Cameco pidió que locales nocturnos cierren a las 3

La Cámara Marplatense sugirió que deje de venderse alcohol a las 2. Criticaron por "altamente nociva" la denominada "previa" a las salidas nocturnas.

La Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios -Cameco- pidió que la actividad nocturna cese a las 3 y que se impida la venta de alcohol una hora antes del cierre, es decir a las 2 como máximo.

La Cámara marplatense fijó su posición a través de un comunicado firmado por Juan Antonio Gutiérrez, Guido Dalia y Héctor Domínguez en momentos en que el Gobierno provincial anunció la realización de distintas jornadas de trabajo con empresarios y representantes de municipios para analizar la problemática de la nocturnidad.

Tal como informó LA CAPITAL en su edición de la víspera, el gobernador no hizo hasta el momento ningún anuncio respecto del horario de cierre pero sí precisó que se restringirá la venta de alcohol dentro de locales y se intensificarán los controles de la "previa".

Sobre este último punto los dirigentes afirmaron que "la previa de los boliches es altamente nociva, por la ingesta de alcohol y sustancias prohibidas sin control. Luego en el boliche siguen tomando, fumando lo que venga -en forma activa o pasiva- y cuando salen no tienen control de sus actos y se producen los daños accidentes, lesiones y muertes, incluso".

"No debería permitirse el cierre de ningún local más allá de las 3" enfatiza el texto de Cameco en el que se considera que de esta manera se lograría que "los concurrentes se vayan más temprano y se evite la ingesta de alcohol descontrolada en bares y bailables" aseguraron los dirigentes quienes además entendieron que la venta de alcohol debería suspenderse "una hora antes del momento de cierre".

Asimismo los dirigentes consideraron necesario que "las autoridades actúen contra quienes promuevan desórdenes" y reclamaron que "se extienda la responsabilidad por eventuales daños a los propietarios de los locales a los cuales hubieran concurrido los causantes".

Desde Cameco también resaltaron que los problemas que sufren los vecinos de Playa Grande, la Terminal de Omnibus, la calle Hipólito Yrigoyen y la avenida Constitución "se expanden a otros sectores como el centro" y describieron que "durante todo el año los viernes y los sábados por la noche, a la salida de los boliches, se repiten daños contra la propiedad, desmanes y destrozos".

"Es indispensable que se resuelva esta situación, como lo hemos pedido en varias oportunidades" reclamaron los directivos de Cameco, quienes además recalcaron que la situación no sólo tiene consecuencias económicas sino también sociales.

"Los jóvenes salen de los boliches nocturnos repletos de alcohol y pastillas, destruyendo su salud, su futuro y afectando a sus familias" reflexionaron que lo anterior "sucede por intereses creados, inacción o complicidad de las autoridades".

En tal sentido, Gutiérrez, Dalia y Domínguez explicaron que "una de las causales es la habilitación como bares de gran cantidad de locales donde en lugar de vender café, gaseosa, un trago o un sandwich durante un breve lapso se amplían los horarios hasta la madrugada".

Para la cámara comercial de Mar del Plata "un boliche donde se escucha música fuerte, se baila, hay números en vivo, se expende alcohol en cantidades y cierra a las 6 de la mañana, no es un bar y de ninguna manera puede instalarse en áreas residenciales".

"Estos negocios deben habilitarse solamente en algunas avenidas, con la suficiente afluencia de medios de transporte que faciliten la rápida desconcentración" consideraron para luego puntualizar que "también deben tomarse otras medidas en resguardo de la salud de los concurrentes y de la atribución de las responsabilidades pertinentes".

Comentá la nota