sesiones.

* Proyecto clave. La aprobación legislativa del único proyecto que pareció preocupar al oficialismo en los últimos meses fue el adelantamiento de las elecciones.

108

Legisladores opositores

* La oposición llegó a ese número de bancas para tratar la baja de retenciones, pero no pudo sesionar por falta de quórum.

* Temas pendientes. La ley de responsabilidad penal juvenil; la conformación de la comisión bicameral de seguimiento de la Anses y el plan de lucha contra el dengue son temas aplazados.

Comentá la nota