La campaña agrícola 2009/2010 llega con un escenario más alentador

De cara a la próxima campaña agrícola, productores y analistas del sector se reunieron en el seminario Mundo Agro 2009 para analizar las perspectivas del sector.
Luego de un ciclo áspero, prevén que una mejor relación insumo-producto y un clima más amigable hacia la cosecha gruesa favorecerán una recuperación. Por lo pronto, se prevé que en el próximo ciclo se suba de nuevo un escalón para alcanzar las 80 millones de toneladas.

Las cartas comienzan a echarse y ya empieza a vislumbrarse el perfil de lo que será la campaña 2009/2010, tratando de dejar atrás el turbulento ciclo 2008/2009, con 60 millones de toneladas de producción, cifra que se alejó de los 100 millones que se supo producir.

Las esperanzas están cifradas en el próximo ciclo, aún cuando el financiamiento sea una posible limitante y aún la cautela sea una señal generalizada ante la incertidumbre política.

Una de las mayores expectativas está ligada a que se avisora mejor clima para la producción ya que expertos climatológicos aseguran la venida de un fenómeno El Niño, lo que significa lluvias para la cosecha gruesa. No así es el panorama para el trigo, que tuvo una caída histórica en el área de siembra por este factor y el conflicto político. Las otras señales positivas tiene que ver con el buen precio de los commodities y la baja en los insumos.

"Vamos a entrar en un año Niño, la relación costo-producto es favorable, la estructura anímica de la gente está intacta, falta el marco institucional", explicó Oscar Alvarado, presidente de la Asociación Argentina de Consorcios de Experimentación Agrícola (Aacrea). Y agregó: "Uno no valora el costo de la incertidumbre, somos una industria que invertimos mucho dinero por año".

Precisamente, se prevé que para la campaña que se avecine, el nivel de inversión oscile en los 13 millones de dólares, aunque Gustavo Oliverio, de la Fundación Producir Conservando aseguró que la limitante central pueda ser el financiamiento.

En ese sentido, Martín Díaz Zorita, de la Universidad de Buenos Aires (UBA) indicó que hay una fuerte reacomodamiento de la relación insumo-producto y que la campaña que se avecina es diferente a las anteriores. Sobre todo por el cambio en el costo de fertilizantes y la tierra.

Por eso, teniendo en cuenta que la campaña anterior se caracterizó, además de la profunda sequía, por el ajustado paquete tecnológico que utlizaron los productores, los especialistas opinaron que va a aumentar el uso de las tecnologías en función de los menores costos de los insumos.

Ricardo Hara, presidente de la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (Acta), indicó que la caída en los precios de los insumos oscilan en alrededor de un 70 por ciento en el caso del glifosato, que es el que más ha caído, un 30 por ciento en los arrendamiento mientras que en relación a los fungicidas y los herbicidas se han mantenido, aunque fueron los que menos había aumentado. "Esto genera gran impacto", afirmó el empresario.

Comentá la nota