Más cambios ministeriales: Producción, en la cuerda floja

Se modificaría su nombre y su función. Pero Débora Giorgi seguiría siendo parte de la nueva oficina.
El de Agricultura no sería el único cambio ministerial que prepara el kirchnerismo antes de fin de año. El de la Producción, que hoy está en manos de Débora Giorgi, estaría a punto de evaporarse.

Sin embargo, la desaparición de Producción no significaría que Giorgi quedara fuera del Gabinete. Fuentes gubernamentales confirmaron que esa cartera cambiaría de nombre y de rol. Se transformaría en una suerte de Ministerio de Desenvolvimiento de Brasil, que tiene en sus manos el fortalecimiento de las exportaciones brasileñas y el convertir a sus industrias en multinacionales.

Desde la lógica K, el subir de rango al campo (de secretaría de Agricultura ahora a Ministerio) y dejar en el mismo rango (el de secretaría) a la industria sería debilitar políticamente la alianza que el kirchnerismo dice venir sosteniendo con los dueños de las fábricas. De hecho, en los 6 años de crecimiento económico, el sector fabril lideró las épocas de bonanza, hasta que se instaló la crisis desde fines del años pasado.

El objetivo del nuevo ministerio resultaría demasiado ambicioso para quienes juzgan críticamente los resultados de la gestión de Giorgi. Desde la Unión Industrial, por ejemplo, se cuestionó públicamente la falta de una política industrial y algunos dirigentes dispararon contra Giorgi, quien en otras épocas fue contratada por la propia UIA para realizar estudios comparativos con Brasil.

Cuando ayer el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, confirmó que Julián Dominguez asumirá como nuevo ministro de Agricultura, todas las miradas se depositaron sobre Giorgi, ya que el perder esa área en su Ministerio la debilitaría políticamente. Por eso, mostrando distensión, por la tarde la (aún) Ministra de la Producción salió a decir que lo de Dominguez, es una "excelente decisión de la Presidente" y que "permitirá una gestión con políticas más específicas y focalizadas hacia el sector".

Sobre el futuro de Giorgi y de varios de los funcionarios que hoy pertenecen al área de Industria, conversó la presidenta Cristina Kirchner en persona con la actual Ministra ayer en el Tango 02 (viajaron a Entre Ríos) y más a fondo el lunes en Olivos. Allí, la Presidenta el habría comunicado a Giorgi que pretendía elevar el rango político de los temas industriales. En el Gobierno creen que la economía repuntará hacia fines de año y en el 2010 y prefieren retomar la alianza con las fábricas, en especial ante la proliferación de conflictos gremiales al estilo Kraft.

La confesión se habría hecho tomando cuidadosos recaudos. Un rato antes, ese mismo día la Presidenta se habría reunido también con la secretaria de Integración, María del Carmen Alarcón, por más de una hora y Cristina prefirió evitar que ambas damas se cruzaran. Allí habría terminado de definir los detalles del nuevo Ministerio de Agricultura. Para ese entonces, Alarcón rankeaba como viceministra del campo; pero finalmente en las últimas horas de decidió que la secretaría que ella conduce seguirá en la órbita de Jefatura de Gabinete.

Comentá la nota