"La campaña agrícola 2009/10 será record"

El titular del INTA considera que sin sequía, el alza de precios internacionales, la disminución del precio de los insumos y la caída en el costo de los arrendamientos configuran un escenario promisorio para la agricultura del país.
A contramano de los pronósticos catástrofe de los dirigentes de la Mesa de Enlace, el presidente del INTA, Carlos Paz, asegura que la próxima cosecha de granos será la mejor de los últimos siete años, tanto en volumen como en rentabilidad. En una entrevista con Página/12, apelando a datos del organismo oficial, de la Bolsa de Cereales y de entidades representativas de productores agropecuarios, Paz informa que, tomando en cuenta el alza de los precios internacionales, la reducción de los costos y el clima esperado, la rentabilidad de la soja llegará a 540 dólares la tonelada, una ganancia solamente superada en los primeros dos meses de 2008. La producción agraria total la estima en cerca de 100 millones de toneladas, la más alta de la historia de la actividad.

–¿Cuáles son las expectativas para la próxima campaña agrícola?

–Una vez superada la sequía, la campaña agrícola 2009/10 promete constituirse en la mejor de la historia del sector. El incremento en el precio de los principales commodities agrícolas en los últimos meses, la desaceleración en la evolución del precio de los insumos, la caída observada en los arrendamientos y las perspectivas climáticas favorables para la Pampa Húmeda a partir de la primavera de 2009 configuran un escenario promisorio para la agricultura del país.

–¿Qué evolución espera en los precios de granos?

–Las cotizaciones en el mercado argentino se han duplicado con respecto a las registradas en 2005 y han crecido en forma continua desde 2002, con excepción del descenso manifestado en la segunda mitad de 2008 por la explosión de la burbuja especulativa generada en el mercado de futuros de Estados Unidos a partir de la crisis. Según datos del último informe quincenal sobre el mercado de granos –con fecha de 15 de junio de 2009–, realizado por la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Pergamino del INTA, por cuarta semana consecutiva los precios de la soja en el mercado local han superado la barrera de 1000 pesos por tonelada. Y ante los recientes informes de la FAO sobre una creciente demanda de alimentos a nivel mundial, lo más seguro es que los precios sigan sostenidos o con tendencia alcista. Será difícil que registren retroceso, salvo cuestiones coyunturales puntuales.

–¿Qué está ocurriendo con los costos de producción?

–Los costos directos se han reducido en una magnitud cercana al 40 por ciento para cada cultivo en relación con la campaña anterior. En el informe de junio de 2009 "Indicadores de Coyuntura Agropecuaria" de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se consigna que los costos directos disminuyeron 37,9 por ciento para el maíz, 34,3 para la soja, 39,1 por ciento para el trigo y 36,4 por ciento para el girasol. Esos porcentajes surgen de la comparación con los valores de la campaña anterior.

–¿Y con los arrendamientos?

–El mercado de arrendamientos se ha desacelerado y la modalidad de pago ha mutado en una alta proporción del pago fijo por adelantado en dólares al pago en porcentaje a cosecha. En el Informe Agropecuario Mensual de junio de 2009, que elabora la Red de Información Agropecuaria Nacional (RIAN), departamento técnico del INTA, se destaca que "los valores que se manejan muestran una reducción aproximada del 30 al 60 por ciento respecto de la campaña anterior". Las cifras están oscilando en valores de 110 a 250 dólares por hectárea, dependiendo de la zona, ambiente y potencialidad del lote, mientras que en la campaña anterior este rango se encontraba de 200 a 330 dólares. Esas cifras también son compartidas por los analistas del sector. Según se publicó en la revista de junio de CREA, los "campos que en el año pasado se alquilaron en un rango de 10 a 12 quintales de soja por hectárea, este año se renovaron con un valor de entre 7 y 9 quintales".

–El sector, acusando baja previsibilidad en el escenario interno y tras el golpe de la sequía, dice estar obligado a reducir la producción.

–Creo que se trata de un comentario exagerado. Se esperan interesantes expectativas en los rindes. Por ejemplo, en el informe de la EEA Pergamino se consigna que, para niveles de rendimientos que se estiman entre 28 y 38 quintales por hectárea, el margen bruto de la soja se encuentra entre 350 y 541 dólares por tonelada.

–¿No hay peligro de que se extienda la sequía?

–No, las perspectivas climáticas son alentadoras para los cultivos de cosecha gruesa. Los pronósticos estacionales de lluvias que elaboramos en el Instituto de Clima y Agua del INTA muestran una situación de precipitaciones abundantes en la Pampa Húmeda a partir de agosto. En coincidencia con ese pronóstico, el informe "Perspectiva Agroclimática para la campaña 2009/2010", elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, destaca también que "a partir de mediados de la primavera, es posible que el desarrollo de El Niño y el gradual aumento de la radiación solar logren comenzar a normalizar el escenario agroclimático, permitiendo la activación de las precipitaciones". Además, las proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estiman para la Argentina una producción de soja 2009/10 de 51 millones de toneladas. Ese monto resulta de un área a cosechar de 18 millones de hectáreas y un rinde proyectado de 28,3 quintales por hectárea.

–¿Cuál es la estimación para el caso del trigo?

–Lamentablemente, la excepción al alentador panorama para la campaña 2009/10 lo constituye el cultivo de trigo, el cual se ha visto afectado seriamente por la sequía que se instaló en el país durante el último año. Esta situación climática generó que la superficie a implantar con trigo de todo tipo, a nivel nacional, fuera recalculada, estimando en forma transitoria 2.960.000 hectáreas. Y esto no lo dice un organismo oficial, sino que se publicó el 17 de junio en el "Panorama agrícola semanal", informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Es más, según el mismo documento, "si bien la superficie ocupada con el cereal no tiene un peso muy importante en el contexto nacional, las lluvias que vienen recibiendo el extremo nordeste de Santa Fe, además de mantener un buen ritmo en las coberturas y estado del cultivo, impulsaría un aumento de la extensión cultivada en esta región".

–¿Cuán importante sería ese incremento?

–No hablo de un marcado cambio, algunas lluvias registradas devolvieron cierta humedad sobre los perfiles del suelo y la brusca caída del precio de los arrendamientos y del valor de los fertilizantes en los últimos meses, posiblemente esté modificando la tendencia para el trigo. En este caso también hay opiniones similares provenientes del sector. Un comunicado de prensa emitido recientemente por la Asociación Civil Fertilizar sostiene que "han mejorado las condiciones para lograr una campaña de trigo rentable".

–¿Por qué?

–Uno de los principales aspectos positivos en este contexto se atribuye a la baja del precio de los fertilizantes, que ha ajustado la relación insumo producto a los niveles históricos. Pablo Pussetto, vicepresidente de esa entidad, enfatizó que "si se analizan los componentes económicos (margen bruto y precio al productor) de la campaña, y considerando la evolución del precio de los fertilizantes, que manifestó una caída del 39 por ciento desde enero de 2009, se puede estimar un crecimiento importante en la rentabilidad esperable del cultivo de trigo".

–¿Cuál es la estimación total para la campaña de granos 2009/10?

–La conjunción de factores alienta una producción record de casi 100 millones de toneladas de granos para la próxima campaña y también una mayor rentabilidad para la producción agrícola. Basándonos en todos los datos mencionados y chequeados por partida doble, entre estudios realizados por organismos privados referentes del sector y la información obtenida por diversos departamentos especializados del INTA, las variables enumeradas proponen un escenario alentador para la próxima campaña, con recuperación de la rentabilidad y la reincorporación del auténtico productor. En primer lugar, la siembra crecerá cerca del 10 por ciento en relación con la campaña 2008/09. En segundo término, los niveles de rentabilidad que proyectan serán superiores al promedio de los últimos años y, como factor distintivo, al haberse retirado de la escena parte de los operadores que especulaban con las ganancias extraordinarias del sector agropecuario, el actual escenario permite nuevamente la participación activa de los pequeños y medianos productores en el negocio agrícola. Vale aclarar que el contexto ficticio de precios exorbitantes generado por la especulación financiera en el mercado de futuros de Estados Unidos, con su correlato en arrendamientos de mercado impagables para pequeños y medianos productores locales –con algunos actores extrasectoriales–, llevó a una alta concentración en la producción agrícola nacional

Comentá la nota