Cambios en un organismo clave

Cambios en un organismo clave
La Unidad de Información Financiera, organismo que investiga posibles maniobras de lavado de dinero, cambió de autoridades. El Gobierno les aceptó la renuncia a su titular y al vice, y nombró a Sbatella, ex Defensa de la Competencia, y a Cuomo.
El Gobierno le aceptó la renuncia a la cúpula de la Unidad de Información Financiera (UIF), organismo que investiga el lavado de dinero en la Argentina. En los últimos meses la entidad quedó envuelta en graves denuncias por su accionar, lo que derivó en las dimisiones de su titular, Rosa Falduto, y del vice, Alberto Rabinstein. Los pedidos de renuncia fueron aceptados por la presidenta Cristina Fernández, según una resolución publicada ayer en el Boletín Oficial. Por su parte, se designó a José Sbatella, ex titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), al frente del organismo, y a Gabriel Cuomo como su vicepresidente. El ministro de Justicia, Julio Alak, aseguró que las designaciones responden a "la necesidad de fortalecer la unidad a partir de la crisis internacional". Con motivo de esa situación, los representantes del G-20 coincidieron en que es necesario controlar más a los paraísos fiscales.

En noviembre del año pasado una comisión independiente que funciona bajo la órbita del Ministerio de Justicia emitió un informe en el que se detallaban graves fallas en el combate del lavado de dinero y los delitos financieros complejos, como la evasión fiscal, los fraudes bancarios y la corrupción. La UIF incurrió en "graves demoras" en casos en los que se les había solicitado celeridad, de acuerdo con ese informe. Según los tiempos que manejaban, el proceso que va desde que un sujeto obligado a reportar una operación sospechosa denuncia un caso ante la UIF hasta que ese organismo culmina su proceso de análisis se tarda entre un año y medio y tres años. La UIF resolvió apenas el 20 por ciento de las denuncias sobre operaciones sospechosas presentadas en los últimos cinco años.

Mientras, durante sus casi tres años como titular de esa Unidad, Falduto afrontó varios reportes y denuncias públicas por su estilo de gestión. En la UIF trabajaban 50 personas en enero de 2007, pero no se les renovó contrato a cerca de 30, sin embargo la nómina se amplió a más de 70 empleados. De acuerdo con distintas versiones, Falduto y Rabinstein mantuvieron un entredicho por el informe de la comisión que asesora al Ministerio de Justicia.

Con la aceptación de estas dimisiones, se conoció la designación de José Sbatella al frente del organismo. "Tiene una trayectoria impecable en la función pública", consideró Alak sobre la flamante incorporación.

El ministro aseguró que "tuvo una larga actuación en las leyes de control del Estado relacionado con el control fiscal y de los conglomerados económicos". Sbatella se fue del cargo luego de varios cruces con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien tiene Defensa de la Competencia bajo su órbita. Alak fue quien confirmó el nombre de Gabriel Cuomo en el puesto de vicepresidente. Cuomo es un especialista en delitos económicos.

El ministro de Justicia justificó esos cambios en "la optimización de la UIF, poniendo al frente a profesionales con una larga experiencia". El órgano funciona con autarquía en jurisdicción de la cartera judicial y fue creada para el análisis, el tratamiento y la transmisión de información a los efectos de prevenir e impedir el lavado de activos provenientes de una serie de delitos graves.

Comentá la nota