Camioneros volvió a bloquear la distribución de diarios y revistas

El reclamo fue por mejoras salariales y el traspaso de choferes y auxiliares a su gremio. No es la primera vez que el sindicato que conduce Hugo Moyano realiza este tipo de manifestación. Repudio de la oposición y de la Asociación de Entidades Periodísticas.
Trabajadores del gremio de los camioneros, que lidera el secretario general de la CGT Hugo Moyano, protestaron frente a las plantas distribuidoras de los diarios La Nación y Clarín, en el barrio porteño de Barracas.

El reclamo fue por mejoras salariales y el traspaso de choferes y auxiliares a su gremio. "Hasta que no los traspasen al convenio colectivo de los trabajadores camioneros vamos a seguir protestando y repitiendo esto todos los días", advirtió Luis Córdoba, uno de los dirigentes que encabezó la protesta.

La protesta en la planta de La Nación comenzó poco después de la 1, cuando unas veinte personas llegaron al lugar, sobre la calle Zepita, a bordo de varios vehículos. Llevaban banderas con la inscripción "Agrupación Evita, Moyano Conducción". En uno de los portones de acceso, intimidaron a uno de los guardias al grito de "Cerrá el portón que estamos de paro".

Recorrido

Los manifestantes no sólo se presentaron frente a las plantas de Clarín y La Nación. Se trasladaron luego a otras cuatro distribuidoras que funcionan en la zona y desde las que se coordina el reparto de diarios y revistas de Capital y el Gran Buenos Aires.

Se trata de las plantas Belgrano, Patricios y la Recova, además del centro distribuidor de revistas, todas situadas en un radio de 10 cuadras. La protesta, que produjo importantes demoras en la salida de los ejemplares, terminó poco después de las 6.

Desde la planta de La Nación se hicieron varias llamadas al 911, pero ningún policía se presentó en el lugar. Sí se vio un patrullero frente al centro distribuidor de revistas.

De la planta de Clarín, ubicada en Zepita 3220, sólo se habían podido enviar los ejemplares para el interior del país y los suplementos que habían sido distribuidos por la tarde. El grueso de los diarios estaba cargado en los camiones que no podían llegar a las distribuidoras que se encargan de repartirlas a los puestos de diarios.

En la puerta de El Mercado de Revistas había unas 100 personas con bombos, saltando y tomando alcohol. Había un patrullero, que desviaba el tránsito, y dos policías de custodia, que no intervinieron. Clarín hizo una denuncia policial en la comisaría 30º. Las empresas de distribución formularon una denuncia similar.

No es la primera vez que Moyano impulsa este tipo de protestas. En noviembre del año pasado, unos 200 trabajadores de su gremio bloquearon las plantas distribuidoras durante varias horas. En aquel caso, debió intervenir el Ministerio de Trabajo para que los camioneros levantaran la protesta (ver recuadro aparte).

Críticas

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) repudió ayer enérgicamente el bloqueo efectuado anoche por el sindicato de Camioneros a las distribuidoras de diarios y revistas en el barrio porteño de Barracas y consideró "institucionalmente grave" que se vulneren "derechos de terceros y garantías constitucionales de toda la sociedad".

En tanto, desde la oposición el titular de la Unión Cívica Radical (UCR), el senador jujeño Gerardo Morales sostuvo que el bloqueo "es una nueva muestra de la necesidad de control de los medios".

La presidente de la comisión de Libertad de Expresión de Diputados, Silvana Giudici, aseguró que "todo esto forma parte de un plan perfecto del Gobierno para eliminar el pensamiento crítico y la crítica periodística. Tal como ocurrió en otras oportunidades, se utiliza un reclamo sindical como pantalla. No se puede negar la conexión entre estos hechos y la necesidad del Gobierno de controlar lo que escriben los diarios".

También el jefe del bloque de Diputados de PRO, Federico Pinedo, afirmó que "ninguna cuestión interna de un sindicato puede justificar que se viole la libertad de prensa y el derecho del pueblo a la información".

Seguiría la medida

Una mañana sin diarios. A eso apunta la nueva protesta que anunció para la noche de ayer y la madrugada de hoy el Sindicato de Camioneros que preside el titular de la CGT y aliado al gobierno que preside Cristina Kirchner, Hugo Moyano, y lidera de hecho su hijo Pablo. Es la segunda medida similar que toma el gremio en menos de 24 horas.

Según anunció Pablo Moyano, los empleados de distribución que responden a su Sindicato intentarán bloquear desde la medianoche la circulación de Clarín, La Nación y otros diarios. Pasadas las 20, algunas distribuidoras ya tenían tachos de basura tirados obstruyendo las salidas de los camiones.

El vocero de Camioneros, Héctor "Yuyo" López, ratificó que el paro estaba confirmado y que sería "por tiempo indeterminado".

Detrás de una negociación gremial que apunta a afiliar a los choferes de las 6 cooperativas distribuidoras de diarios y revistas de Capital Federal y Gran Buenos Aires, se esconde una presión del sindicalismo kirchnerista contra medios críticos a la gestión del Gobierno. De las seis cooperativas, el moyanismo habría acordado con dos, pero no logra que las restantes cuatro acepten la presión sindical.

Como consecuencia de esa negativa, el paro frenaría la llegada de los diarios a sus lectores.

Una protesta que se repite

No es la primera vez que el gremio de Camioneros encara una protesta de estas características. El 13 de mayo de este año, impidieron el reparto de diarios y revistas, también en reclamo de un reencuadramiento sindical. Bloquearon las cooperativas Recova, Belgrano y Entre Ríos, según informó en ese momento la Sociedad de Distribuidores de Diarios, Revistas y Afines, que en un comunicado había repudiado "el atropello a la pluralidad informativa y a la libertad de prensa".

En noviembre del año pasado, camioneros de Moyano impidieron durante más de dos horas la salida de publicaciones de las plantas de La Nación y Clarín en reclamo de un reencuadramiento gremial. La medida fue levantada luego de la intervención del Gobierno y de una reunión en el Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, las distribuidoras de diarios y revistas no son las únicas que sufren este tipo de protesta del gremio. En mayo de este año, los camioneros bloquearon plantas de la empresa Papelera del Plata, en reclamo del encuadramiento sindical de los choferes que trabajaban en ellas.

También en mayo, el hijo del secretario de la CGT, Pablo Moyano, bloqueó un embarque de harina de trigo para exportar. En Campana, el barco Avenue Beauty esperó durante tres días la carga de 13.000 toneladas (valuadas en aproximadamente US$ 5 millones), para transportarla hasta Cuba.

En enero de este año, el gremio bloqueó la empresa Alimentar, que distribuye el Plan Vida bonaerense. El paro se levantó después de dos días: se desabasteció de leche a más de 200.000 familias del conurbano favorecidas con ese plan.

Comentá la nota