Los caminos porteños de Cleto

Los cobistas inscribirán el partido Consenso Federal en la comuna porteña con el objetivo de disputar las legislativas. Se diferencian de Carrió y de Macri y pretenden cerrar con el socialismo. El ex canciller Dante Caputo en la línea de largada.
“Nosotros no vamos a ir ni con Macri ni con la Coalición Cívica”, sentencian los hombres designados por el vicepresidente para armar su construcción política en la Ciudad de Buenos Aires. Sin eufemismos, el espacio que comanda Julio Cobos se prepara para hacer su desembarco en la Capital Federal. En febrero, al finalizar la feria judicial, inscribirán formalmente al partido Consenso Federal en el distrito y ya sueñan con convertirse en la tercera fuerza electoral. Descartaron de plano la posibilidad de compartir una lista con el candidato de Elisa Carrió, el economista Alfonso Prat Gay, y se alejaron de la administración PRO. Cerca del vice se imaginan una alianza con el socialismo de Hermes Binner y sus referentes porteños, Héctor Polino y Roy Cortina. El ex canciller Dante Caputo se afianza como el candidato a diputado nacional.

Los sectores políticos de la ciudad no terminarán de posicionarse hasta tanto el jefe de gobierno, Mauricio Macri, decida si va a desdoblar las elecciones. Desde el ConFe especulan que los comicios locales serán lo más alejados posible de los nacionales de octubre y en función de eso están trabajando. “Tenemos que aspirar a un 20 por ciento”, se entusiasma un integrante del ConFe local. Sin embargo, el vice no anunció todavía quiénes serán sus candidatos. A meses de las elecciones, las espadas porteñas del vice advierten que no tienen tiempo para instalar a un desconocido. Por eso anticipan que tendrán a un dirigente de trayectoria encabezando la lista, intercalado con militantes más jóvenes que mostrarán la “renovación política”.

Con esas definiciones, Caputo sigue acumulando fichas a su favor. “Es un referente político para todos nosotros”, comentan en las oficinas del vice. De todas maneras, Cobos no tiene muchos hombres que estén dispuestos a dar la batalla en un terreno que no le será amistoso. Consciente de eso, Caputo todavía muestra reparos para postularse. Lejos de ese lugar están los radicales como el capocómico Nito Artaza, que se muestra cercano al vicepresidente y pugna por su vuelta a la UCR.

El otro dirigente que asomaba como postulante es el ex senador Rodolfo Terragno, pero él mismo descartó esa posibilidad. Terragno mantuvo reuniones con Carrió y Cobos la semana pasada pero luego aseguró que no participará por cargos electivos sino que trabajará por “la construcción de un proyecto nacional” que unifique a la oposición.

En las oficinas de Cobos tienen claro que el vice no puede dejar librado al azar un distrito como la Capital. Por su repercusión en el resto del país lo ubican segundo en importancia, junto a la provincia de Buenos Aires y por debajo de Mendoza, tierra natal del vice. Una estrategia posible es buscar un acuerdo con los socialistas y en ese plan la figura de Caputo acumula más chances.

En el PS reconocen la buena relación con el ex canciller y recuerdan que se afilió a ese partido cuando se fue de la UCR. Igualmente, la tarea no será fácil porque los socialistas están convencidos de que solos pueden hacer una muy buena elección. Ya anunciaron que Héctor Polino irá por la banca de diputado nacional, Roy Cortina por la de legislador y aclararon que no están dispuestos a conceder esas definiciones. “Cobos va a terminar cerrando con la UCR y nosotros en ese juego no vamos a estar porque el oficialismo del radicalismo está absolutamente jugado con Carrió”, analiza un socialista.

Mientras la relación Cobos-UCR no se resuelva en Mendoza, los cobistas porteños condicionan la confluencia electoral con el radicalismo al acercamiento que éste tenga con la Coalición Cívica. “Dependerá de ellos”, aseguran, manifestando el rechazo a la figura de Prat Gay. En cambio, elogian la tarea del legislador ligado a la CTA Martín Hourest, entre algunos de los nombres que integran el espacio progresista porteño, con quienes no descartan dialogar más adelante.

Más allá de que el ex jefe de gobierno Jorge Telerman se desmarcó del kirchnerismo en los últimos tiempos y anticipó que será de la partida en las legislativas sin la venia del gobierno nacional, en el ConFe desconfían de su postura. Lo ven como un candidato que se ubicó en la vereda de enfrente del kirchnerismo más por especulación política que por convicción. Un acercamiento a su figura podría darse sólo si perciben que se revierte esa situación.

Comentá la nota