Campamento de protesta de los despedidos de Kraft

Los 53 trabajadores suspendidos y despedidos de Kraft comenzaron a acampar frente al portón de entrada de la fábrica, en la localidad de Pacheco, a la espera de ser citados desde el Ministerio de Trabajo para una revisión "caso por caso" de su situación, tal como quedó definido en el acta que las partes firmaron hace diez días.
A la vez, el martes próximo habrá elecciones internas dentro de la fábrica, donde se pondrá a votación el mandato de los actuales delegados Ramón Bogado, Jorge Penayo, María Rosario, Antonio Alcadio y Javier Hermosilla. Los cinco están enfrentados a Rodolfo Daer, titular del Sindicato de la Alimentación.

César García, uno de los delegados despedidos, aseguró que mantendrán el reclamo pero "por el momento" no profundizarán la protesta con paros de actividades dentro de la fábrica o cortes de calles. "Hay que ir por etapas. Hemos logrado que la empresa reincorpore a 70 compañeros y se comprometa a no despedir más gente ni modificar las condiciones de trabajo", agregó García.

Ese acuerdo, firmado hace diez días en la sede de Trabajo, puso fin a un conflicto de dos meses, tras el despido de 156 operarios el 18 de agosto y la posterior suspensión de otros 36, tras el violento desalojo por parte de la Policía bonaerense, el 25 de septiembre.

El acuerdo fue firmado por la empresa, el Sindicato y tres de los delegados. Bogado y Hermosilla se negaron a suscribirlo. Según aseguró ayer García, "Bogado hizo una autocrítica y admitió que fue un error no firmar".

Comentá la nota