Camelidos Proyecto favorece a sector ganadero

El bloque de diputados de la UCR promueve un proyecto de ley para implementar un plan de manejo sustentable de esquila de vicuña en estado silvestre, que ofrecerá una alternativa a la economía de la quebrada y puna al tiempo que favorecerá la conservación de la especie.
El objetivo es que lo campesinos puedan llevar adelante la esquila en vivo de los animales silvestres con apoyo técnico de organismos oficiales, comercializar la fibra como materia prima o como productos terminados.

El diputado Jorge Rizzotti explicó que en Bolivia y Perú, existen experiencias exitosas que demuestran la posibilidad congeniar de manera sustentable la esquila con la conservación de las poblaciones de vicuñas.

Si bien a nivel nacional existe una ley de conservación de la fauna silvestre que protege a la vicuña, la Constitución nacional reconoce el derecho de las provincias a decidir sobre los recursos naturales dentro de sus territorios. La Ley provincial 3014 también apunta a resguardar a estos camélidos, que estuvieron en peligro no obstante, se creó un registro de criaderos de dicha especie y se autorizó la comercialización de productos de su fibra.

La iniciativa parlamentaria recupera los resultados de las experiencias de criaderos de vicuña en semicautiverio en la Estación Experimental de Abra Pampa del INTA, y la de la esquila de animales vivos en silvestría realizada por la organización Los Pioneros, en Cieneguillas, departamento Santa Catalina. Un informe elaborado por Bibiana Vilá y Gabriela Lichtenstein, becarias de Conicet, considera positivo los resultados obtenidos en cuanto al método de captura, el tiempo de manipulación de los ejemplares y el procedimiento de la esquila.

"Cabe destacar que la mortalidad durante estas experiencias fue muy baja (0,2%) y, además, que las lastimaduras que se registraron resultaron ser leves", apuntan las investigadoras en su informe. Entre 2003 y 2005 los productores obtuvieron 67 kg de fibra.

Rizzotti explicó que el proyecto de ley apunta a fomentar el desarrollo local a través del uso sostenible de la esquila de vicuñas silvestres, actividad que estará bajo el control de la dirección provincial de Políticas Ambientales y Recursos Naturales.

Esa repartición deberá redactar el plan de manejo sustentable de la vicuña en silvestría identificado las zonas donde pueda instrumentarse, sugiriendo protocolos para la captura, manipulación, esquila y liberación de los animales, y estableciendo los requisitos que las comunidades deberán cumplir para desempeñar la actividad. Además, la dirección de Políticas Ambientales deberá integrar una comisión asesora de la vicuña en la que participarán organismos oficiales, artesanos locales, el INTA, productores, organizaciones de vecinos de la puna, etc.

"La participación de los actores es fundamental. La vicuña es propiedad del Estado por ley, y los productores la consideran un animal dañino porque se come los pastos destinados al pastaje de los corderos, rompe los cercos, contagia enfermedades a otros animales", sintetizó Rizzotti al recordar una reciente reunión en Cieneguillas con productores de ese paraje, Rodeo, Pozuelos, Pasajes, Oratorio, Puesto Grande, Yoscaba, Sayate, La Cienaga y El Angosto.

Comentá la nota