El camino del rebote de la economía

Un relevamiento de variables clave de la economía, con datos elaborados por el sector privado, revelan que en abril comenzó el repunte. Según esos indicadores, la caída del último trimestre del año pasado y el primero de éste habría quedado atrás.
La economía comenzó a rebotar desde el piso que tocó en febrero. A partir de marzo, pero fundamentalmente en abril y mayo, los principales indicadores de actividad muestran signos positivos con respecto a los meses anteriores. Página/12 realizó un relevamiento de estos datos con registros tomados de entes privados que representan a cada sector. En marzo despegó la construcción, una de las actividades con mayor incidencia en el PBI y en la creación de puestos de trabajo; en ese mes también comenzó a crecer el transporte de pasajeros, otro indicador del aumento del empleo. En marzo subieron con respecto a febrero las ventas de supermercados, centros de compras, depósitos y préstamos al sector privado, las exportaciones y la recaudación de IVA, un dato clave de la evolución del consumo. Todas estas alzas se repitieron en abril, el último mes del que se conocen registros de estos indicadores. En ese mes repuntó otro sector clave de la economía: la venta de automotores. Y en mayo también la producción. En abril también volvió a crecer el consumo eléctrico, un registro que revela la recuperación del aparato productivo.

La economía nacional comenzó a desacelerarse a fines de septiembre de 2008 y mostró los primeros signos de reactivación en marzo pasado. Las razones que da el Gobierno del rápido rebote difieren de las de los analistas privados. Según un informe elaborado por el grupo productivo –compuesto por miembros de varios ministerios– que recibió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner esta semana, la base de la recuperación de la actividad fue el consumo privado, que representa el 48 por ciento del Producto Bruto Interno. Según el informe, los aumentos de salarios y jubilaciones elevaron la masa salarial, aun con la pérdida de empleos que se dio en el último trimestre del año pasado y el primero de 2009. Este incremento en un momento de baja inflación permitió sostener y luego aumentar el consumo interno privado. A esto se sumó el alza del gasto público. La caída de ese semestre –sigue el informe– se debió a la baja de las exportaciones y, fundamentalmente, a las reducciones de stock realizadas por las empresas, que esperaban un nivel de actividad más bajo y más extendido en el tiempo. Un reciente informe de la Fundación Mediterránea señala que el consumo se mantuvo gracias a las ofertas realizadas por empresas y supermercados y que el rebote de la producción durará poco, porque se debe sólo a que la industria terminó de reducir sus stocks.

En los países desarrollados están siguiendo los indicadores económicos día por día, para verificar la evolución de la crisis con la mayor precisión posible. Todos están atentos a en qué momento vuelven a crecer. En Argentina la mayoría de los medios de comunicación dan a conocer los datos económicos comparándolos con los registros del mismo mes de 2008. Así, todavía se divulgan datos negativos. La desconfianza que ha generado el Indec sobre la veracidad de sus datos es otro obstáculo para el seguimiento de la economía. Página/12 realizó un relevamiento de los 10 indicadores más importantes de la actividad tomándolos de los entes privados que representan a cada sector y los muestra en su evolución mensual (ver cuadro).

IVA

Los registros de la AFIP indican que en abril la recaudación de IVA interno creció un 4,1 por ciento con respecto a marzo; en mayo volvió a incrementarse en un 2,1 por ciento. Dado que la inflación actual está muy lejos de esos registros y que es poco probable que haya mejorado el nivel de cumplimiento tributario en el actual contexto, esos aumentos dan una idea bastante precisa de que el consumo interno se incrementó en los últimos dos meses.

Construcción

El Indicador de Actividad de la Construcción, elaborado por la cámara del sector, subió un 0,5 por ciento en marzo y un 3,0 por ciento en abril. Esta evolución estuvo fuertemente impulsada por el sector público que, según datos de la Secretaría de Obras Públicas, durante el primer cuatrimestre invirtió 37.300 millones de pesos. El repunte dio como resultado un aumento en el empleo del sector. Según el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), la cantidad de puestos de trabajo creció un 0,3 por ciento en marzo y un 1,1 por ciento en abril.

Automotor

Uno de los sectores que más había sentido la crisis económica comenzó a revertir su tendencia en abril, mes en que las ventas crecieron un 6,6 por ciento con respecto a marzo; en mayo volvieron a subir un 3,4 por ciento. Una alta fuente del sector confesó a Página/12 que "las reducciones de stock de los últimos meses, en algunos casos, habían sido exageradas". En mayo comenzaron a reacomodarse: según datos de Adefa, la cámara de terminales automotrices, la producción del último mes mostró un incremento del 14,8 por ciento con respecto a abril.

Exportaciones

Luego de la fuerte caída registrada en noviembre y diciembre de 2008, las ventas externas vienen creciendo desde enero. Ese mes se despacharon 3730 millones de dólares al extranjero; en mayo salieron 5138 millones de dólares, una cifra cercana al promedio del año pasado. El mayor salto se dio el mes pasado, con una suba del 21 por ciento con respecto a abril.

Transporte de pasajeros

Los registros de la Cámara Empresaria del Transporte señalan que ya van dos meses consecutivos de crecimiento del sector. En marzo se transportó un 3,0 por ciento más de pasajeros que en febrero; en mayo la cantidad volvió a crecer un 3,3 por ciento. Los especialistas señalan que es un indicador certero del crecimiento del empleo, ya que aproximadamente el 85 por ciento de los transportados son personas que utilizan el servicio para viajar a sus trabajos.

Consumo eléctrico

Casi el 80 por ciento de la electricidad que se consume en el país tiene como destino el aparato productivo: tanto la producción de bienes como los servicios. Según datos de la fundación privada Fundelec, en abril el consumo eléctrico creció un 1,9 por ciento y en mayo un 4,8 por ciento.

Supermercados

La venta en los supermercados fue el indicador que menos sufrió la caída de la actividad. Según la cámara que los agrupa, mantuvieron su facturación durante los primeros meses del año y en abril registraron un fuerte aumento del 10,2 por ciento con respecto a marzo. En abril volvieron a crecer un 2,3 por ciento. Aproximadamente la mitad de sus ventas se concentra en alimentos, un rubro de baja elasticidad frente a períodos de caída de la actividad. Por otra parte, los altos márgenes de utilidad con que trabajan las empresas productoras y los supermercados les permitieron ofrecer importantes descuentos para mantener los volúmenes de venta.

Centros de compras

La indumentaria tiene una fuerte participación en la facturación de los shoppings. Este sector, como en otros períodos de crisis, sintió fuerte el cimbronazo durante casi seis meses. En marzo las ventas en los centros de compras tuvieron una fuerte reacción, al registrar un incremento del 17,2 por ciento; en abril la facturación creció otro 6,5 por ciento.

Préstamos al sector privado

Aunque en Argentina la mayoría de las empresas y los consumidores operan de contado o, por lo menos, con capital propio, la evolución del crédito es un dato utilizado por los economistas para estimar el nivel de actividad y la confianza en el futuro económico. Según datos del Banco Central, en abril los préstamos al sector privado crecieron un 0,7 por ciento y en mayo otro 0,4 por ciento.

Depósitos del sector privado

El ahorro es un indicador que participa en la conformación del PBI y es, también, un dato que mide la confianza en el futuro de la economía. En abril los depósitos del sector privado aumentaron un 0,4 por ciento. En el caso de las empresas ese registro alcanzó un incremento del 1,5 por ciento. En mayo el total de depósitos privados volvió a crecer un 0,9 por ciento.

Comentá la nota