La campaña apuró definiciones y nuevas alianzas

Al PJ se le fue un legislador K, pero logró tres nuevos aliados. El ARI, con el juecismo
Con el inicio formal de la campaña política, en particular con la inscripción de las alianzas electorales, en las últimas horas se blanquearon algunos alineamientos partidarios que hasta hace poco actuaban de manera disimulada.

A la par, se aceleraron algunas decisiones políticas que ya están repercutiendo institucionalmente. Por ejemplo, en la Legislatura provincial, ayer se confirmó la creación de un nuevo bloque unipersonal que se denominará Frente para la Victoria y que integrará el legislador Pedro Ochoa Romero, hasta ayer miembro de la bancada oficialista. Como había anticipado este diario, Ochoa Romero, quien responde políticamente al funcionario kirchnerista Ricardo Jaime, se fue del oficialismo disconforme con la postulación de Eduardo Mondino a senador nacional.

El alejamiento de Ochoa Romero será aprovechado por la bancada mayoritaria para desprenderse formalmente del "resabio" kirchnerista que tiene en el nombre en virtud de la alianza que firmó para la elección provincial de 2007: Unión por Córdoba-Frente para la Victoria. Desde la semana próxima sólo utilizará el nombre de la coalición que creó José Manuel de la Sota.

Nuevos aliados formales. La inscripción de las alianzas partidarias en la Justicia Electoral Federal demostró, por ejemplo, que el PJ logró cooptar formalmente al partido Primero la Gente, cuyo fundador Sebastián García Díaz, quien supo hacer oposición al delasotismo, ahora es funcionario de Juan Schiaretti.

García Díaz, quien hasta ahora había sido candidato de Primero la Gente en todas las elecciones, no integrará las listas de Unión por Córdoba pero, al igual que los otros 16 partidos que integran Unión por Córdoba, intentará presentar una boleta con su sello con los candidatos del oficialismo.

Algo similar ocurrió con el partido Recrear, fundado por Ricardo López Murphy años atrás. Para las elecciones provinciales de 2007 conformó una sumatoria con la UCR y el ARI, y obtuvo una banca que hoy ocupa Raúl Albarracín. Este legislador rápidamente comenzó a apoyar todos los proyectos del oficialismo y, desde el lunes, pertenece a la coalición Unión por Córdoba.

Un recorrido inverso hizo la otra fuerza política que integró aquella sumatoria radical, el ARI (obtuvo una banca que ocupa Omar Ruiz), que ahora forma parte de la alianza juecista.

El salto político más grande es el que dio el poco conocido Movimiento Patriótico, que de conseguir una banca para José Villena, en 2007, a través de la sumatoria del Frente Cívico, se pasó ahora, formalmente, a la alianza oficialista.

Comentá la nota