Camino al 2009 Otro bloque opositor, al borde de la ruptura en el Concejo Deliberante

Es la bancada de Unión Pro. Sus integrantes todavía están juntos, pero trabajan por separado. Se debe a la disolución de la alianza entre el macrismo provincial y De Narváez. Podrían anunciar la división.

Aunque ambos integrantes de la bancada de Unión Pro en el Concejo Deliberante coinciden en definir como cordial la relación que mantienen, todo parece señalar que el bloque marcha inexorablemente hacia la división.

La bancada conformada desde hace casi un año se sostiene hoy solamente por la voluntad de sus dos miembros, el macrista Marcelo Criniti y el denarvaísta Diego Ranieli. Es que la alianza entre los espacios provinciales a los que cada uno responde está terminada o, al menos, congelada.

"Acá no tenemos diferencias personales, pero si lo que se decide desde arriba es que hay que separar el bloque, entonces se hará y se anunciará formalmente", reconoció Criniti en diálogo con El Diario.En este caso, las diferencias de criterios políticos y hasta de proyecciones personales baja desde las principales figuras provinciales de la alianza: Jorge Macri, presidente del Pro bonaerense y primo del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri y el diputado nacional Francisco De Narváez.

"Hay una puja de intereses que viene desde arriba. Hay que ver si es definitivo o no", analizó Criniti.

El concejal dejó entrever que la alianza podría reflotarse en el 2011, si es que las principales figuras juegan roles distintos, para los que se están preparando: Mauricio Macri como candidato a la presidencia y De Narváez a la gobernación.

De todos modos, ese mismo escenario contiene otro dato: las chances de reflotar la unión para el año que viene son, a esta altura casi nulas.

Problema de origen

La alianza entre macristas y denarvaístas no había nacido de la mejor manera. Se cerró en un acuerdo de cúpulas entre las estructuras provinciales de ambos partidos. Fue justo al filo del cierre de listas 2007, lo que dejó muchos heridos en el distrito, donde ambas fuerzas trabajaban separadas, cada una con sus precandidatos.

La decisión dejó una huella más profunda entre los macristas, que fueron los menos beneficiados con el acuerdo, ya que el candidato a la intendencia y el primer lugar de la lista de concejales fueron para dos denarvaístas: Roberto Rimoldi Fraga y Diego Ranieli, respectivamente.

Eso se tradujo en una campaña descordinada, con poco diálogo entre los dos sectores. Pero tuvo un premio impensado por muchos: dos bancas en el Concejo, arrastre de una buena elección provincial.

"Esperemos que esta vez las cosas se encaren distinto, que no sea el mismo papelón del 2007, cuando se cambió de candidato cada tres minutos y cerró la alianza a último momento. Hay que mejorar la calidad del armado", reconoció Criniti.

Para eso, el macrismo volvió de a poco a recorrer el territorio de Pilar en busca de reactivar las adhesiones que había sabido conseguir para sacarle el polvo a lo que queda de las estructuras luego del reparto de bienes con los ex socios denarvaístas.

"En lo territorial trabajamos separados (con Ranieli) y en lo legislativo también. Nunca hicimos proyectos juntos, aunque apoyamos los del otro", señaló Criniti, que reconoció varias votaciones divididas.

Así, mientras mantienen las apariencias del matrimonio político pese a la muerte de lo que alguna vez los había unido, denarvaístas y macristas ya se disputan la tenencia de algunos aliados: mientras Criniti asegura tener buen diálogo con sectores duhaldistas y gremios disidentes -dos patas de apoyo del denarvaísmo- Ranieli mantiene fluidos contactos con algunas agrupaciones barriales que supieron nutrir de punteros y estructuras locales a los macristas.

Oposición

El síndrome del bloque unipersonal

En los últimos años, no hubo partido opositor que pudiera escaparle al síndrome de la división dentro del Concejo Deliberante de Pilar. Bloques que se escinden en varias bancadas para formar otras unipersonales o que hasta se pasan en conjunto al oficialismo, como el caso del Frepobo en el 2004. Actualmente, el Concejo tiene seis bloques y está a punto de dividirse en siete, cuando todos sus miembros fueron electos por sólo cuatro fuerzas políticas. Los dos ediles del Paufe integran bancadas separadas, igual que las dos de la Coalición Cívica lo que, junto al oficialismo -el único que pese a las enormes diferencias internas no se fractura- suman cinco bloques. Así, son seis con el de Unión Pro que, más allá del deseo de sus dos integrantes, está cerca de partirse en dos.

Candidato se ofrece

Hace tiempo que el abogado Roberto Damboriana tiene ganas de meterse en política. Ya lo intentó el año pasado cuando estuvo a un paso de convertirse en candidato a la intendencia por el macrismo, lugar que finalmente le fue negado en un acuerdo de cúpulas. Ahora, el mediático abogado está consiguiendo otro lugar bajo el sol, de la mano del Paufe, a cuyas filas se está integrando.

Comentá la nota