La campaña del arándano acelera su final

La caída de los precios de la fruta en Estados Unidos llevó a que en muchos casos no sea rentable afrontar la exportación. Sólo pueden continuar aquellos productores que tienen costos muy competitivos y acuerdos comerciales especiales. Una seguidilla de situaciones adversas.
Las expectativas de que el sector productor y exportador de arándanos de nuestra provincia lograra revertir este año dos temporadas adversas, como lo fueron las de 2007 y 2008, parecen desplomarse sin remedio. Debido a los bajos precios del denominado blueberry en Estados Unidos, los productores anticiparon a LA GACETA que la cosecha de la fruta culminará en los próximos días, antes de lo previsto. Los exiguos márgenes de rentabilidad en el sector ocasionaron que exportar el arándano se haya vuelto muy riesgoso, en especial para aquellas partidas que pudieran ser objeto de rechazos por cuestiones de calidad, por ejemplo.

El presidente de la Cámara de Productores de Arándanos de Tucumán, Salvador Gallo, dijo que para buena parte de los productores la temporada llegó a su fin, porque la venta de la fruta no compensa los gastos de cosecha, empaque y flete. "La temporada dejó de ser rentable porque los precios se vinieron abajo", remarcó. Según el dirigente, al productor le está quedando en el bolsillo alrededor de U$S 2,5 por kilo, valor que no justifica seguir con la campaña. Tanto es así que en muchos casos la fruta se perderá en las propias plantas, sin que se las coseche.

La nueva crisis del sector arandanero tuvo su origen en la demora en el inicio de la cosecha, que debió postergarse más de 15 días debido a que los berries no presentaban condiciones de crecimiento ni de maduración, como consecuencia de las bajas temperaturas registradas en septiembre y en octubre. Para colmo, la cosecha luego sufrió interrupciones debido a los intensos calores de fines del mes pasado, que impidieron a los cosecheros ingresar a las quintas. Las altas temperaturas también dañaron buena parte de la fruta que aún estaba en las plantas. Más tarde, la actividad sufrió los efectos de la inasistencia de un 70% de los cosecheros, dado que comenzaron a implementarse los planes interzafra (según informó Francisco Estrada, vicepresidente de la Cámara de Productores de Arándanos de Tucumán). Y para rematar, las últimas lluvias obligaron a parar durante un par de días la cosecha.

Estrada dejó en claro que la campaña exportadora del blueberry aún no se terminó. "La fruta hoy tiene precios muy bajos, y solamente pueden seguir quienes tienen costos muy competitivos y acuerdos comerciales con precios razonables", subrayó. "Algunos están al límite y tendrán que cerrar sus campañas; pero no es el caso de todos", aclaró. Opinó que al menos hasta el 20 de este mes los precios de la fruta continuarán bajos, pero estimó que podrían mejorar un poco alrededor del 26, cuando en Estados Unidos se celebrará el "Día de acción de gracias", fecha en que crece el consumo de arándanos en ese país.

Las cifras

Fernando Martorell, del área de Comercio Exterior del Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP), reveló a LA GACETA que hasta el momento los vuelos directos con arándanos entre Tucumán y Miami, Estados Unidos, se desarrollaron sin inconvenientes. A través de los 13 vuelos que se realizaron hasta ahora, se exportaron casi 400.000 kilos de arándanos tucumanos, a los que se suman los volúmenes que salieron por el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires. Según Estrada, se envió al exterior el 50% del los algo más de 4 millones de kilos de blueberry que se preveían cosechar en la presente temporada. Además, se estima que se harán sólo unos cinco vuelos más a EEUU.

"En términos de volúmenes, la campaña es muy floja. Ha sido una temporada atípica, porque al inicio de la cosecha la fruta no se entregaba y se demoraban los vuelos. Entonces, se favorecieron con buenos precios los primeros embarques", añadió Estrada. "Ahora, los campos que tienen problemas de calidad o dificultades comerciales ya no pueden continuar", indicó.

Por su parte, el productor Luis Vallejo coincidió con que la campaña de arándanos no fue satisfactoria. "Es normal que los precios sean bajos para esta época del año. La etapa buena es anterior. La fruta que no se exporta queda en la planta. Antes se la mandaba a congelado, pero los precios de esta alternativa no justifican la cosecha", remató.

Enviar la fruta por barco es una opción

Los productores de arándanos de Tucumán coinciden en que la actividad sólo tiene posibilidades con costos competitivos. En esta línea, el productor Luis Vallejo comentó que en Chile optaron por exportar la fruta por vía marítima y no por aire - como se hace con buena parte de los berries de nuestra provincia-, justamente para reducir gastos de fletes.

Un sector con crisis recurrentes

Al inicio de la campaña exportadora de arándanos, ocurrida a mediados de octubre, el presidente de la Cámara de Productores de Arándanos de Tucumán, Salvador Gallo, había manifestado que el sector no estaba en condiciones de soportar otra temporada negativa, como lo fueron las de 2007 y 2008. En principio, la actual no sería mejor que las dos anteriores.

Comentá la nota