La campaña comenzó

El calendario de un enero que parecía planchado se acaba y a medida que transcurren los días un clima de inicio de campaña política se olfatea en la capital bonaerense y la costa atlántica, donde el oficialismo local parece haber mudado prioritariamente sus slogans de campaña de cara a un 2011 para el que falta nada menos que un largo año y un par de meses más.
Es que a medida que se tensan con mayor fuerza los hilos que entre la administración del intendente Pablo Bruera y Nación, se intensifica el operativo de instalación pública del jefe comunal platense como un referente de rango provincial. Las pintadas Bruera- Massa –en referencia a otro de los intendentes rebeldes, Sergio Massa, de Tigre- ocupan cada vez mayores espacios tanto en la autovía 2 que conduce a la Costa Atlántica como en los balnearios que por estas horas visitan muchos de los ciudadanos platenses.

La estrategia de difusión del tándem, se sabe, es uno de los tantos síntomas del debilitamiento de los lazos de algunos jefes territoriales con el matrimonio K. Pero en el caso de Bruera, al parecer, la movida también incluye una vía libre para el ¿lanzamiento? como su posible sucesor en la administración local del presidente del Concejo Deliberante y por estas horas intendente interino Javier Pacharotti.

Si bien el joven titular del cuerpo deliberativo platense es resistido por algunos "brueristas de paladar negro", es mencionado como el nombre más potable para suceder a Bruera en la comuna. Por eso su slogan predilecto por el momento "Hay Equipo Pacha", que durante todo el 2009 adornó los frentes de muchos domicilios de la capital provincial también pudo verse en la Costa.

Mientras tanto, en los círculos políticos opositores de la ciudad, las voces de disconformidad por esta violación a las ordenanzas municipales –que prohíben la publicidad en la vía pública- y esta suerte de anticipo de campaña proselitista, ya comenzaron a hacerse oir.

Desde el bloque Unión Pro, dos de sus principales referentes como lo son en el ámbito de la Cámara de Diputados bonaerense Gonzalo Atanasof y en el Concejo José Arteaga, pusieron el grito en el cielo y advirtieron mediante declaraciones públicas la necesidad de respetar los tiempos políticos que corren.

No aclares que oscurece

Uno de los acontecimientos políticos que días atrás sacudió el tablero político nacional fue el cónclave que días atrás una veintena de diputados de la cámara Baja bonaerense tuvieron en la residencia alquilada en Pinamar por Horacio González.

La reunión, disfrazada en principio de protocolar y organizativa, como se supo y fue relejado por todos los medios gráficos nacionales, tuvo un marcado tono rebelde hacia la alicaída figura del ex presidente Néstor Kirchner, a quien muchos de los integrantes de ¿una nueva diputadora?, cuestionaron por su estilo de conducción alejado del consenso y proclive al autoritarismo.

Como se supo, una de las voces que más se hicieron oír fue la del titular del bloque k en el recinto, Raúl "cabezón" Pérez –otro de los platenses díscolos que acudió fue el diputado Gabriel Bruera, hermano del intendente-, sobre quien como informara oportunamente NOVA recayeron todas las miradas desde Olivos y Balcarce 50.

Ni lento ni perezoso, Pérez salió a desmentir la supuesta jugada desestabilizadora en un medio gráfico platense de orientación kirchnerista y dijo que se trató de "una operación de prensa" del diario Clarín, el matutino que publicó en tapa la reunión de la discordia.

La actividad legislativa vuelve en febrero

Se ratificó en estos día que casi con seguridad promediando la segunda quincena del mes de febrero el Concejo volvería a abrir sus puertas para tratar un paquete de temas que quedaron pendiente del ciclo legislativo anterior.

Como se sabe, la intención del oficialismo fue en un principio sesionar en enero, pero la ausencia de concejales en la ciudad y los teléfonos apagados hicieron que la posibilidad se frustre de un momento a otro.

Comentá la nota