"Los cambios se dan hacia adelante"

Fernando Gray se define como uno de los intendentes de "primera generación", los que asumieron por primera vez la conducción de un distrito del conurbano en 2007. Su territorio es Esteban Echeverría, parte, dice, del "conurbano profundo".
Armó su gabinete con representantes de todos los partidos, le ofreció a un radical la Secretaría de Salud y a un dirigente del PCR el área de Desarrollo Social. Con apenas medio mandato cumplido, no quiere hablar de 2011. En cambio, sí habla de gestión, de la policía, de Eduardo Duhalde y de "mi amigo" Sergio Massa.

–El enfrentamiento veraniego entre Alberto Balestrini y Sergio Massa de pronto pareció sacudir la interna del peronismo bonaerense. ¿Es así?

–Lo que digo es que hay que dejarse de embromar y gestionar. Que el 2010 es un año de gestión, que la gente quiere soluciones para los problemas que tenemos, por lo menos desde el punto de vista de los intendentes.

–¿Por qué lo dice?

–Porque vemos todos los días los reclamos de vecinos. En un distrito como el mío, donde el 80 por ciento no tiene agua potable, 88 por ciento no tiene cloacas, donde hay 4400 calles de tierra. En marzo, más de la mitad de los chicos en edad preescolar no van a poder ir al jardín porque no tienen jardines de infantes: tengo 30 jardines y necesito 70. Me parece una falta de respeto estar haciendo especulaciones políticas.

–¿Eso es un reclamo también al kirchnerismo o a Scioli?

–En términos políticos, nosotros creemos que en la situación en la que está el país y el contexto internacional, lo mejor que podemos hacer es apoyar al gobierno nacional y provincial. Como intendente tengo la obligación de apoyarlos para preservar la gobernabilidad. Y las candidaturas de mi partido, que es el justicialista, tengo que empezar a pensarlas en 2011, ahora hay muchas respuestas que todavía tengo que dar.

–Hace unos días se quejó porque le habían sacado 35 policías para mandarlos a la costa.

–Yo recibí uno de los municipios más endeudados de la provincia, con 37 millones de déficit, ingobernable. Dimos de baja 300 cargos políticos, dimos una pelea muy fuerte por el costo de la basura y dos años después tenemos déficit cero. Pero estamos en el corazón del conurbano con lo que eso implica, y tenemos diferencias con otros actores. Por ejemplo, al juego no lo queremos. Y cuando le planteé el tema de la policía, el gobernador revisó su postura y me los devolvió. Eran policías que ni sabían cómo era Pinamar.

–¿Con qué intendentes está alineado?

–Cuando asumimos la gestión, yo tenía el municipio tomado. Paro, tres mil personas que no habían cobrado, me habían cortado el gas del hospital, nos estaban cortando el teléfono. Una situación caótica. Varios intendentes pasaban por situaciones similares: fuimos hablando, había problemas comunes, empezamos a juntarnos con el de Presidente Perón, Cañuelas, Ensenada, Berisso, Quilmes, Lobos, Almirante Brown, Lanús, un grupo importante que estábamos pasando por la misma situación. Generacionalmente teníamos cosas en común y problemas comunes: el vaciamiento de los municipios, la debilidad política de alguien que gana y tiene que empezar a construir en el distrito una red a nivel nacional y provincial.

–¿Qué opina sobre el posicionamiento de Massa?

–Soy amigo de Sergio, nos conocemos desde hace más de 20 años. Creo que tiene derecho a generar espacios pero no hablé con él. Pero con él o cualquiera, yo no me voy a guiar sólo por preferencias personales, sino que van a primar intereses colectivos, como lo que piense mi partido. O los programas: me gustaría saber por ejemplo de antemano qué piensan hacer con la coparticipación de la provincia de Buenos Aires.

–¿Duhalde?

–Primero hay que ver cuáles serán los candidatos porque en dos años puede cambiar la situación, también el país. Creo que los procesos de cambio se dan hacia adelante. Como candidato tiene derecho, por supuesto, pero hay que ver qué dice la sociedad.

–¿Por qué dice que se dan para adelante?

–Que la sociedad busca nuevas alternativas.

Comentá la nota