La campaña cerró con polémica por la boleta del PJ.

La decisión judicial se basa en que Bermejo figura como candidato del Frente para la Victoria, que es la lista 504.
El justicialismo y el cobo-radicalismo no sólo serán los principales contendientes en la puja electoral del próximo domingo, sino que sus boletas terminarán siendo vecinas en el cuarto oscuro, junto con la de los demócratas.

Así lo dispuso la Cámara Electoral Nacional al ordenar que el PJ no ocupe su lugar habitual de primera lista a la izquierda del votante que ingresa al cuarto oscuro y deba desplazarse al final del mesón de boletas para ubicarse después de las del Frente Cívico Federal junto a todas sus colectoras.

El motivo es que las candidaturas de Adolfo Bermejo y Livia Sandez fueron presentadas sólo por el Frente para la Victoria (FpV), la agrupación creada por Néstor Kirchner que fue inscripta como lista 504.

Por lo tanto, las boletas del PJ aparecen siempre encabezadas por el tramo de senador nacional identificado con el FpV bajo el número 504 y luego aparece la identificación (en los tramos correspondientes a diputados nacional, legisladores provinciales y concejales) del PJ y la tradicional lista 2 (ver imagen de la boleta).

Lo mismo ocurre con todas las listas espejo y colectoras peronistas (que llevan los mismos candidatos para todos o algunos cargos, respectivamente), que son el Partido Intransigente, Partido Federal, Compromiso Popular, Polo Solidario Humanista y el ya mencionado FpV.

Por lo tanto, en el cuarto oscuro estarán las boletas del Partido Demócrata-Pro (502); Frente Cívico Federal (503) y Frente para la Victoria (504), seguidas por las FPV-PJ y las del resto de los aliados justicialistas (ver aparte).

Según explicaron las autoridades del PJ, la decisión de inscribir la fórmula así se tomó porque tras la reforma de 1994, la Constitución Nacional establece que "los senadores se eligen por partido", lo que expresamente prohíbe (sólo para senador nacional) tanto las listas espejo como las colectoras y así impide sumar los votos de un mismo candidato compartido por una o más fuerzas políticas.

En ese sentido existe jurisprudencia, porque en 2001 la Corte resolvió que el socialista Alfredo Bravo no podía ser senador por la Ciudad de Buenos Aires a pesar de haber obtenido mayor cantidad de votos (sumados en dos partidos) y dispuso que esa banca le correspondía al peronista Gustavo Béliz, a pesar de tener menos votos totales, pero más por partido que Bravo.

Una decisión similar se adoptó en 2003, cuando la Justicia dispuso que la peronista concertadora Marita Perceval fuera senadora en lugar de la radical Mariana Juri que sacó más votos pero en más de una lista.

En la caravana de cierre que hizo ayer el PJ por el Gran Mendoza, el asunto de la nueva ubicación de las boletas no pasó desapercibido. Luego de visitar Lavalle, Bermejo bajó de su auto en Independencia y Acceso Norte, para comenzar el recorrido por Las Heras y lo primero que preguntó a los suyos fue si la decisión de la Justicia era apelable. Cuando se enteró de que los tiempos se habían agotado, con visible cara de preocupación sostuvo: "Creo que no afectará porque la gente puede buscar por el apellido".

Algunos dirigentes del entorno del candidato a senador especularon sobre posibles posiciones de las boletas, pero se desalentaron cuando notaron que el número 504 encabezaría las boletas del PJ y de sus colectoras. Algunos peronistas cargaron contra el cobismo por esta situación.

"Tienen atrás la corporación judicial", lanzaron. Otros, en cambio, hicieron una autocrítica. "No nos supimos defender", susurraron.

De todas maneras, durante la caravana nadie mencionó públicamente el conflicto y el locutor que alentó a los vecinos a salir para saludar a los candidatos pidió el voto para la tradicional lista 2 sin más.

"El PJ competirá el domingo con la Lista 2 original. Únicamente se ha alterado el orden de la ubicación de la boleta en el cuarto oscuro", enfatizó ayer en conferencia de prensa el presidente del PJ, Juan Marchena. "Esta decisión no nos suma ni nos resta. Creer que vaya a incidir en el número de votos del justicialismo, sería menospreciar a la ciudadanía", manifestó.

En el cobismo, en tanto, se manifestaron conformes porque creen que la decisión judicial "va a evitar confusiones a la hora de votar", como dijo Juan Carlos Jaliff, presidente de Confe. Aunque también creen que esto no modificará el resultado de la elección, consideran positivo aparecer antes en la mesa de boletas y que el PJ y todas sus colectoras estén juntas.

Comentá la nota